Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La hoja de coca en la comunidad aimara

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

La hoja de coca en la comunidad Aimara es una planta milenaria que significa hoja sagrada, (mama) madre sagrada y siempre ha sido parte de nuestras tradiciones culturales. Las costumbres alrededor de la hoja de coca son una herencia que va relacionada con nuestros saberes y quehaceres rurales, con la hoja de coca se da el inicio de siembra en la chacra, se celebra la adquisición de bestias en la ganadería y se festeja el comienzo de la vida conyugal. La hoja de coca está presente en todas las actividades cotidianas del hombre y mujer en el Ande.

Mis abuelos me enseñaron a hacer la introducción con la hoja en la ceremonia ritual del “k’intu” que también se conoce como “chillt’a o K’intu”, me hacía coger 2 hojas de coca y mediante una súplica a las divinidades las poníamos debajo de una Chuspa, o debajo de una Istalla (manta multicolor que es destinada solo para llevar la coca).   

 En todo momento las personas mayores llevan hoja de coca, los hombres en una “Chuspa” y las mujeres en una “Istalla”. 

La primera vez que probé la hoja de coca fue durante una ceremonia ritual, todos los presentes probamos 2 hojas para compartir con las divinidades o los “Apus” que son nuestros protectores y guías en todos los actos de nuestras vidas. Recuerdo que cuando tenía 8 años participaba en estos eventos y era normal mascar la hoja de coca, un elemento muy importante que nos relaciona con los demás participantes del acto u otra actividad similar. 

Mi abuelo nos decía: “debemos coger 2 hojas de coca para que todos podamos compartirla”, más que una obligación era compromiso para tener esa reciprocidad de las actividades hacia los Apus tutelares (cerros más elevados).  

La hoja de coca es un elemento armonizador entre los pobladores de mi comunidad, las autoridades intercambian su “Chuspa” (recipiente exclusivo para la hoja de coca en forma de bolso), en un acto que se denomina “Akulli” que significa compartir la coca en símbolo de respeto entre las autoridades (tenientes gobernadores u otra persona que guarde una admiración, respeto, lealtad y confianza). Cuando un líder asume el cargo siempre debe llevar coca para compartir con todos los hermanos que plantean mejores propuestas, ideas y sobre todo para no dormir durante las largas jornadas de dialogo. 

En la agricultura la hoja de coca se usa en una ceremonia antes de empezar la rotura de la chacra, ahí se pide permiso a la madre tierra (Pachamama) para poder sembrar y que en la cosecha tengamos buenos frutos.  

Desde que tengo uso de razón, la hoja de coca también es considerada una medicina para cansancio, dolor de estómago, diarrea y dolor de cabeza. Por las tardes de lluvia mi abuelo reposaba la hoja de coca en agua caliente, era muy saludable para el resfrió. Nuestros ancestros la han utilizado como anestesia para realizar cirugías.

En mi comunidad (Sacuyo - Puno) en todas las actividades sociales, culturales y religiosas, lo primero que hacemos es hacer la ceremonia ritual y la hoja de coca es infaltable, además es un indicador de las predicciones de cualquier proyecto de vida o actividad que proyecta la familia, si en el “Akulli” (al momento de probar la hoja) no está dulce, la actividad tendrá problemas, o si la hoja de coca no está completa al momento de verla en la mano, algo va ir mal en el futuro o tal vez pueda fracasar, todas estas interpretaciones son realizadas por el maestro “Yatiri” o “Sabio” de la comunidad.

Cuando se constituye una nueva familia, los padres del novio, acompañados de sus parientes visitan la casa de la novia y comparten la hoja de coca entre todos los presentes en señal de respeto y confianza.

Se debe preservar la cultura de la hoja de coca porque implica múltiples practicas ancestrales que van relacionadas con valores como el respeto y la dignidad del pueblo Aimara, es innegable como medicina ancestral y también es un elemento primordial para armonizar entre los pobladores, en los actos rituales de una familia y entre la comunidad Aimara.

La percepción negativa respecto a la hoja de coca existe, pero debemos tener en cuenta que esta imagen ha sido producida por los narcotraficantes y un producto derivado de la hoja con insumos químicos añadidos que le dan la categoría de droga. Pero generalizar estos calificativos a todos los usos de la planta es desconocer sus potencialidades curativas y armonizadoras en las culturas que la consumen.