Opinión

El gurú neoliberal invoca

2021-07-21
Por Gustavo Riofrío

Investigador principal asociado en el Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo - DESCO

coverFoto: Caretas

En un curso de postgrado que dicté en Alemania hace diez años pregunté a mis estudiantes dónde estriba el éxito de los procesos de titulación de terrenos de Hernando De Soto. Varios coincidieron en responder que “es barato de cumplir y proporciona inmediato éxito político”.

Todos los peruanos y peruanas de una cierta edad hemos escuchado a De Soto afirmar que los títulos de propiedad del terreno permitirían obtener créditos (hipotecarios, se supone) para construir la casa. Por lo demás, su propaganda nacional e internacional fue ambigua, ya que se “formalizó” con títulos sobre el pedazo de tierra ocupado, pero no las viviendas que las familias ya habían edificado sobre ese lote. Esas viviendas hoy siguen siendo “informales”. Después del primer medio millón de títulos alcanzado cuando él era el gurú fujimorista de COFOPRI no se ha dado un solo crédito hipotecario en un pueblo joven sin agua. Ni uno (1). La base de su teoría es sencilla: tienes los papeles legales y el libre mercado hará el resto. Eso es lo que afirma la teoría neoliberal.

Por supuesto que dar papeles es más barato que cambiar las políticas de vivienda para hacer vivienda social y vivienda de interés prioritario o programas para mejorar las viviendas existentes, que constituyen parte significativa del setenta por ciento del llamado “déficit cualitativo” del Perú. ¿Las familias agradecen el título de su terreno? Si. A caballo regalado no se le mira el diente.

El cambio hacia una política de vivienda popular no consiste en proporcionar terrenos subsidiados para que las empresas urbanizadoras hagan negocio con las plusvalías del suelo o para que los urbanizadores piratas de nuestros días hagan su negocio ilegal. Lo segundo es resultado de lo primero. Lo primero es neoliberalismo puro y duro, constitucionalmente promovido con el rol subsidiario del Estado, asunto que debe cambiar.

Ahora De Soto organiza una conferencia de prensa y dirige una carta al presidente electo Pedro Castillo, en la que lo invita a dejar de lado la propuesta de cambio constitucional con la que ganó la elección. ¿Cuándo y de qué manera cambiar la actual constitución? Ese es un asunto de alta política, no de politiquería de vendedores de baratijas.