Opinión

La pandemia y el Censo 2017

2020-10-24
Por Miguel Castillo Rodríguez

Gestor público especializado en gobiernos locales

coverFoto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Cuando se realizó el censo del 2017 no fueron pocas las críticas, bien sustentadas, indicando que este fue mal hecho, por ende su resultado no era fiable, y a pesar de las excusas y explicaciones que realizaron los miembros del INEI, todo hace indicar que nunca levantaron las observaciones ni las corrigieron.

En la red existe suficiente información acerca de lo mal que se realizó el censo del 2017, pero nuestra opinión además de identificar más errores del censo, es poner en relieve el desconocimiento de las autoridades locales, regionales y nacionales, de lo que se tiene y de lo que nos falta.

El año 2019, el gobierno regional de Áncash encargo visitar todos los distritos que comprenden su jurisdicción para la actualización del diagnóstico sobre abastecimiento de agua y disposición sanitaria de excretas en el ámbito rural, siendo uno de sus objetivos verificar los sistemas de abastecimiento de agua en cada uno de los centros poblados que el censo 2017 registra en su base de datos.

Tuve la oportunidad de acompañar una de esas visitas, en el distrito de Acas, provincia de Ocros, donde llegaron dos supervisores enviados por la Dirección regional de vivienda, construcción y saneamiento, los cuales visitaron cada uno de los centros poblados, acompañados por el juez de paz local o el presidente de la comunidad, quienes firmaron las actas de verificación de no existencia de los centro poblados en señal de conformidad y veracidad, pues de los 15 centros poblados que indica el censo 2017 solo se demostró la existencia dos CCPP: Acas y LLamachupan[1].

Esto nos hace suponer que las críticas al censo del 2017 no son inventadas, sino que tienen argumentos y justificaciones reales; lo que revela algo peor: no sabemos con certeza cuantos peruanos somos, cuantos CCPP existen, cuanta infraestructura básica tenemos y sobre todo que nos falta. El objetivo principal de todo censo es tener información confiable para la toma de decisiones.

El 15 de marzo del presente año se declaró el estado de emergencia nacional dando inicio a la cuarentena en el marco de la lucha contra el covid-19, en la que el estado peruano aplico una serie de medidas no solo sanitarias sino económicas para coadyuvar a la población a sostenerse mientras duraba la cuarentena.

Para el apoyo a las familias peruanas, el estado diseño varios programas que consistían en la entrega de dinero: Bono Independiente, Bono Quédate en casa, Bono Familiar Universal y Bono Rural. La entrega de cada uno de ellos no se libró de críticas no solo por la inadecuada focalización de las personas beneficiadas sino también por las deficiencias o dificultades para cobrarlos, sea por carencia o por inexistencia total de infraestructura de comunicaciones (cobertura de telefonía e internet) y servicios (bancos y agentes bancarios) sin olvidarse de los cientos de peruanos que aún no cuentan con el documento nacional de identidad.

Al cumplirse casi tres años de realizarse el XII Censo de Población y VII de Vivienda, a pesar del corto tiempo, cabe preguntarse cuáles han sido sus beneficios, si se cumplió con el objetivo por el cual se realizó, y si es posible que con el trabajo realizado conocer nuestras características económicas, sociales y demográficas.

Ante la epidemia han sido múltiples las carencias que se han puesto en evidencia en nuestro país. Es conocida la deficiente infraestructura y servicios que poseemos, pero debemos conocer muy bien cuantos somos, las características económicas de la PEA, los usuarios de telefonía celular e internet, el porcentaje de población con cuenta bancaria y otras características muy necesarias para una adecuada focalización y ejecución de cualquier programa diseñado para ayudar a las familias peruanas. Por lo que es necesario la ejecución de un nuevo censo, para que la toma de decisiones de nuestras autoridades sean las más óptimas en cualquier nivel de gobierno, y se hagan en función de datos exactos o con un alto porcentaje de veracidad.

No se puede planificar sin un adecuado diagnóstico de la realidad, no se puede gobernar sin planificar con información veraz y objetiva.


[1] CCPP pertenecientes al distrito de Acas, provincia de Ocros, Región Ancash.