Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Should they stay or should they go?

“Si Gordon Brown dice que nuestro sistema es el menos generoso de Europa, entonces por qué vienen aquí a quitarnos lo nuestro. Ciertamente no vienen por el clima”

 (MP Peter Lilley, 1993)

 

Personalmente, como migrante de la Unión Europea, puedo decir que me he beneficiado enormemente del Reino Unido durante 5 años (en adelante, UK por sus siglas en inglés). Estudié en 3 universidades ubicadas en el top 20 del mundo, vi lo mejor del arte, el fútbol, la música y el teatro. Disfruté de la comida y la compañía de amigos de virtualmente todo el mundo. Lamento reconocer que conozco tanto o más de Europa que de Latinoamérica, y que de vez en cuando echo de menos la lluvia. Es verdad. Los inmigrantes sacamos ventaja de la gran nación británica, pero no de la manera expuesta por el bloque Brexit. Durante ese tiempo, trabajé aportando regularmente al erario británico. Nunca usé el sistema de salud más allá de consultas rutinarias, no tengo hijos ni traje más familia a la isla. Aporté a un fondo de pensiones que nunca veré pues no planeo envejecer en UK. Haciendo números, debo haber pagado alrededor de 40 000 libras en alquiler, sin sumar los diversos bienes y servicios que consumí durante esos cinco años. Sería correcto asumir que UK obtuvo más dinero de mi parte, que al revés.

Esta historia se enmarca en la gran narrativa de la migración europea hacia UK. Pese a que se registra el mayor número de inmigrantes de la UE en la actualidad, la evidencia muestra más beneficios que desventajas. Este grupo es más propenso a estar trabajando que los mismos británicos o inmigrantes de otros países. Sobre todo, aportan 34% más a UK más de lo que UK gasta en ellos. Se ha comprobado que son menos proclives a habitar viviendas subsidiadas y contar con beneficios del gobierno (que cada vez menos se otorgan a gente que realmente lo necesita – británica o no). Todo cobra sentido cuando se ve el perfil del inmigrante europeo: joven, en edad productiva, con menor tendencia a usar el sistema de salud, con educación secundaria al menos.

Hey you! Don't tell me there's no hope at all.

Together we stand, divided we fall

(Pink Floyd – Hey You)

Aún recuerdo con alegría aquel verano del 2012 con el jubileo de la Reina (pese a mi postura más bien republicana), las Olimpiadas, y una gran ola de calor donde todos parecían estar felices de ser británicos y vivir ahí. Cuatro años más tarde, nos encontramos frente a discursos xenofóbicos, el asesinato de una parlamentaria al grito de ‘Primero Gran Bretaña y una ola de desinformación que podría ser terrible para los intereses de UK. De salirse de la UE, la economía británica perderá casi 100 billones de libras esterlinas. De acuerdo a un estudio realizado por PwC, incluso de firmarse rápidamente un acuerdo de libre comercio con la UE, el PBI británico se reducirá en 3% y el desempleo crecerá en 3 puntos porcentuales para 2020. Es probable que el crecimiento del PBI para el próximo año sea cero.

Image removed.

Foto: Metro.co.uk

 

Reconozco los problemas de la UE pero pese a ello creo que Reino Unido tiene más beneficios quedándose que pateando el tablero. UK ha logrado negociar exitosamente temas como no adoptar el Euro ni la zona Schengen, además de políticas propias en asilos, migración, justicia y seguridad interna. Por si fuera poco, cada libra esterlina invertida en la UE es compensada por 9 libras de vuelta. Es además el país que menos ha contribuido en términos porcentuales de su Producto Bruto Interno (0.6%) frente a Bélgica (1.3%) o Alemania (casi 1%), e incluso las economías menos fuertes de la EU como Letonia, Bulgaria, o Lituania.

Sin embargo, pese a la enorme evidencia que muestra las desventajas del Brexit, el tema ha probado ser más político que técnico. Se ha registrado el menor porcentaje de participación en las elecciones durante la última década, y los políticos son percibidos como los menos confiables, además de los periodistas y banqueros. Los sectores que se sienten más representados por el Brexit son los sectores C2 y DE, que además son los más afectados por la desigualdad en Reino Unido, la más grande en Europa[7]. Este grupo, muchas veces tomado por sentado por el New Labour y abordado de forma condescendiente por los Conservadores, por fin cobrará fuerza electoral este jueves. Para estos sectores, salir de la UE significa dar un golpe a las elites urbanas y universitarias, aunque eso signifique un disparo en el pie en el mediano plazo.

 

Denisse Rodríguez Olivari pertenece a la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.