Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Selva rica, selva mágica

Hay un parque nacional ubicado entre la zona andino amazónica y amazónica,que se compone deaproximadamente 1,1 millón de hectáreas. Según estudios recientes, este presenta, por hectárea,uno de los mayores índices de especies de árboles que se han registrado en los bosques amazónicos peruanos; el 34% de las especies de mamíferos y el 37% de las aves registradas en el Perú. Asimismo, se han descubierto en él una especie de anfibio nueva para el Perú, dos especies probablemente nuevas para la ciencia y, en términos de hidrobiología, dos novedades para el país y probablemente cinco para la ciencia[1]. ¿Dónde se encuentra este espacio tan magnífico y rico?

La respuesta puede sorprender a más de una persona: Está ubicado entre las provincias de Carabaya y Sandia, en Puno; y en la provincia de Tambopata, en Madre de Dios. Este parque nacional se denomina “Bahuaja Sonene”y fue creado hace 19 años, con fines de protección y conservación.

La mirada que se tiene de Puno ha tendido a centrarse en la región altiplánica y no en la selva. Las intervenciones, tanto del gobierno nacional como del regional, han sido débiles, pero lo más importante es que la mayor parte de la propia población puneña no (re)conoce ni valora este espacio. Esta realidad ha generado que, ante la indiferencia, se vayan acrecentando problemas como la tala y la minería ilegales,así como la deforestación causada por la agricultura asociada a cultivos de coca[2], entre otros. Por ello, es crucial empezar a ver este territorio, empezar a reconocerlo como parte importante de la región  y a buscar protegerlo, pues el BahuajaSonene necesita de nuestra atención.

 

*Artículo publicado en Cabildo Abierto N°80

 

____
[1]WildlifeConservationSociety. Inventarios Biológicos. Lima, 2015.

[2]UNODC y DEVIDA.  Perú Monitoreo de Cultivos de Coca 2014. Lima, 2015.