Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Vizcarra 2019: ¿la misma ruta?

Arropado por los resultados del referéndum, el presidente Martín Vizcarra ha dado paso a algunas medidas que permiten avizorar el rumbo que plantea para la reforma política o la política pública cultural del gobierno.

En el primer caso, la conformación de una nueva comisión de notables que se encargará de elaborar las propuestas de reforma política del gobierno revela la estrategia presidencial de reemplazar el apoyo político partidario por la convocatoria a personalidades. Sin duda, la preferencia de Vizcarra va acorde al actual contexto de descrédito generalizado de la clase política, en particular la afincada en el Parlamento, de la cual intenta mantenerse lo más alejado posible. Al mismo tiempo, esta forma de trabajo no le exige asumir mayores compromisos políticos y por el contrario podría permitirle obtener para sí y sus propuestas el prestigio que le otorgan los nombres y calidades de los convocados y convocadas.

Si bien esta convocatoria puede resultar eficaz en términos de popularidad, cabe preguntarse si el trabajo de la nueva comisión correrá una suerte distinta al de la Comisión Wagner o si mas bien será necesario apelar a un nuevo referéndum. Y al mismo tiempo queda por ver si las propuestas que se planteen permitirán avanzar en la solución de los graves problemas que presenta nuestro sistema político los cuales van más allá de cambios en el sistema del voto preferencial o la no reelección inmediata de las autoridades.

Con relación al nombramiento como Ministro de Cultura de Rogers Valencia, quien se desempeñaba como Ministro de Comercio Exterior y Turismo, luego de casi dos semanas de la renuncia de Patricia Balbuena, la anterior encargada, da cuenta de la escasa importancia de esta cartera y por otro lado, hace explícito el giro que ya había sido iniciado por la anterior gestión a favor de una política cultural más cercana a los intereses turísticos del sector empresarial del que proviene el nuevo titular de este sector, y sin duda busca agilizar la construcción del aeropuerto de Chinchero.

Luego de su abrumadora victoria en el Referéndum, el presidente Vizcarra tiene en sus manos la posibilidad de hacer un gobierno diferente. Sin embargo sus últimas decisiones parecen mostrar que se encuentra convencido de que la fórmula de confrontación abierta con el Congreso y el respaldo a la lucha anticorrupción bastan para llegar al año 2021. Este cálculo podría ser correcto, pero en Noticias SER creemos que dicha fórmula es insuficiente para gobernar un país que comenzará a reclamar resultados concretos  en la gestión de los diversos sectores.