Opinión

La ignorancia es atrevida en la Huaca San Pedro

2021-12-21
Por Augusto Rubio Acosta

Escritor y gestor cultural

coverFoto: Yohnny Bracamonte (tomada del portal de Radio Santo Domingo

La instalación de un árbol navideño de 15 metros de altura [elaborado de fierro y revestido de luces multicolores] en la cima de la Huaca San Pedro, monumento histórico ubicado a escasos kilómetros del centro de Chimbote, constituye un escándalo mayúsculo y una flagrante violación de la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación.

El encendido y "bendición" del armatoste tuvo lugar anoche en el pueblo joven San Pedro, ante la insólita algarabía de moradores y promotores de la iniciativa, así como la entusiasta aprobación de cientos de ciudadanos en las redes sociales y de algunos medios de comunicación local que registraron el hecho sin perspectiva crítica alguna.

La instalación de la mal llamada "obra de arte" fue realizada sin autorización alguna del Ministerio de Cultura y sobre un sitio arqueológico, área intangible que todos deberíamos defender. La Dirección Desconcentrada de Cultura de Áncash se ha pronunciado al respecto anunciando que denunciarán a quienes resulten responsables de este atentado cultural. La Municipalidad Provincial del Santa está llamada a pronunciarse, a proceder a desarmar y desalojar el armatoste, de acuerdo a sus competencias y funciones específicas compartidas con el gobierno nacional y regional, para lo cual cuenta con el apoyo de la fuerza pública representada en la Policía Nacional del Perú.

La defensa y conservación de los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos debe ser firme y sin mayores circunloquios de parte de todos los estamentos sociales. No es la primera vez que ocurren esta clase de atentados y atropellos en Chimbote y la provincia, tierra vasta y fecunda que no ha sido estudiada ni pensada a profundidad por historiadores ni científicos sociales, hecho que ha permitido que sofistas y falsos profetas se empoderen en un sector que les es ajeno por desconocimiento total y en el que deben ser desenmascarados y expectorados. La destrucción o pérdida del patrimonio cultural de la nación es algo que debe sancionarse.