Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Puno: Más de veinte mil escolares no han podido seguir el programa "Aprendo en Casa"

Foto: Miluska Pizarro

Miluska Pizarro

La educación es uno de los pilares más fundamentales del desarrollo de una sociedad; sin embargo, la deserción escolar es uno de los problemas que no ha sido fácil de resolver, generándose nuevas brechas educativas.  Este problema se está agudizando durante la pandemia del covid-19.

El titular de la Dirección Regional de Educación de Puno, Mario Benavente Llerena, en entrevista con Noticias SER, informó que los especialistas realizaron un trabajo de investigación donde las 14 Unidades de Gestión Educativas (UGEL) reportaron sobre el desarrollo del programa “Aprendo en Casa”, obteniéndose como resultado que 20 mil 553 escolares dejaron de participar en la estrategia.

“Los directores de cada institución educativa reportaron a cada UGEL, y es una realidad que no podemos tapar, esta situación se está dando en la región Puno y todo el país, por eso el Ministerio de Educación lanzó un programa nacional para evitar la deserción escolar y generar condiciones para el retorno de aquellos estudiantes que han dejado el estudio”, manifestó.

Resultados

En toda la región son 254 mil 220 escolares entre el nivel inicial, primaria, secundaria y CEBA, siendo 20 mil 553 escolares que dejaron los estudios, representando el 8.08%. Siendo el nivel secundario con 11 mil 902 estudiantes que abandonaron el programa, seguido de primaria con 4 mil 555, inicial con 3 mil 339 y CEBA, 757 estudiantes.

De las 14 UGEL, San Román fue quien reportó más deserción escolar (5,701), le sigue Carabaya (2,204), Puno (2,063), Azángaro (1,982), Chucuito (1,887), Melgar (1,283), Moho (1,243), Lampa (1,242), El Collao (1,188), Sandia (1,008), Yunguyo (629), Huancané (621), San Antonio de Putina (440) y Crucero (49).

El 76.49% se debe al factor económico, debido al desempleo de los padres y madres de familia, además niños, niñas y adolescentes tienen que trabajar para ayudar en la economía de sus hogares. Otro de los factores es social que representa el 21.76% y educativo el 6.55%, que no pudieron adecuarse a la nueva forma de desarrollar sus labores escolares.

“Se está haciendo un análisis de los resultados, a fin trabajar algunas estrategias y lograr que nuestros escolares retomen sus clases; con este estudio estamos visibilizando el problema, ahora trabajaremos en la sensibilización con los padres de familia para que sepan que la deserción escolar genera más pobreza, agudiza el trabajo infantil, los embarazos a temprana edad, entre otras consecuencias; aquí también va el trabajo de los docentes quienes deberán mejorar sus estrategias de enseñanza- aprendizaje”, puntualizó.

Además, detalló que generaran alianzas con autoridades de las comunidades, centros poblados, distritos y realizar un trabajo coordinado en bienestar de los estudiantes. Agregó que la iniciativa de algunos alcaldes de instalar el servicio de internet, mitigó bastante el problema de conectividad.

“A un inicio las quejas por la cobertura eran constantes, los estudiantes tenían que ir a los cerros o caminar hasta un punto donde haya señal, esto se ha contrarrestado. Ahora es un problema más estructural, debemos sensibilizar a los padres y madres, ya que la educación es fundamental y solo con ello podremos salir adelante”, agregó.