Opinión

¿Plan de emergencia agraria?

2022-04-10
Por Eduardo Zegarra

Economista, investigador en GRADE

coverFoto: Agencia Agraria de Noticias

El gobierno acaba de aprobar mediante R.M. 0140-2022-MIDAGRI el “Plan de Emergencia Agrario en el Marco de la Declaratoria de Emergencia del Sector Agrario y de Riego”. Se suponía que este plan, de tan rimbombante título, debía “reorientar” las intervenciones del MIDAGRI para apoyar a los productores agrarios a enfrentar la grave crisis económica que vienen enfrentando.

Lo primero a observar es que en el “plan” no hay ninguna referencia a reorientaciones o reasignaciones de metas o presupuestos sectoriales. Tampoco hay mención alguna a qué unidades del MIDAGRI estarán a cargo de las medidas. Solamente se listan algunos lineamientos generales en actividades que ya son realizadas de manera bastante limitada por el MIDAGRI.

Ninguno de los 39 lineamientos listados en el anexo tiene unidad responsable, ni indicador de base ni metas a lograr, por lo que es imposible saber qué se quiere hacer en términos concretos. Sin metas ni presupuestos reasignados, el seudo plan ni siquiera hace lo que debía hacer, es decir, reasignar recursos y prioridades dentro del propio presupuesto sectorial (algo que de era insuficiente como lo denunció CONVEAGRO en su oportunidad, que reclama mayores presupuestos para el sector agrario en su conjunto).

El documento se limita a hacer un diagnóstico bastante ligero de la crisis y en cuanto a planes concretos, se incluye un listado de supuestas “medidas” que en realidad no son tales sino “lineamientos” para hacer cosas como “capacitar”, “promover”, realizar “acciones de difusión” y afines. En el colmo de la falta de precisión (se supone que un plan debe ser aterrizado, con metas y presupuestos claros), las medidas para el tema más difícil que es el de los fertilizantes sólo se dice lo siguiente “(…) Implementar medidas extraordinarias para reducir el impacto negativo del incremento del precio de los fertilizantes en la economía de los productores agrarios”. Es decir, la medida más importante y esperada de este plan consiste en “implementar medidas extraordinarias”. Esta es una forma nada elegante de decir que no se tiene idea de qué hacer al respecto, o que si se pretende hacer algo, mejor no se dice.

Todo esto es muy lamentable ya hay enorme expectativa en los más de dos millones de productores agrarios severamente afectados por la crisis. Esta expectativa incluso ha aumentado con el anuncio del ministro Zea de que el MIDAGRI ya contaría con 700 millones de soles para importar fertilizantes de Bolivia (u algún otro socio comercial). Sorprendentemente, esta medida --la más urgente e importante para atender la emergencia agraria--no es ni siquiera mencionada en este seudo plan.

En suma, no hay nada nuevo o importante para nuestros productores agrarios en este “plan”, que parece haberse hecho solamente para hacer creer a algunos incautos que se está atendiendo la emergencia agraria. Nada de eso. A la emergencia este “plan” no la atiende por ninguna parte.