Cajamarca

Contraloría detecta que Universidad Nacional de Cajamarca habría ejecutado de manera irregular más de 11 millones de soles

2022-02-24
Por Ronald Ordóñez

Corresponsal en Cajamarca

coverFoto: Andina

Según el Informe de Control Específico Nº 014-2021-2-0204-SCE: “Servicio de control específico a hechos con presunta irregularidad a Universidad Nacional de Cajamarca”, la Contraloría General de la República, detectó una ejecución irregular de un total de S/ 11’014,974 en el periodo del 20 de diciembre de 2016 al 31 de diciembre de 2019 en la primera casa superior de estudios de Cajamarca.

El informe fue dado a conocer hace algunos días y se identifica la presunta responsabilidad penal y administrativa de un total de siete funcionarios, entre los que se encuentra el ex rector Angelmiro Montoya, quien falleció en el mes de junio del año pasado, pero que desempeñó el máximo cargo en la universidad desde abril de 2016 a abril de 2021. De acuerdo a lo hallado, Montoya solicitó al director general de Administración de la UNC, William Llanos, que se giren los recursos no ejecutados hasta el 2019 (por más de 11 millones de soles) a nombre del cajero pagador “sin contar con documentos de sustento para las diferentes fases de ejecución del gasto”. Para la Contraloría, esta acción permitió “su utilización sin control, lo cual afectó la correcta administración de los recursos en perjuicio de los intereses de la entidad”. Asimismo, se indica que los recursos se habrían utilizado en préstamos de dinero al propio rector, almuerzos, refrigerios, recuerdos bañados en oro y placas, algunos de los cuales no cuentan con rendición.

Precisamente, al director de Administración, William Llanos, también se le identificó presunta responsabilidad penal y administrativa al haber avalado lo dispuesto por el ex rector de la UNC y no cautelar los recursos estatales, por cuanto no supervisó el uso de lo otorgado al cajero pagador “permitiendo que desde el año 2016 disponga del dinero sin control, habiendo sido utilizado para diferentes fines”. También se señala que Llanos permitió que se cuente con dinero en efectivo en la caja fuerte de Tesorería, lo que facilitó que en diciembre de 2020 se produjera un robo de más de 86 mil soles.

La tercera persona con presunta responsabilidad penal y administrativa es el cajero pagador, Eleuterio Carrasco, por “haber utilizado sin control, conjuntamente con el rector de la Entidad (…) empleándolos incluso para fines particulares en beneficio propio y de terceros, tal es el caso de los préstamos y gastos sin rendición”. Igualmente, se identificó presunta responsabilidad administrativa a los ex directores de la Unidad de Contabilidad, Ronald Martos, Liliana Linares y María del Pilar Cacho; además, al ex director de la Unidad de Tesorería, Reynaldo Mendoza.

Ante el hecho, la Contraloría ha recomendado que el Procurador Público Especializado en delitos de Corrupción inicie las acciones legales penales contra las personas involucradas y a la actual administración de la UNC para que inicie las acciones administrativas correspondientes.

La defensa del ex director de Administración

El ex director de Administración, William Llanos, apareció en conferencia de prensa para defenderse de las acusaciones. Calificó de “tendenciosa” la información publicada, pues indicó que “del propio informe de control se puede establecer que todos los documentos se han adjuntado para sustentar el gasto”. Llanos dijo que, de los más de 11 millones de soles observados por la Contraloría, aproximadamente 7 millones se utilizaron como parte de pago de la deuda social con docentes; asimismo, más de S/ 717 mil se utilizaron en el pago de contratos CAS, mientras que alrededor de S/ 295 mil fueron dirigidos a la adquisición de equipos diversos, los mismos que constan en la Oficina de Patrimonio. Igualmente, por lo menos S/ 454 mil se pagaron en los programas de maestrías y doctorados e impresión de revistas. Finalmente, 1 millón 756 mil soles se destinaron a bienes y servicios.

El ex director continuó informando que faltaría sustentar alrededor de 245 mil soles, pero que las personas involucradas tendrán que ejecutar acciones respectivas en cuanto se dé inicio al procedimiento disciplinario de acuerdo a lo que se señale en la normativa.

Finalmente, refirió que el informe del órgano de control tendría algún rédito político y dejó entrever que algunas personas allegadas a las nuevas autoridades universitarias habrían omitido realizar informes de control en el periodo 2011-2015, en el que también habría duda sobre el uso de los fondos públicos: “El actual asesor de la autoridad de la universidad es Juan Chavarry, ex jefe del OCI. Los que lo han reemplazado posteriormente son amigos, se conocen de la Contraloría. Hemos conversado con la actual jefa del OCI, le hemos hecho ver ello, pero por las relaciones que tienen o el grado de amistad, lo han dejado de lado”, acusó.

Lo cierto es que con el informe de la Controlaría y lo dicho por el ex administrador, se hace necesario poner la atención en la utilización de los recursos de la Universidad Nacional de Cajamarca.