Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogado peruano, ex Presidente Ejecutivo de DEVIDA, Director del Centro de Investigación Drogas y Derechos Humanos, CIDDH

Rumbo al narco estado fujimorista

Han ocurrido muchas cosas en el plano local, regional, nacional e internacional, referidos al tema de las políticas de Drogas y Lucha contra el Narcotráfico. Mientras, la situación no puede ser peor en el escenario peruano, donde la droga y el dinero sucio, pasa por las narices de policías, políticos y grupos políticos. La situación en las aduanas, fronteras marítimas y terrestres, así como en las garitas es insostenible: antes, eran culpables solo los cocaleros, hoy son estudiantes, migrantes, jóvenes que son captados como sicarios, mochileros, paseros y micro comercializadores. El narcotráfico se ha instaurado en el tuétano de nuestra sociedad y estamos a punto de convertirnos (de nuevo) en un narco estado.

El Documento final del UNGASS 2016 (Asamblea General ONU dedicada a lucha contra las drogas),  no satisfizo las expectativas de la sociedad civil internacional en busca de cambios reales y todo parece indicar que los grandes cambios ocurrirán en el plano de la acción directa y los cambios concretos; la actuación del presidente Humala en Nueva York se vio contrastada por la intervención de Amapola Duran dirigente cocalera que habló en representación del II Foro Mundial de Productores de Plantas declaradas ilícitas, para desmentir los “triunfos” peruanos. Los escenarios diplomáticos tienen sus propias limitaciones y obstáculos que impiden cambios profundos en las políticas públicas.  En Lima, se realizó el IDEC 2016 dedicada a la represión mundial de las drogas, y pese a los intentos del gobierno de Humala por presentar los éxitos peruanos, la realidad lo desdice: somos los primeros productores de PBC, ya que pese a los esfuerzos de erradicación anual de coca, el tráfico ilícito convoca cada vez más gente que ha sido excluida por el modelo económico aplicado por los últimos tres gobiernos. En el VRAEM, los esfuerzos por la reconversión productiva tienen a 2,000 beneficiarios que reciben 650 soles mensuales como proceso de reconversión de parcela, pero el crédito es muy caro, seguimos dependientes de los precios internacionales de los commodities  y los mercados inexistentes.

En el plano interno, lo más grave es lo sucedido con Fuerza Popular y su Secretario General el congresista Joaquín Ramírez, quien estaría siendo objeto de investigación internacional por parte de la DEA norteamericana. Pese a todos los esfuerzos realizados por la candidata Keiko Fujimori, los hechos demuestran que el fujimorismo de hoy es idéntico al de ayer: frente a cada escándalo de corrupción, lo tapa, lo blinda, se victimiza o distrae a la población, evitando responder cosas concretas como el desbalance patrimonial, las relaciones peligrosas como el clan “Eteco”, otro mega caso de crimen organizado proveniente del Huallaga, estudiado por la DEA a través de su Operación “Los Intocables” y que nuevamente rebota en la cara del señor Ramírez y Fuerza Popular. Así sucedió con el escándalo de las armas FARC, el narco avión, y ahora con la investigación de la DEA: ya lo dijo la Comisión de Narco Política así como la investigación preliminar del Ministerio Público en el mismo caso: Fuerza Popular es un movimiento político absolutamente frágil y vulnerable a dineros de dudoso origen y eso lo descalifica para conducir los destinos del país.