Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Un homenaje a la Anfasep

El 2 de setiembre, la Asociación Nacional de Familiares, Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú, ANFASEP, cumplió 32 años de existencia, tiempo en el que mujeres y jóvenes han buscado, con mucha perseverancia, justicia, verdad y reparaciones para las víctimas del Perú.

La Anfasep tiene un rol histórico en la defensa de los derechos humanos y las reparaciones porque fue una de las primeras organizaciones que alzaron su voz de protesta y se movilizó durante los años más álgidos de la violencia. En ocasiones, tuvieron que seguir trabajando silenciosamente, porque eran tiempos de mucho peligro. Actualmente está mayoritariamente integrada por mujeres de la tercera edad, quienes mantienen viva la energía y su fuerza interior, para acompañar y ser protagonistas de cada etapa del proceso de búsqueda de reparación, verdad y justicia, a pesar de que este avanza a pasos lentos y con respuestas poco dignificantes.

El paso vertiginoso del tiempo también confabula para que muchas de sus integrantes ya no nos acompañen. Ellas fallecieron sin alcanzar la ansiada justicia y se fueron sin encontrar al ser querido por el que tanto lucharon. No obstante, las que siguen en la lucha no dejan de hacer oír sus voces de manera pública. La suya es hoy una agenda compartida con muchas otras personas, instituciones y movimientos de derechos humanos a nivel local y nacional, como también es reconocida, la necesidad de que se haga realidad el Santuario por la Memoria en La Hoyada, lugar donde se encontraron cientos de restos que antes de ser enterrados, sufrieron torturas y violaciones sexuales.

Otro de los puntos de su agenda es la urgencia de que se concrete la aprobación del proyecto de Ley de Búsqueda de las Personas Desaparecidas, hoy en manos del Ejecutivo y por el que se han iniciado una serie de campañas. Un homenaje sincero para ustedes, queridas mujeres y jóvenes del Anfasep,  por esa manera de enseñarnos a amar y buscar la justicia, luchando contra el olvido y la impunidad.