Informe

Comienzan a perfilarse los precandidatos al gobierno regional de Ayacucho

2022-01-12
Por Omar Rosel

Corresponsal en Ayacucho

coverComposición Noticias SER

Casi nueve meses aún nos separan del día de las elecciones regionales y municipales, pero las diversas agrupaciones políticas en Ayacucho empiezan a agitarse. Precandidaturas que no resultan ser novedosas, porque en su mayoría son figuras recicladas de elecciones pasadas, que han cambiado de movimiento político. También encontramos a autoridades municipales que buscan "ascender" del distrito a la provincia o de la provincia a la región. Finalmente vemos ex autoridades que quieren repetir la experiencia a pesar de las sospechosas formas de manejo de la cosa pública, que poseen como antecedente.

Repetidos y reciclados

Pabel Bellido, es el precandidato a gobernador que viene realizando mayor actividad proselitista, especialmente desde el 27 de abril del 2021, cuando logró la inscripción del Movimiento Regional Agua. Bellido ya postuló al cargo de gobernador en las elecciones del 2018 con el movimiento regional Desarrollo Integral Ayacucho, que fungió de vientre de alquiler tras su fallido acercamiento con Acción Popular. Bellido fue cercano al actual gobernador de Ayacucho, Carlos Rúa, con quien fundó el movimiento Musuq Ñan, pero por diferencias insalvables, Bellido se alejó para formar tienda propia. El “dueño” del movimiento regional Agua ha sido alcalde del distrito de Paras y de la provincia de Cangallo, tiempo en que transitó por organizaciones políticas como Fuerza Democrática y Unión por el Perú.

Otro rostro conocido que se perfila como candidato es Richard Prado Ramos, un contador que en las elecciones del 2018 postuló al gobierno regional de Ayacucho con el movimiento Qatun Tarpuy, quedando en segundo puesto. Para el proceso electoral 2022, Prado ha llegado ha regalado en el movimiento Gana Ayacucho del ex congresista José Urquizo Maggia. Prado es conocido por haber sido gerente general del gobierno regional de Ayacucho en la gestión de Wilfredo Osccorima, y además por su antigua militancia aprista.

También se perfila como candidato Perci Rivas Ocejo con Alianza para el Progreso, partido que lo llevó al Congreso en el periodo 2020-2021. Rivas fue duramente cuestionado en Ayacucho por su voto a favor de la vacancia de Martín Vizcarra y su respaldo a Manuel Merino como presidente de la República. Al parecer su paso por el Parlamento nacional ha logrado fortalecer su vínculo con Cesar Acuña, ya que hoy, es el “hombre fuerte” de APP en la región. Rivas es allegado al gobernador, Carlos Rúa, a quien acompañó el 2010 en la fundación del Movimiento Musuq Ñan y fue uno de los personajes que dirigió la campaña de Rúa en las elecciones regionales del 2018.

Desde Somos Perú, Julio Gonzales Paúcar, se perfila como el candidato regional. Sus antecedentes nos llevan hasta el 2010 cuando postuló sin éxito a la vicepresidencia regional con el movimiento Todos por Ayacucho, junto a Rofilio Neyra Huamaní. En su vida política ha transitado por el Partido Nacionalista y el movimiento Innovación Regional.

También se vocea a Richard Ortega Quispe como un contendiente para el cargo de gobernador. Ortega ya probó suerte en las elecciones regionales del 2018 con el partido Perú Libertario, con el que obtuvo sólo 1.9% de los votos. Ahora Ortega pretendería postular a la gobernación con el partido Frente Esperanza que lidera el ex congresista Fernando Olivera.

Alcalde con aspiraciones a gobernador

Como para copiar la experiencia de su paisano Carlos Rúa, Renol Pichardo Ramos, alcalde de la provincia de Huanta, ha tomado con seriedad su posible postulación al gobierno regional de Ayacucho en las elecciones de octubre. Como es característico de todo aspirante a cargo de elección popular, Pichardo también ha cambiado de tienda política, y se lanzaría por el movimiento ANDE. Pichardo ha sido dos veces alcalde del distrito de Santillana y también ha sido militante de Perú Posible y Qatun Tarpuy.

El que quiere repetir

Wilfredo Oscorima quiere repetir el cargo de gobernador regional. Así como en su primera victoria (2010) su vientre de alquiler fue Alianza para el Progreso y en su segunda elección (2014) fue Alianza Regional Ayacucho, ahora utilizará al movimiento Wari Llaqta para lograr su objetivo.

No hay duda que Oscorima pretenderá hacer una campaña de gran inversión como hizo en las elecciones regionales del 2010 y 2014; pero también pesan sobre él investigaciones fiscales por presuntas irregularidades y hechos de corrupción de su gestión regional 2015-2018, que suman, por lo menos, 10 procesos. Asimismo, la exautoridad regional tiene un impedimento de salida del país, por haber presuntamente recibido coima de la empresa Obrainsa, por la construcción y mejoramiento de la carretera Condorccocha-Vilcas Huamán. Oscorima también tiene investigaciones en la Procuraduría Anticorrupción por el caso de la construcción del hospital regional de Ayacucho.

Este es el escenario preelectoral hasta este momento en Ayacucho. En las siguientes semanas, sin duda conoceremos otros nombres de candidatos, sobre todo de partidos políticos que seguramente vienen buscando el candidato que les de la posibilidad de una buena performance, en una región que en las elecciones regionales suele dar la espalda a los partidos nacionales.