Cusco

Cusco no cuenta con estrategia para enfrentar nuevas variantes del COVID-19

2021-08-26
Por Wilson Chilo

Corresponsal en Cusco

coverFoto ©DIGESA Cusco

El Colegio Médico del Cusco, a través de un comunicado, se dirigieron a las autoridades regionales para advertir que la región del Cusco no cuenta con una estrategia para enfrentar las nuevas variantes del COVID-19 y que tampoco se habría implementado una vigilancia genómica, para los médicos existe una alta sospecha que la variante Delta ya se encuentra en algunas provincias.

Según reportes del MINSA las variantes Delta y Lambda del SARS-CoV2 están circulando en nuestro país y que son más infectantes que la cepa original del virus. Otras regiones, ya habrían implementado la vigilancia genómica como parte de sus estrategias de control de nuevos casos de COVID-19.

La región Cusco, “una región multicultural y abierta al turismo mundial aún no tiene implementada esta estrategia y se limita a enviar algunas muestras aleatorias para su análisis a nivel central”, indica el comunicado del Colegio Médico del Cusco.

Esta situación retrasa y dificulta la identificación de casos infectados por nuevas variantes que se pudiesen presentar, su aislamiento oportuno y con ello disminuir la transmisión comunitaria. La propuesta de los médicos cusqueños es implementar en nuestra región, de manera urgente, la vigilancia genómica, pilar fundamental en la toma oportuna de decisiones para los gestores sanitarios.

El Colegio Médico enfatizó que existe una alta sospecha epidemiológica de tener la variante Delta en el Cusco, en provincias como Espinar, Chumbivilcas y La Convención, por lo que recalca la importancia de la investigación epidemiológica en el campo, un soporte logístico a la búsqueda activa de casos y rastreo de contactos, especialmente en las provincias citadas.

Se necesitan protocolos para el retorno a clases

Los médicos cusqueños también hicieron un llamado a las autoridades educativas y del sector salud a realizar un análisis real de las condiciones actuales de los centros educativos y sí se cuenta o no con las condiciones adecuadas para el retorno a las actividades presenciales o semipresenciales.

“Sugerimos entre otros puntos que, se conozca la ratio de alumnos por aula y las distancias de seguridad que se recomiendan, número de profesionales disponibles para inicio de curso, estado de las instalaciones educativas, impacto de los desplazamientos de los escolares hasta los centros educativos, protocolos de seguridad dentro y fuera de las aulas, niveles de riesgo de acuerdo a IIEE rural o urbana, etc.”, proponen en su comunicado.

Por último, se propone la capacitación de toda la comunidad educativa (profesores, administrativos, padres y madres de familia) en la detección de algún caso sospechoso de COVID-19 y la conformación de comités COVID-19 dentro de cada IIEE que esté en contacto directo con un responsable del sector salud para notificar casos e intervenir oportunamente.