Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogado y especialista en gestión municipal

Transferencia de gestión municipal: Un paso adelante, pero aún insuficiente.

Este proceso de transferencias tiene sus peculiaridades respecto de los procesos anteriores, en primer lugar hay que destacar el acierto de la Ley de presupuesto para el año fiscal 2018, Ley 30693, que estableció en su centésima décima quinta disposición,  en el marco de la transferencia de gestión, y  con el objeto de asegurar la adecuada gestión de los recursos públicos, que las autoridades de los Gobiernos Regionales y Gobiernos Locales de la administración saliente inician durante el primer semestre del año 2018, las acciones preparativas previas a la transferencia.  A tono con ello, la Contraloría general de la República emitió, aunque con demora, la Directiva 008-2018-CG-GTN para el proceso de transferencia de la gestión administrativa de los gobiernos regionales y locales, ratificando que el proceso se inicia al inicio del año fiscal en que concluye el mandato de las autoridades locales y regionales. Se ha puesto un énfasis especial en que este proceso de transferencias no comprometa la continuidad de la prestación de servicios a la población. Finalmente, de manera complementaria, y desde una perspectiva mas amplia del proceso, el Poder Ejecutivo emitió el 11 de setiembre de 2018 el Decreto Legislativo 1404,  por medio del cual se entiende que el proceso de transferencias trasciende el nivel de transferencia entre entidades similares, es decir, entre municipalidad y municipalidad, sino que incluye también la información que todo gobernante local y regional debe tener de la intervención del estado en el territorio, lo cual es, sin duda un acierto y contribuye a que éste proceso no signifique una paralización de la gestión pública en los ámbitos subnacionales, no obstante, es bueno añadir algunos temas que este proceso no va poder resolver.

En primer término, no se va resolver que el cambio de gestión implique cambios radicales en los equipos municipales, los cuales, por ser tan extensos, afectarán sin duda alguna al funcionamiento, al menos inicial, de la administración municipal, y tendrán su impacto en la gestión, al menos durante los primeros meses. Si bien es un hecho permitido y comprensible que cada autoridad entrante designe a sus funcionarios de confianza, este hecho,  al trasladarse a un grupo mayor de personas,  impacta de manera directa no solo en los principales funcionarios de dirección, sino también en el equipo  ejecutivo de cada entidad, ocasionando que, en tanto no se adecúe la gestión a las nuevas políticas locales , se genere una situación de parálisis en la gestión. A ello se agrega que  la Ley del Empleo Público 28175, que determina el porcentaje máximo para la designación de cargos de confianza no se aplica. Ya se ha mencionado en distintos espacios que la excesiva rotación de personal en las municipalidades y gobiernos regionales,  en tanto inciden directamente en la forma de gestionar y administrar la entidad, antes que generar soluciones, que en algunos casos sí lo son, constituyen trabas para la continuidad de procesos en la gestión municipal. Al final de cuentas, concluimos en un tema recurrente desde hace muchos años, la inexistencia de un ordenamiento de la carrera pública, expresada en los distintos regímenes de contratación de personas, limita el funcionamiento de la institución municipal. Este proceso de transferencia, al igual que el resto, no va variar esta situación, solo se observan recomendaciones a las autoridades entrantes de no cometer el error de hacer tabla rasa de todos los funcionarios y personal clave de las municipalidades.

Otro tema que este proceso tampoco logrará resolver es el del posible desabastecimiento y dificultades para la continuidad de la prestación de  servicios básicos a partir del 1ro de enero de 2019, ya que finalizando el ejercicio fiscal 2018, las autoridades salientes culminarán sus contratos con las entidades proveedores de servicios, especialmente de limpieza pública y de recojo de basura, si bien la directiva emitida por la contraloría tiene entre sus objetivos garantizar la continuidad de servicios básicos, no podrá garantizar que la gestión saliente asegure los recursos necesarios a la entrante para garantizar la continuidad de servicios, al menos durante las primeras semanas, dependiendo, finalmente de la capacidad de negociación de la autoridad entrante y de la buena voluntad de la saliente, asegurar dichos recursos para garantizar  al inicio de la gestión la atención a la población. Debería emitirse una norma para que la gestión saliente, asegure recursos mínimos que aseguren el abastecimiento para la prestación de servicios básicos al inicio de una nueva gestión municipal.

Una observación adicional de concepción al proceso de transferencia de la gestión: este proceso no debería no debería tener como objeto la continuidad de la prestación de servicios, sin que ello deje de ser importante, un proceso de transferencia de gestión debe buscar contribuir a la continuidad de la gestión, de los procesos iniciados, del cumplimiento de la planificación, del Plan de desarrollo concertado, del plan institucional, en suma, afianzar la institucionalidad municipal en la comprensión de su razón de ser, es decir, debe ir mas allá de la prestación de servicios, debe fortalecer su rol de conductor del gobierno para el desarrollo del territorio, El Decreto Legislativo 1404 va en dicha orientación y es muy importante que la Presidencia del Consejo de Ministros siga acompañando este proceso. 

Complementariamente a lo indicado, es necesario que las nuevas autoridades municipales adopten una serie de medidas de índole política y administrativa con la finalidad de atender los asuntos prioritarios de la gestión que se inicia el 1 de enero del año 2019 y, al mismo tiempo, sentar las bases de un gobierno que responda efectivamente a las demandas de la ciudadanía. A fin de atender este punto, se pone al alcance el documento denominado "Pautas para el buen inicio del gobierno local", que sistematiza los aportes de diferentes especialistas municipales sobre  la situación de la administración municipal al inicio de las nuevas gestiones, la agenda de los primeros 10 días y finalmente la agenda de los primeros 100 días.

 

Pautas para el buen inicio del gobierno local