Entrevista

Martín Benavides: "Este Congreso, en lugar de ponerse del lado de los estudiantes, se pone de lado de los proveedores del servicio"

2021-12-15
Por Ronald Ordóñez

Corresponsal en Cajamarca

coverFoto: Cosas

Los proyectos aprobados recientemente por la Comisión de Educación del Congreso de la República para muchos significan una vulneración a lo avanzado en el marco de la reforma universitaria. Diversos actores e instituciones relacionadas a la educación superior vienen cuestionando estas iniciativas. Precisamente, para ahondar en la situación, Noticias SER entrevistó al ex ministro de Educación y ex jefe de la SUNEDU, Martín Benavides Abanto.

¿Cuál es la situación de la educación universitaria en el Perú tras la reforma?

Evidentemente hay cambios muy importantes. Tenemos universidades que investigan más, casi se ha llegado a multiplicar por cuatro desde el inicio de la reforma, eso tiene que ver muchísimo con las exigencias del proceso de licenciamiento. Además, hay universidades que cuentan ahora con profesores mejor capacitados, pues hay un porcentaje de casi un 80% de docentes con estudios de posgrado, al inicio era un 60%. Existen universidades que tienen mejores sistemas de gestión de su calidad, con programas más coherentes, procesos meritocráticos para la selección de profesores, universidades que en conjunto ya llegan a tener casi un 40% de profesores a tiempo completo, en relación a lo que había antes que no llegaba ni al 20% aproximadamente. Son muchos cambios y también son universidades -las que están licenciadas- que saben que tienen que hacer un uso correcto de sus recursos.

¿A manera de autocrítica, qué aspectos no han sido debidamente atendidos durante este tiempo o cuáles han sido los principales errores?

Más que errores diría que estamos hablando de una primera fase de la reforma que tiene que ver con orientar las universidades hacia las condiciones básicas de calidad, pero se necesita mucho más, que las universidades en conjunto transiten cada vez hacia mejores niveles. La mayoría de universidades, diría que casi el 80%, se han licenciado teniendo indicadores muy cercanos a las condiciones básicas de calidad y más o menos un 20% tienen indicadores por encima de las condiciones básicas. A las universidades que son la mayoría, que solamente tienen condiciones básicas de calidad, hay que generarles los incentivos para que vayan hacia la excelencia más rápido.

¿Cree que es necesario revisar la exoneración de impuestos a las universidades privadas y cómo evitar que algunas sigan siendo un negocio que favorece a ciertos actores políticos?

Es fundamental la regulación, sin regulación se hizo un mal uso de los beneficios. Las universidades sin fines de lucro dejan de pagar impuesto a la renta, pero hemos tenido universidades que tuvieron malas prácticas, haciendo un mal uso de sus excedentes para beneficio de sus autoridades. Tenemos otras universidades, que si están invirtiendo en investigación, en la mejora de la calidad. Entonces, el mecanismo de la tributación no es el problema, el problema es cuando se hace un mal uso del mismo y mientras no tengamos un sistema que genere esa confianza tiene que haber una regulación muy fuerte. De otro lado, las universidades con fines de lucro han tenido que adaptarse a las exigencias de la SUNEDU invirtiendo mucho más de lo que hacían antes en la calidad educativa, pero por ejemplo, SUNEDU si recomendó que ya no se dé un incentivo a las universidades con fines de lucro para que, si es que invertían en investigación o en calidad, puedan deducir el 30% del impuesto a la renta. Eso no funcionó en el pasado, porque esas inversiones se daban fundamentalmente en infraestructura. Ese incentivo ya no existe y no creo que deba ser nuevamente puesto en funcionamiento.

¿Por qué se debería mantener la conformación del consejo directivo de la SUNEDU?

Hay que tener en claro que la decisión de que se forme la SUNEDU responde a un mandato del Tribunal Constitucional. Es el mandato que se ha seguido y por esa razón, el consejo directivo de SUNEDU se elige por mérito en un concurso público abierto. Ninguno de los consejeros representa intereses de nadie, son personas que cumplen con los requisitos de ley y eso ha permitido que SUNEDU tome decisiones muy complejas que han afectado intereses políticos, económicos o de las propias universidades. Eso se ha logrado debido a esta autonomía que es lo que el dictamen quiere cambiar, alineando al consejo directivo a los intereses de las instituciones que deben ser administradas, lo que es inconstitucional. Eso fue lo que nos llevó a la situación que derivó en la Ley Universitaria y la necesidad de crear la SUNEDU. Además, en comparación a otros países, Perú es un país con una regulación más autónoma del sistema político en la conformación de su consejo directivo.

¿Por qué no se le debería dar una ampliación de plazo a las universidades no licenciadas?

Todas las universidades tuvieron muchas oportunidades a lo largo de los cuatro años de evaluación que tuvo SUNEDU, lo que pasa es que como tenían operadores en el Congreso esperaban siempre que la ley cambie y no hicieron las inversiones que deberían. Entonces, SUNEDU pide quitarle la autorización de funcionamiento porque incumplieron la norma y lo que quiere este Congreso es que la evaluación no tenga consecuencias y en lugar de ponerse del lado de los estudiantes, se pone de lado de los proveedores del servicio que son estas personas que están vinculadas a las universidades con licencia denegada. Eso es neutralizar las reformas, capturarlas.

¿Qué opina sobre la posición del MINEDU y el gobierno nacional sobre la reforma? ¿Está perjudicando el ministerio a la SUNEDU?

A lo largo de todos estos años de reforma universitaria ha habido diferentes intensidades en el apoyo que han dado ministros a la reforma, algunos con un apoyo más explícito que otros. En este caso no estamos en una situación de este tipo. El MINEDU sacó un comunicado utilizando los términos de detractores de la reforma y en ese sentido, todo parecería indicar que están escuchando a otros actores y no a quienes tienen que ver con buscar el beneficio de los estudiantes y la continuación de la reforma universitaria.

¿Cuál es su opinión sobre las posiciones de quienes, como la rectora de la UNMSM, critican la reforma universitaria?

Desde el inicio de la reforma siempre ha habido rectores que han buscado preservar o volver a una situación donde han sido juez y parte y donde nadie los regulaba. Siguen diciendo que la SUNEDU vulnera la autonomía de las universidades y eso es falso, ya lo dijo el Tribunal Constitucional declarando infundadas las acciones de inconstitucionalidad por una supuesta vulneración de la autonomía. SUNEDU no entra a definir la libertad de cátedra, los procesos de investigación, los temas a escoger o los profesores escogidos, más bien, lo que dice es que todos los procesos se hagan de acuerdo a Ley y los recursos usarlos no para fines políticos, sino para investigación. Vigila el cumplimiento de la Ley Universitaria, no hay ninguna vulneración. El argumento de la rectora de San Marcos lamentablemente no corresponde con la realidad y lo que están buscando es volver a una situación de autarquía donde nadie vigilaba el correcto uso de los recursos ni la correcta implementación de los procesos académicos.