Entrevista

Camila Gianella: "Necesitamos saber por qué los datos de las muertes por la pandemia no se sinceraron antes"

2021-06-02
Por Omar Rosel

Corresponsal en Ayacucho

cover

A inicios de semana, el gobierno nacional presentó un informe que sinceró las cifras de muertes generadas por el covid-19, que suman un total de 180,764 mil personas fallecidas entre el 1 de marzo del 2020 y el 22 de mayo del 2021. La nueva cifra, coloca al Perú entre los países que registra mayor número de muertes por cada 100 mil habitantes en el contexto de la pandemia. Para profundizar en el análisis de este informe realizado por el Grupo de Trabajo Técnico convocado por el Ejecutivo, Noticias SER entrevistó a Camila Gianella Malca, Directora Ejecutiva del Centro de Investigaciones Sociológicas, Económicas, Políticas y Antropológicas (CISEPA).

¿Qué opina del sinceramiento de cifras que ha hecho el gobierno sobre el número de fallecidos por Covid 19?

Es algo que desde que comenzó la pandemia, varios expertos estaban pidiendo. La iniciativa OPEN Covid daba cuenta de la necesidad de tener datos abiertos sobre el avance de la pandemia en el país. Sabíamos que había un subregistro. Desde el año pasado hubo debates y cuestionamientos sobre cómo se estaban registrando las muertes y por ello era necesario sincerar estos números. Creo que es importante el trabajo y hay que agradecer al equipo que lo ha realizado, por ese esfuerzo, que ahora nos permite poder entender lo que paso con la pandemia. Es importante que el Ejecutivo haya permitido que un grupo de expertos independientes lo trabaje y por más doloroso que resulte teníamos que hacerlo.

Son más de más 500 fallecidos por covid-19 por cada 100 mil habitantes ¿cómo debemos leer estas cifras?

Nos revela lo que ya sabíamos, que no teníamos un sistema de salud, que no tenemos un sistema de protección social. Y, que este crecimiento económico “cascarón” ha permitido a pocas personas tener muchos recursos, pero no ha permitido crear un sistema de seguridad social que garantice mínimos servicios a las personas, y ni siquiera un sistema de protección social que permitiera a las personas guardar la cuarentena que requerían. Ahora, indigna que los mismos que estaban tomando fotos de los locales como cafés vacíos, manifestando que esto era un desastre y calificaban como una medida extrema implantar una cuarentena, estén diciendo ahora, sacando cifras, que es un gobierno ineficiente. Creo que necesitamos respuestas del por qué los datos de muertes por la pandemia no se sinceraron antes pese a los cuestionamientos sobre cómo se estaban registrando las muertes, pero también es cierto que había un sector del poder económico que no quería tomar medidas y rechazaron la idea de los bonos para poder mantener a salvo a las personas en sus casas.

¿Qué impacto ha tenido en la población, en las autoridades y en el aparato de salud la falta de información real sobre las cifras de fallecidos en lo que va de la pandemia?

Sucede que no tenemos una base de información en salud desde antes de la pandemia y eso se reclamaba. Y no sólo se trata de las historias clínicas electrónicas, sucede que no tenemos buenas estadísticas en general, sobre cómo se recoge la data y cómo se reporta. Tenemos muchos sistemas de información pero están separados. Teníamos una base de datos como SINADEF que estaba reportando el número de muertes, tenías una base de datos regionales que reportaban muertes por covid-19 y tenías el sistema covid-19 del Ministerio de Salud. De esas bases filtraban el número que tenían, aplicando determinados criterios, que reducían el universo y el impacto que ha tenido la pandemia, lo que daba una falsa sensación de lo que estaba sucediendo.

Sobre esta realidad ¿ciertas decisiones gubernamentales para el control de la pandemia se realizaron en base a información imprecisa?

Así es. Has podido tomar decisiones políticas equivocadas sobre cuándo cerrar y cuando no cerrar, o cuándo abrir y cuándo no abrir. Y también ver qué servicios estaban necesitando las familias que estaban perdiendo a sus integrantes. Ahora, no se sabía si había una gran crisis en algunas zonas del país de mucha muerte que podía dar cuenta de la falta de infraestructura, cosas que eran mayores de lo que estamos entendiendo y no podías tomar decisiones políticas adecuadas y atender la crisis que estaba ocurriendo. Estamos hablando de 180 mil ciudadanos y ciudadanas peruanas que han muerto y debimos saberlo antes.

¿Considera que son adecuadas las recomendaciones brindadas por el grupo de trabajo encargado del sinceramiento de las cifras?

Considero que sí, porque son bastante cautos y honestos para decir que las explicaciones que les han dado para el no sinceramiento o las restricciones que se han puesto para contar los casos no les parecen suficientes. Entonces, creo que son bastante responsables en todas sus recomendaciones. Sus opiniones las presentan sustentando la metodología y los documentos que han revisado. Es un buen insumo para poder entender qué es lo que ha pasado y pensar qué es lo que tenemos que mejorar en nuestro sistema de salud y que respuestas dar a una probable tercera ola.

¿Cree que el nuevo gobierno será capaz de implementar estas recomendaciones a cabalidad? ¿Quién le parece que puede llevar adelante mejor este trabajo?

Uno de los problemas que tenemos es que no podemos seguir pensando que los actores privados van a ser quienes van a resolver el problema de la salud en el Perú. Vemos esta falta de sistema de información y si no se tiene más regulación de la oferta privada, esto va a volver a pasar y tenemos que tener eso en mente. Tenemos que dejar de tener un sistema de salud que se base en atención hospitalaria compleja e invertir en la atención de puestos y centros de salud. Y es tiempo que se deje de dar a las personas pequeños paquetes de cosas, y de dar atención integral. Y todo ello no está en ninguno de los planes de gobierno. El plan de Perú Libre, que se presentó con el Dr. Ceballos está todavía muy centrado en la pandemia, aunque en el plan original de Perú Libre hablaba de unificación y universalización de sistema de salud. Y el plan de Fuerza Popular está muy centrado en lo privado, en que el mercado regule la atención en salud. Y eso no es una solución para el sistema de salud peruano. Creo que en el tema de vacunación preocupa el ataque que se ha dado a la vacuna para sembrar dudas sobre el proceso y sobre algunas vacunas con intenciones políticas. Eso ha sido más claro en la gente ligada a Fuerza Popular, y las ganas de revancha política que se pueda tener contra Sagasti, a quien se ha intentado vacar. Ahora la vacuna puede salvar vidas, por ello quien gane las elecciones debe continuar y fortalecer el proceso de vacunación. Fuerza Popular se debe comprometer con claridad a ello, así como ya lo ha hecho Perú Libre.

¿Qué medidas adicionales y urgentes deben implementarse en materia de salud pública?

Lo que hay que garantizar es la vacunación y la cobertura en las zonas rurales y en la población indígena, además de mejorar la campaña de información, que es casi nula. Eso es lo urgente. Y seguir algunas restricciones. Hay que vacunar a maestros de las escuelas públicas, esto se debió priorizar, pero el Ministerio de Educación no ha sido lo suficientemente fuerte, para poder paliar un poco el impacto que está teniendo la pandemia en la educación. Y también seguir con las medidas sanitarias y la información sobre lo que tiene que hacer la gente vacunada, para que no sucedan situaciones que ya han pasado en otros países.