Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

San Marcos: Nudo de inquietudes, plaza de victorias II

San Marcos ha albergado ilustres pensadores(as) y lo sigue haciendo, pero así como tuvo liderazgo, lo fue perdiendo. Atravesó duras épocas antes, durante y después de la violencia política, sufriendo un deterioro. Con la etapa de liberalización de los servicios sociales en la época de Alberto Fujimori, la educación universitaria también sufre un proceso de privatización, proliferan “las universidades de garaje”, sin adecuada acreditación, y disminuye la preocupación por la educación superior pública.

Desde el 2006 se profundiza una crisis, que aún nos acompaña. Eso se evidencia en los dos últimos períodos de la gestiones de Luis Izquierdo y de Pedro Cotillo, con la corrupción reflejada en un enmarañado tejido de prebendas y favoritismos, así como el bloqueo de promociones y concursos -para quienes no estaban en el grupo de poder- que alcanzó tanto al personal docente y administrativo como a la representación estudiantil. Ello ha devenido en un miasma de mediocridad y favoritismos a diferentes niveles que han ido minando la imagen y calidad académica. Además del descontento de estudiantes, docentes y trabajadores. Alguna vez se me hizo notar que San Marcos representaba un “machinario”, por el predominio de actitudes machistas a la par que autoritarias.

Muchos de los profesores permanecen allí por vocación y sus posibilidades de intercambio de conocimiento. Pero un profesor a tiempo completo con título de maestría, en el mejor de los casos, gana la mitad o la tercera parte que en una universidad particular, trabaja en otras instituciones y no le queda mucho tiempo para la investigación. En este sector está pendiente un proceso de homologación docente que iguala su salario con los magistrados del Poder Judicial, Ley Universitaria No. 23733 del 09 de Diciembre de 1983. En mi caso, habiendo concursado e ingresado como docente según el Estatuto, en noviembre del año 2010, mi nombramiento demoró administrativamente hasta diciembre del 2011, tiempo durante el cual no sólo no se me pagó sino que se me privó de un año de carrera docente para ascender a otras escalas. Con la implementación de la Nueva Ley Universitaria es necesario que se regularice la convocatoria a concursos públicos docentes con transparencia.

Existe una tarea pendiente para la universidad pública que es la de resignificar el desarrollo, no sólo asegurarlo para comprometerse con él, sino crear sentido para que sea una verdadera opción de cambio positivo. Asegurar el desarrollo en el país, en el discurso oficial ha significado profundizar el modelo con sus errores y desigualdades. Se tiene aún como reto incluir aspectos como la redistribución, cambiar el viejo paradigma de desarrollo igual infraestructura y crecimiento, dedicándole más a la planificación, al cuidado del medio ambiente y a los referentes culturales e identitarios, en un nuevo paradigma en el cual la ciudadanía sea partícipe y actores del desarrollo y no se quede en los márgenes. Ello sólo será posible con una formación humanista e integral.

Me pregunto a partir del caso de San Marcos, ¿qué rol tiene la educación pública superior en la construcción de la visión de país en el próximo período?. Según el censo del INEI del año 2010 el Sistema Educativo Peruano ofrece 1,118 carreras profesionales de educación superior y técnico productivas. Además algunos programas sociales funcionan como enlace entre la educación básica y la superior técnica o universitaria. Con Beca 18, estudiantes -en distintas partes del país- cuyos padres no han pasado por la educación superior, acceden a una universidad, aunque sea lejos de su realidad, de sus pueblos y comunidades, pasando por un duro proceso de adaptación, pérdida de referentes y vacío cultural, siguiendo generalmente los estándares de las universidades privadas. Veamos a continuación el enlace entre la educación superior pública y lo que esperan de ella en los planes de gobierno de los principales partidos políticos en contienda las próximas elecciones.

Comienzo con Keiko Fujimori y Fuerza Popular. Su visión de país sostiene un conjunto de reformas sociales que trajeron crecimiento y paz social con la Constitución de 1993, durante el período de gobierno de su padre. Su partido enfatiza que “La enseñanza está desvinculada de la demanda laboral” Propone además que del total de trabajadores requeridos sólo se necesita que el 12% sea profesional y el 8% del nivel universitario. Es decir, para ella y su partido los científicos sociales, filósofos, lingüistas, etc. no existimos, y debemos estar sujetos a la demanda.

PPK Peruanos por el Kambio de Pedro Pablo Kuczynski propone como Visión de país “Un Perú sin pobreza, moderno y próspero, que genere riqueza para toda la sociedad (…) Un país de oportunidades y de libertad para cada uno de sus miembros” (p. 18). Plantea ampliar la cobertura de los programas de becas y ayudas para estudios superiores y de actualización, que no se sabe qué significa en la práctica, con el Programa de Voluntariado Profesional (PVP), con bonificaciones a través de concursos de becas, en entidades del Estado (p. 35), está ausente la inserción en el mercado laboral. Su propuesta se basa principalmente en la acumulación, la riqueza y las oportunidades.

Alianza Popular (APRA-PPC) expone su visión hablando del “País que queremos, camino al Bicentenario”, basado en el crecimiento económico fruto de un proceso modernizador incompleto, (p. 10). No se menciona mucho sobre la Reforma Universitaria, la Nueva Ley Universitaria ni la SUNEDU, puesto que Alan García se pronunció en contra.

Alianza por el Progreso de César Acuña propone la siguiente visión “Al 2035 el Perú debe ser un país desarrollado de ciudadanos emprendedores e innovadores de elevado desarrollo humano y educación de calidad” (p. 12). Habla de potenciar la educación superior desarrollando una educación emprendedora que articule educación con el trabajo y la escuela con la empresa, (…) Pero no se detiene en el análisis de qué significa el emprendedurismo que proclama. Llama la atención que alguien vinculado al sector educativo no tenga más contenidos para su propuesta educativa.

Acción Popular, propone una visión de país como “Libre, moderno, democrático, de contenidos inclusivos e igualitarios”. Propone un modelo de desarrollo sostenible descentralizado, integrado, competitivo y exportador en una sociedad inclusiva y equitativa con gobernabilidad democrática (p.5). Plantea ampliar y extender Beca 18 y Beca Presidente de la República. Menciona mantener la SUNEDU y evaluar la Nueva Ley Universitaria. Su visión apela a un sentido social demócrata de la educación superior.

Todos por el Perú de Julio Guzmán sustenta su visión de país  en las restricciones para alcanzar el desarrollo, y la necesidad de libertad y de ciudadanía, respecto al país afirma “Queremos que el Perú se convierta en un hub de exportaciones de América del Sur al Asia, continente que será el nuevo centro del mundo en los próximos 50 años.…” (p.64) Su visión de país es empresarial. Explica que va a continuar y a fortalecer la Reforma Universitaria y que se debe incrementar el acceso para más alumnos a través de becas y créditos (p. 83).

Verónika Mendoza y el Frente Amplio, proponen construir “Un Estado democrático, participativo, plurinacional, soberano, laico, eficiente y descentralizado, que asuma un rol dirigente, planificador y promotor del desarrollo, brindando una adecuada representación intercultural a los pueblos y a las minorías diversas, respetando los derechos humanos y la identidad cultural (…)” (p. 3) Es, quizás, la definición más completa y abarcadora. Plantea que la Ley de Reforma Universitaria se orienta a garantizar la calidad en la formación profesional, pero no están garantizadas las condiciones para un fortalecimiento de la educación pública (p.7) y que la formación profesional debe articularse con la creación de conocimiento y la innovación tecnológica para el desarrollo de las regiones (…) (p.7).

Allí están las principales visiones y percepciones de los candidatos, de las que destacó la conexión entre sus proyectos de país y las formas de desarrollo planteadas. En la mayoría de ellos se hace referencia o bien a la modernidad, al progreso o al desarrollo. En los planes resalta que solamente en los casos de Acción Popular, Todos por el Perú y Frente Amplio se mencionen los procesos de Reforma Universitaria. En este escenario de país, con estos líderes(a) y sus equipos, es necesario repensar cómo se construyen las visiones de país y de desarrollo, para qué y para quiénes. De ello dependerá la calidad de la educación superior pública y sus posibilidades de articulación con la realidad del país.


[1]  El título parafrasea al poeta sanmarquino Juan Gonzalo Rosé 1928-1983.