Opinión

Afganistán: un nuevo fracaso de EE.UU

2021-08-18
Por Miguel Castillo Rodríguez

Gestor público especializado en gobiernos locales

coverFoto: Euronews

Hace muchos años cuando vi la película “Rambo IV”, cuya trama se ubica en el contexto de la Guerra Fría, donde el solitario y famoso personaje “ayuda” al pueblo afgano en su lucha contra el ejército de la URSS, mostrando a un pueblo luchador que no importaba si no tenía armas geniales sino solo la voluntad de seguir luchando hasta vencer; luego, muchos años después otra película despertó mi atención sobre la invasión de la URSS a Afganistán. Desde otra óptica, “Cometas en el Cielo”, narra la invasión a este país por parte del ejército soviético, en ella vemos a un padre y su hijo huyendo de la guerra, dejando atrás su vida y amigos. De ambas películas recuerdo dos frases casi premonitorias siempre que escucho noticias sobre la guerra en Afganistán. En “Rambo IV” se menciona que se puede viajar por el país sin ser descubiertos a través de las múltiples cuevas que existen y en “Cometas en el Cielo” que este país no recibe bien a los invasores, y que tarde o temprano se irán.

Ambas películas fueron hechas en EEUU y tuvieron gran audiencia cuando fueron estrenadas. Entonces cabe preguntarnos qué motiva a un gobierno de un país impopular invadir un país cuyo pueblo es históricamente considerado como rebelde, sabiendo que posiblemente no ganarían esa guerra. ¿Acaso no ven sus propias películas?

Después del atentado a las Torres Gemelas, con el pretexto de dar un duro golpe al terrorismo internacional, se invadió Afganistán, pero lejos de menguar la actividad terrorista, esta creció. Las supuestas tropas liberadoras, que en realidad eran invasoras, convirtieron a EEUU a ser el enemigo de todas las naciones que ocupan ese territorio. Los talibanes nunca se rindieron, se mantuvieron ocultos en las cuevas, esas de las que las que hablaba Rambo, otros en Pakistán, planificando paso a paso su estrategia de reconquista, pasaron de ser un grupo casi tribal a tener una estructura de mando sofisticada, no solo compuesta de caudillos, sino porque formaron lo que podemos llamar una estructura casi estatal, en una evolución que les permitió captar nuevos y cuantiosos adeptos, volviéndose una opción viable para muchos sectores de su población.

Fueron 20 años de ocupación y miles de muertos en una guerra injusta, donde un gigante luchaba contra los que no tienen nada que perder, y al final solo promovió el odio en los civiles quienes terminaron por convencerse que sus “liberadores” eran sus enemigos.

Históricamente es imposible construir una nación y su gobierno con sangre y hierro. Se podrá apaciguar los ánimos, contenerlos por un tiempo, pero tarde o temprano este se revelará y esperará el momento preciso para dar el golpe artero. EEUU pudo aplicar diferentes estrategias para atacar y destruir a los grupos terroristas, sin necesidad de invadirlo, pero optó por la vía mas difícil, pensó que solo con la fuerza podía ganar adeptos y que su modelo de desarrollo seria imitado fácilmente, pero no funcionó, ni construyeron un país ni unieron a la población, solo la polarizaron más.

¿Ahora que sucederá? Volvemos al principio, regresamos al 2001, los talibanes ocupando el gobierno de su país, sin embargo ahora ellos ya no son los mismos, ha cambiado el escenario internacional, EEUU se ve amenazado por otras potencias regionales y globales y por más excusas que su presidente Joe Biden emplee sobre la retirada de su ejército solo hay una aceptable: perdieron. Fueron 20 años perdidos, perdieron más que dinero, EEUU perdió credibilidad, algunos analistas dicen que fue su segundo Vietnam.

Como sabemos existen varios grupos étnicos en Afganistán, cada una con su propio jefe tribal, la etnia Pastún, la más numerosa, siempre controló varios territorios del país, son ellos quienes ahora toman el poder, en sus manos recae la reconstrucción de su país, reconstruirse como la nación y estado no será fácil, sobre todo estando en constante asedio.

Creo que la democracia es la mejor forma de gobierno, claro tiene sus variantes y está en constante construcción pero nunca veré como modelo alternativo el autoritarismo, la dictadura, el caudillaje o la tiranía. Cada sociedad a la luz de su desarrollo histórico tiene que decidir la forma de gobierno y modelo económico que más se ajuste a su idiosincrasia y formación. No siempre el mismo modelo es bueno para todos, hay que ajustarlos a la realidad local. ¿Qué tipo de gobierno requiere Afganistán? solo ellos lo saben, sin embargo en Kabul, su capital, en estos años de ocupación, sus habitantes percibieron algunas bondades de la democracia que serán muy difíciles de borrar sin luchar.

Hoy se inicia una nueva etapa en la historia, recordemos que en esa parte del mundo aún hay varias guerras, quizás este revés de los EEUU ayude a repensar su política exterior y estrategia militar, pues no solo basta con ser la mayor potencia militar. El poder no admite vacíos, ¿Qué potencia ocupará el lugar de los EEUU?. Recuerdo una frase que se ajusta a este momento “mientras los chinos conquistan con regalos, los estadounidenses solo envían plomo” .