Nacional

Mujeres aimaras y mujeres afectadas por metales exigen frente al Congreso la atención en salud y ley de protección a la naturaleza

2021-10-06
Por Estelí Reyes Leyva

Comunicadora de la Asociación SER y mediadora del libro

coverFoto ©Noticias SER

Mujeres afectadas por metales pesados en el cuerpo, metaloides y otras sustancias químicas tóxicas junto a mujeres indígenas que afrontan diversos conflictos en sus territorios por la presencia de actividades extractivas, realizaron un plantón el día martes, en los exteriores del Congreso de la República, exigiendo al Gobierno, la atención integral en salud y exhortan al Congreso a aprobar leyes en favor del medioambiente.

Recogimos algunos testimonios y demandas de las mujeres:

Yolanda Zurita, Junín

Representante de la Plataforma Nacional de Afectados por Metales Pesados proveniente de Junín, demanda una pronta “atención integral multisectorial especializada para todas las personas afectadas por los metaloides u otras sustancias tóxicas”. Así también “requerimos la aprobación del plan multisectorial, que inicialmente fue aprobado por el Ministerio del Ambiente, también lo apruebe la Presidencia del Consejo de Ministros para que sea un plan ejecutado de manera transversal por todo el gobierno”.

Delia Chucapuca Apaza , Puno

Representante del Frente de Unificación del Rio Coata, ha denunciado que debido a la contaminación del lago Titicaca, éste no ha podido ser considerado una de las “maravillas del mundo” y se ha perdido una gran oportunidad “es la tristeza de nuestra realidad, que nuestro lago ya no es lago, cada vez dejará de ser el lago que teníamos, más aún va ser un lago de contaminación”, por eso que nos encontramos en la ciudad de Lima, para reclamar a los ministros y congresistas.

Marcela Gonzales Yanqui, Puno

Presidenta del Frente de Defensa de Paucarcolla y afiliada al río Coata y presidenta de mujeres Campesinas – ADEMUCP señaló que en la rivera del río Coata y del Lago Titicaca ya no se puede desarrollar la agricultura familiar, porque las tierras están contaminadas. “En Puno, desde la cabecera de Lampa hasta la orilla del lago Titicaca están contaminando las mineras. Nosotros y nuestras hermanas de Llalli, Melgar, Cuata y Paucarcolla estamos en pie de lucha, porque no queremos más contaminación” señaló.

“En el lago Titicaca ya no hay flora ni fauna; antes nos alimentábamos del qarachi, del mauri y el suchi, ahora no hay. Nuestros hermanos que vivían en las orillas pescaban esos peces, y eso era su sustento, con el que podían hacer estudiar a sus hijos, y hora no hay. Criábamos con llachu, con la totora, ahora no hay llachu ni totora, y si hay, le damos a nuestros ganados, pero los estamos contaminando, y esos ganados contaminados también nosotros lo estamos consumiendo. Por eso, en Puno, tenemos hijos con metales pesados. Cuando dicen que nuestros hijos tienen anemia, y lo primero que nuestras autoridades dicen es “estas señoras no saben cocinar, no saben alimentar cuando tienen productos del lugar”, alimentamos con nuestros productos, pero lamentablemente esos productos están contaminados. Por esos nosotros hemos llegado, por una calidad de vida, porque Puno también es el Perú, nuestros hermanos en Puno están sufriendo."

Eusebia Adelaida Ordoñez Chura, Puno

Presidenta de la comunidad campesina originaria de Llalli – provincia Melgar. “Yo vengo representando a los regantes de Llallimayo margen izquierdo y derecho, nosotros somos contaminados por la mina Aruntariza.”

“Yo vengo a la ciudad capital de Lima a reclamar porque están contaminando nuestras aguas la mina Arazi – Andrés Arantani, porque nos están envenenando poco a poco el agua, ya no tenemos nuestra producción ganadera ni nuestra chacra, porque el agua con el que regamos todo nuestro pasto lo está matando. Nuestra vida es muy triste, prácticamente nosotros solamente estamos esperando la muerte, nos están envenenando poco a poco”

Josefina Sandoval Quispe, Puno

Representante de la Organización de Mujeres Indígenas Aimaras Lupaca, FEMIA. “Nosotros venimos aquí en equipo a hacer nuestros justos reclamos, porque las minas están contaminando a diestra y siniestra nuestro lago Titicaca, porque nosotros vivimos en la rivera del lago Titicaca, y sentimos o vemos como poco a poco nuestro lago ya se está muriendo. Ya no hay especies como el pescado, el tocache, el pejerrey y el mauri ya están en peligro de extinción, ya no hay nuestra totora, ya no hay la raíz de la totora que le llamamos la saja, que también es una fuente medicinal, todo se está desapareciendo, las riveras del lago ya no existen, ya no hay siquiera mariposas, ya no hay las malas hierbas, ya se están muriendo, por la contaminación. Es por eso que nosotros venimos a hacer sentir nuestra voz de protesta, porque ya no podemos, tenemos que defender nuestra Pachamama, tenemos que defender nuestra agua, porque agua es vida. Ahora en esta pandemia, por qué nosotros en el sur hemos resistido, porque nosotros lo que producimos todavía es orgánico, de acá un tiempo por la contaminación, será peor. Hago la invitación a que más mujeres nos sumemos y hagamos fuerza para lograr nuestros propios objetivos y una lucha justa”.

Agenda en marcha

Yolanda, Delia, Marcelina, Euseba, Josefina, junto a otras decenas de mujeres indígenas, provenientes de 15 regiones, se han sumado a las redes de mujeres afectadas por las actividades extractivistas. Así también ellas han participado en el "Encuentro nacional Sembrando vidas: Mujeres indígenas frente al extractivismo", organizado por la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP) y la Asociación SER, en el que han podido diseñar una agenda en común y exigen al Gobierno la implementación de un Plan Multisectorial que atienda y resuelva sus demandas de atención integral en salud y exhortan al Congreso de la República que reconsidere el proyecto de ley que propone reconocer a la naturaleza como titular de derechos y sujetos de protección del Estado.