Entrevista

Carlos Monge: "No está nada claro el camino de la renegociación sobre el gas de Camisea"

2021-09-29
Por Omar Rosel

Corresponsal en Ayacucho

coverFoto ©Cutivalú

El anuncio del Presidente de Consejo de Ministros, Guido Bellido, de iniciar una renegociación de los contratos del gas de Camisea y, las reacciones que tuvieron tanto el Presidente Pedro Castillo y el Ministro de Energía y Minas Iván Merino al aclarar el tema, revela que no era una iniciativa acordada el Consejo de Ministros. Este hecho no hace más que afirmar las facciones y grietas que persisten en el gabinete Bellido. Para conversar sobre este hecho del contexto político, Noticias SER entrevistó al Antropólogo e Historiador Carlos Monge.

¿Qué opina sobre la propuesta de la renegociación de los contratos del gas de Camisea?

Me parece que desde el inicio esos contratos fueron malos para el Perú, porque han permitido que se exporte una parte muy importante, a veces la mitad, del gas que se produce. El Perú necesita el gas para afirmar su primera transición energética y abastecer con una energía más limpia y más barata, que la del petróleo, para las necesidades internas del país. Desde el principio ha estado en debate sobre cuál es el aporte fiscal, sobre todo en periodos de ganancias extraordinarias. En ese sentido yo estoy de acuerdo con el contenido de la propuesta.

¿Y le parece que la forma en que el primer ministro Bellido ha planteado la renegoación es la adecuada?

Para mí, lo que está en cuestión y merece debate es el momento y la forma, porque me parece claro que en medio de las pugnas que hay en el Ejecutivo, entre el sector más cercano al presidente Castillo y el sector de Perú Libre y del señor Cerrón, el anuncio de la renegociación del gas por Bellido buscaba bajarle la llanta al éxito de la gira del presidente Castillo. Además, el tono amenazante que pone delante de la negociación, que “si no me hacen caso los expropio”, es de un tono confrontacional innecesario. La expropiación o la estatización no son parte del discurso del presidente Castillo, ni de la agenda del gabinete. Me parece que tanto el momento y el tono han sido contraproducentes y me da la impresión de que fueron diseñados en función de las pequeñas peleas internas, por un Bellido que sabe que su presencia en el gabinete es precaria y, probablemente lo que quiere es salir diciendo “me sacaron por ser consecuente por las promesas de campaña”.

¿Hay claridad en el gobierno sobre lo que se quiere renegociar con respecto a los contratos de Camisea?

Bueno no tengo claridad de qué cosa es lo que entiende Guido Bellido cuando habla de renegociar, porque tomó a todo el mundo por sorpresa, incluido al presidente Castillo y el Ministro de Energía y Minas, que si bien es cercano a Cerrón, por sus respuestas se observa que no tenía idea ni le gustó el tono del anuncio. Si uno ve las acciones del ministro Iván Merino en su aproximación al empresariado minero y su discurso de que hay que maximizar la rentabilidad, uno ve cautela antes que amenazas. Ahora, en nuestro marco constitucional y legal, no es el Premier el que renegocia, tampoco el Ministro de Energía y Minas, sino Perú Petro, que es un ente regulador con cierto nivel de autonomía. Entonces, me parece que todavía no está claro cuál es el camino de la renegociación.

En este contexto ¿qué posibilidades reales existen de renegociar los contratos del gas de Camisea?

Yo creo que sí existen, en la parte tributaria por ejemplo. El tema podría ser parte del pedido de facultades legislativas que pedirá el Ejecutivo para una reforma tributaria, que incluye la reforma tributaria minera y podría incluir una propuesta para el sector de hidrocarburos y no solo el gas, sino también la operación petrolera. El momento del debate ya se ha abierto y también el debate de la masificación del gas que es una vieja demanda, sobre todo de los pueblos del sur quienes ven pasar el gasoducto y siguen usando leña para cocinar o han tenido que comprar gas en balones u otros combustibles sucios a precios muy caros. No hay que olvidar que es una demanda que se convirtió en parte de la oferta de la campaña del presidente Castillo. Asimismo es una vieja propuesta de reutilización del gas, que las izquierdas peruanas han venido peleando por décadas para que no se exporte el 50% del gas a México, sino se quedé para el mercado interno y que sirva para tener una economía más limpia y más competitiva.

¿Cree que sea posible nacionalizar o estatizar el gas de Camisea, en caso no se llegue a un acuerdo entre el gobierno y la empresa que explota este recurso?

No creo que exista la correlación de fuerzas sociales, ni políticas, principalmente, en el Congreso para sacar adelante una ley de expropiación. El Ejecutivo no puede a “manu militari” expropiar, porque aquí no hay un Velasco Alvarado y no hay nada como lo fue IPC de La Brea y Pariñas, donde entra el general de los pobres con los tanques y se toman los campamentos y estatizan. Ese no es el país en el que vivimos y en el Perú no existe ni el marco legal ni la correlación de fuerzas para expropiaciones. Más parece una bravata para ponerse en el centro del debate y desplazar a Pedro Francke del éxito de la gira y afirmarse como el líder ultra pegado al núcleo duro de Perú Libre.

¿Considera que el gobierno tiene una política clara sobre las actividades extractivas?

Hay elementos de una política, pero no llega a ser una política totalmente articulada. Desde el lado del Ministerio de Energía y Minas la prioridad está en que las empresas mineras aumenten sus contribuciones locales, esto que llaman la rentabilidad social, que se vinculen mejor con la gente, que contraten más bienes y servicios locales y aumenten su responsabilidad social corporativa. Pero, no he visto al Ministro de Energía y Minas levantar la voz sobre los impactos ambientales, la destrucción de fuentes por tajo abierto en páramos andinos o contaminación del por mal manejo de relaves. Y, me preocupa la desaparición de la preocupación ambiental. Pero, del otro lado tenemos en el Ministerio de Economía y Finanzas el énfasis en aumentar la captura de renta minera, que es parte de la propuesta de una reforma de la tributación.

¿Qué le parece la manera como el gobierno está manejando el conflicto de las Bambas?

Me parece que no está funcionando el asunto, porque hubo intentos de diálogo, sin embargo las comunidades han mantenido la posición de fuerza. Parece que ni la empresa ni el gobierno han logrado la manera de llegar a un entendimiento que satisfaga las demandas de la gente. El anuncio que hizo ayer Bellido que decía que vamos a pasar a la acción y ¿qué significa pasar a la acción? ¿Qué cosa hará si no hay un acuerdo entre la autoridad, la empresa y las comunidades locales? Entonces, nuevamente aparece como la persona decidida y audaz que va a tomar medidas, pero no queda claro qué cosa va hacer y, porque depende de la empresa, por ejemplo la demanda comunera para que se contraten bienes y servicios locales. Entonces, ¿qué cosa puede hacer el Premier al respecto? Quizá podría tratar de sacar desde el Congreso una ley que establezca, como ya ocurre en otros países, que las empresas mineras y o petroleras deban adquirir un porcentaje de bienes y servicios a la poblaciones locales. Entonces, nuevamente no veo claridad respecto a la consecuencia de la frase de Bellido de “dejar de perder el tiempo en diálogos y vamos a la acción”.