Entrevista

Carito Tavera: "Buscamos generar un espacio seguro, de visibilización y empoderamiento para las mujeres que hacen arqueología en el Perú"

2021-10-17
Por Ronald Ordóñez

Corresponsal en Cajamarca

coverFoto: Henry Tantaleán

El viernes 15 de octubre se realizó la presentación de la Red de Mujeres en Arqueología Peruana (Red MAP), que buscará fortalecer la comunidad de mujeres que se dedican a la gestión del patrimonio arqueológico en el país. Al respecto, Noticias SER entrevistó a la arqueóloga y coordinadora de la Red, Carito Tavera, quien nos brinda mayores detalles sobre esta iniciativa.

¿Cuál es el objetivo de la Red de Mujeres en Arqueología Peruana?

Buscamos generar un espacio seguro, de visibilización y empoderamiento para las mujeres que hacen arqueología en el Perú, aunque es necesario señalar que nuestra comunidad académica no solamente está formada por mujeres arqueólogas de nacionalidad peruana, sino también de colegas que vienen del extranjero. Comprendemos que todas nosotras somos parte de esta comunidad y de una u otra manera siempre estamos en proceso constante de formación y colaboración. Entonces, la Red MAP busca afianzar estos lazos y en ese proceso, formar espacios de seguridad y colaboración.

Entendemos que la Red MAP parte de un proyecto elegido en un concurso ¿cómo es el apoyo que van a recibir?

La Embajada de Estados Unidos lanzó un concurso en marzo pasado en conmemoración por el mes de la mujer, entonces, un equipo de arqueólogas conformado por Bernarda Delgado, Martha Cabrera, Grace Alexandrino, Gabriela Oré, Michelle Young y mi persona, nos juntamos para presentar el proyecto. Nos han hecho acreedoras de un total de 8 mil dólares para poder desarrollar el proyecto, que en primera instancia tiene un periodo de ejecución de un año. Si bien, se recibirá financiamiento solo por un año, el proyecto está pensado para tener mucho más tiempo de vida.

¿Cuáles con las principales actividades que se ejecutarán?

Podemos agruparlas en actividades o servicios permanentes y actividades que van a depender de lo que las integrantes o personas que se sumen a la Red MAP propongan. En estos servicios se ha considerado generar un catastro de mujeres arqueólogas que trabajan en el Perú y que incluirá a estudiantes, así como a profesionales. El catastro servirá como referencia para que las jóvenes que entran al mundo de arqueología conozcan lo que hacen sus otras colegas mujeres. El segundo servicio es un programa de mentoría para arqueólogas jóvenes y es que, con el catastro, se identificarán arqueólogas que desarrollen la labor de mentoría, buscando que tanto mentorandas como mentoras, tengan el mismo interés de investigación. Por último, el tercer servicio es el de contacto seguro y se va a capacitar, por ejemplo, en temas de prevención de violencia de género. La idea es que quienes son contactos seguros en el país sean referentes para las arqueólogas que forman parte de la Red. Nos gustaría que haya una representante de contacto seguro en cada provincia del país.

Y en cuanto al otro grupo de actividades, ¿qué se ha considerado?

Decidimos que la Red MAP sería un espacio virtual, de una u otra forma empujadas por la pandemia, pero también siendo reflexivas con respecto al hecho que nuestras colegas practican arqueología en diferentes espacios geográficos, además, la Red va a estar abierta para toda arqueóloga estudiante o profesional que desee formar parte. En ese sentido, vamos a tener lo que hemos denominado grupos de interés. Este primer año habrá un grupo de interés sobre temas de mujeres en patrimonio y otro sobre conservación, así que esperamos que el siguiente año, cuando ya tengamos la lista de las integrantes, ellas mismas propongan grupos de interés. La Red MAP va a brindar justamente esos espacios virtuales, organizándolos y visibilizándolos para que vayan creciendo. Adicionalmente se van a brindar talleres que año a año van a ir cambiando de acuerdo a las temáticas de interés de las integrantes.

Ha mencionado que la ejecución del proyecto es de un año pero que la idea es que permanezca más tiempo ¿cómo se piensa sostener de la Red después del año de financiamiento?

Eso es muy importante y por tal razón hemos extendido lazos con algunas instituciones como el Ministerio de Cultura y el Colegio de Arqueólogos del Perú y esperamos tener la misma acogida con las 9 universidades que tienen escuelas de arqueología en el país. La Red MAP está constituida de tal manera que brindará información como apoyo a los profesionales en proceso de formación, entonces, estas instituciones son claves para trabajar.

¿Buscarán coordinaciones con redes extrajeras?

Una de las integrantes del equipo es la Dra. Michelle Young, profesora en la universidad de Vanderbilt, quien tiene como una de sus principales tareas la búsqueda de oportunidades para generar lazos con instituciones de Estados Unidos. Adicionalmente, queremos establecer lazos con instituciones no gubernamentales relacionadas a derechos de la mujer en el Perú, porque creemos que si bien, es un espacio “para mujeres arqueólogas”, el contenido que va a generar la Red MAP va a permitir visibilizar cómo es que las mujeres generamos conocimiento en el país. Entonces, no solamente abarca un tema arqueológico profesional sino respecto de la sociedad y eso es lo interesante, entender que vamos más allá de nuestro espacio.

Se ha referido a la violencia de género ¿cómo se está presentando en el desarrollo profesional de las arqueólogas?

Definitivamente hay espacios físicos en las que las mujeres arqueólogas se sienten mucho más vulnerables, como el trabajo de campo o las prácticas pre profesionales, pero no solamente son estudiantes, incluso arqueólogas profesionales mayores se encuentran indispuestas ante posibles indicadores de violencia; sin embargo, otro tema es el abuso del poder en espacios profesionales y académicos. Definitivamente aún hay mucho por sensibilizar a docentes y a los altos mandos en el espacio de ejercicio de la carrera, porque en los pocos estudios que se han realizado, una de las cosas que ocurre con mayor incidencia es que ante las denuncias que se hacen a los mandos superiores inmediatos, no se toman medidas efectivas para evitar reincidencia o revictimizaciones. Entonces desde la Red MAP entendemos que hay que establecer espacios de capacitación y enseñanza sobre la violencia de género y sus impactos.

Además de lo que menciona, ¿cuáles con las principales dificultades o limitaciones que enfrentan las mujeres en la arqueología peruana?

Un tema muy importante es la famosa “tubería con gotera”. A través de un estudio desarrollado por Lady Santana y mi persona, hemos visto que si existen mujeres arqueólogas que llegan a ocupar altos mandos y tener carreras bastante exitosas, pero cuando comparamos con la cantidad de hombres arqueólogos que ocupan esos mismo espacios, vemos que son representaciones ínfimas, entonces nos preguntamos por qué hay tan pocas arqueólogas siendo docentes, doctoras u ocupando espacios de poder y ahí entran una serie de casos y condiciones que van desde la racialización, temas de clase y obviamente de género, que se exponen desde el proceso de formación profesional.