Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La población de las comunidades de Puno sigue a la espera del Bono Rural

Veronica Mamani

Hoy 30 de junio, marca el último día del confinamiento para muchos peruanos y peruanas. En las zonas rurales el saldo han sido: muchas familias sin trabajo, niños y niñas con hambre, adultos mayores abandonados. De otro lado, un importante sector de la población se ha beneficiado con los bonos otorgados por el estado, de gran ayuda para quienes lo pudieron cobrar. Sin embargo, en las comunidades campesinas no todas las familias han accedido a los bonos mencionados, a pesar de cumplir con todos los requisitos establecidos en el D.U. 052-2020, o a pesar de inscribirse en la plataforma del Registro Nacional de Hogares, hasta ahora se encuentran en la incertidumbre, a la espera de la publicación del segundo padrón de beneficiarios.

En el ámbito rural, los bonos que han beneficiado a la población han sido el “Rural” y el “Universal Familiar”, cuyo cobro exigió que muchas familias tuvieran que trasladarse a la ciudad para conocer si eran o no beneficiarios de estos bonos, hasta que se publicaron las listas de beneficiarios en el internet y en los exteriores de los locales municipales.

En el distrito de Ilave, la modalidad de pago ETV (carritos pagadores) provocó malestar en la población por la ubicación del lugar escogido. La plataforma de consulta de bonos a los usuarios les notificaba que deberían trasladarse hasta la zona alta del centro poblado de Cangalli, un lugar muy alejado, con la finalidad de evitar la aglomeración. Esto para algunos significaba viajar hasta 2 horas en motocicleta, pero la mayoría de beneficiarios eran mujeres y adultos mayores, que no podían trasladarse hasta el lugar porque los servicios del transporte público no estaban permitidos. Frente a esta situación la población expresó su descontento y malestar, por lo tanto cambiaron el lugar de pago a la capital de la provincia, donde la situación se complicó el día de la entrega del bono por la aglomeración de los beneficiarios que de esta manera estuvieron expuestos al contagio en masa.

Hay familias que no tuvieron la oportunidad de registrar y actualizar sus datos en la plataforma del Registro Nacional de Hogares implementado por el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC), por la falta de conectividad, por ello la población demanda la reapertura de la plataforma del Registro Nacional de Hogares, ya que muchos han tenido dificultades en el acceso a la plataforma.

Hoy, es el último día de la cuarentena y muchas familias del ámbito rural se encuentran en la incertidumbre, ya que no existe información clara por parte del gobierno, y demandan que se establezcan protocolos para las comunidades campesinas que tomen en cuenta su vida social comunitaria.