Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Puno sin plaza

Foto: Los Andes

Edson Ortega

Hace aproximadamente un año que la actual gestión de la Municipalidad Provincial de Puno, a cargo del abogado Martín Ticona Maquera, decidió realizar la remodelación de la plaza de armas de la ciudad. Luego de un gran debate y oposición de algunos ciudadanos el anuncio fue recibido con escepticismo por un lado y complacencia por otro, ya que se debía trasladar e instalar la vieja pileta del barrio Victoria al espacio más importante de la ciudad, en reemplazo de la estatua de francisco Bologñesi.

Según algunos rumores se trataría de la primera pileta que habría llegado a América, algo que a la fecha no se ha confirmado. Por otro lado, existen ciertos puntos que han despertado el cuestionamiento masivo de la población. Por ejemplo, los plazos en la ejecución de las obras públicas por parte de los gobiernos locales, al menos en Puno, siempre tienen retrasos estrepitosos.

Primero se manifestó plaza de armas estaría concluida el 04 de noviembre del 2019, fecha en que esta ciudad celebra el aniversario de su fundación española. Sin embargo, la tan anunciada culminación no fue posible. Posteriormente el mismo burgomaestre comunicó a través de diversos medios de comunicación que la apertura de la plaza estaba prevista para el 31 de diciembre del mismo año y fue otro día más para el olvido, la plaza continuaba con grandes paneles de yute en todo el alrededor.

Así llegó la fiesta más grande de la región y del país, la festividad de la Virgen de la Candelaria, y los trabajos del municipio eran casi de 24 horas por día debido a la gran afluencia de visitantes a la ciudad que llegarían, finalmente las autoridades locales tomaron la determinación de retirar el yute que rodeaba toda la plaza, para que se pueda exhibir la pileta principal con un gran cartel que decía “CANDELARIA 2020” que más allá de complacer a los visitantes, lo único que hizo fue poner en evidencia la improvisación de los responsables en el desarrollo de este proyecto, pues todos los días se hacían nuevas pruebas y se trataba de parchar los faltantes que habían frente a la misma municipalidad y al palacio de justicia de la ciudad.

Hoy, a tres días de finalizar el mes de febrero los trabajos aún continúan por la parte del empedrado de las calles, por el lado de la pileta -que no se sabe si logrará funcionar de manera permanente- y por otro lado están realizando el pintado de algunas de las piedras laja, que se supone deben ser negras y no deberían tener necesidad de ser pintadas y repintadas

Los cuestionamientos que saltan a la vista en el presente caso son: Primero, saber si los tiempos que se establecen en el expediente técnico de determinada obra es meramente referencial o son los tiempos en los que se debería entregar la misma; y si las trabas administrativas que aún subsisten con la nueva ley de contrataciones y su reglamento son fundamento para más demora en las obras, o es que las limitadas capacidades técnicas de los responsables agudizan los incumplimientos en los plazos.

Esta lamentable situación, hace que cada vez más la población desconfíe de las autoridades que elije y en los equipos técnicos que los acompañan, lo que inevitablemente debilita la democracia local.

DATO

Las personas de avanzada edad, han señalado que ésta pileta tenía un componente complementario, que es una fuente de agua de la cual las familias puneñas se abastecían del líquido elemento hace décadas atrás, sin embargo esta parte de la pileta se encuentra en la I.E.I 192 de Puno, la misma que debió ser instalada conjuntamente con la pileta, pero al parecer el desconocimiento de las autoridades a hecho que este aditamento sea postergado y paulatinamente olvidado.