Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Puneños en Chile: Escape de la pobreza

Hace unos meses circuló en diversos medios nacionales e internacionales la noticia sobre el hallazgo de veinte trabajadores/trabajadoras puneños que fueron encontrados en situaciones laborales irregulares. Ellos fueron hallados en dos fundos orientados al cultivo de fresas en la provincia de San Antonio, región de Valparaíso, Chile.

La  ministra del Trabajo y Previsión Social del país vecino, Evelyn Matthei, junto con otras autoridades llegó a la zona para verificar las condiciones laborales en dichas empresas y constató que los trabajadores no contaban con la documentación básica para ingresar al país ni con contratos de trabajo. Además se comprobó que los lugares de descanso y vivienda asignados por los empresarios no contaban con los estándares básicos según las normas chilenas y tampoco tenían las condiciones de seguridad necesarias. Por último, según los diversos informes periodísticos, las jornadas de trabajo eran de 9 horas diarias y el sueldo mensual asignado era de 320 dólares cuando el sueldo mínimo en Chile es de aproximadamente 360 dólares.

Todo lo descrito sumado a  la mediatización  de la intervención generó una serie de respuestas  inmediatas por parte de las autoridades de ambos gobiernos (chileno y peruano) quienes aseguraron, buscarían soluciones para regularizar la situación de estas personas y brindarles mejores condiciones. Por otra parte, los medios chilenos criticaron la actitud de los empresarios, los medios peruanos llamaron la atención sobre los tratos diferenciados entre trabajadores peruanos y chilenos; y, otros se sorprendieron de la aparente pasividad de los peruanos ante la vulneración de sus derechos.

Sobre este punto se esbozaron diversas explicaciones  pero la mayoría giró alrededor del nivel educativo de estas personas e incluso se asoció a aspectos culturales. Un ejemplo de ello fueron las declaraciones dadas por el embajador de Perú en  Chile, Carlos Pareja, a un medio nacional, donde además de mostrar su preocupación por la situación de nuestros compatriotas justificó su inacción debido a que: “son gente del ande que tiene poca cultura y que no ha sabido hacer valer sus derechos, han sido utilizados, reclutados y los traen directamente a los fundos” (1).

Por otro lado, algunos periodistas que realizaron entrevistas a los trabajadores mostraron su sorpresa ante las declaraciones recogidas puesto que en su mayoría no eran denuncias o quejas sobre los empresarios sino todo lo contrario. Así, un periodista del programa Punto Final, (2) afirmó: “Es extraño pero los peruanos están indignados no con los empresarios que los han maltratado sino con la prensa chilena, se sienten perjudicados” (3).

Sobre los  trabajadores y su contexto

Entonces la preocupación principal de los afectados no era, al parecer, la de estar siendo necesariamente explotados o maltratados. Así como sus preocupaciones no giraban en torno a contar con un contrato o si se les aseguraba habitaciones en mejores condiciones sino en torno a su futuro e ingresos. Lo que lleva a reflexionar no sólo sobre el desconocimiento de sus derechos laborales y el incumplimiento de los mismos -acto sin duda reprochable tanto en Chile como  en nuestro país- sino también sobre las trayectorias de estas personas, motivos y circunstancias que las llevan a buscar este tipo de empleos y trasladarse hasta esa zona.

El  perfil de las personas encontradas se podría resumir de la siguiente manera: padres de familia, provenientes de las zonas rurales de Puno (4) y vinculados principalmente a la actividad agropecuaria. Pero además debe señalarse que en este caso, la mayoría eran trabajadoras y no trabajadores. Sabina Choque, una de las entrevistadas afirmó como su principal motivo de traslado a Chile: “Estamos viniendo a otro país, siempre uno va a buscar trabajo para mantener a mis hijos”.

La decisión de Sabina así como las de muchos pobladores de las zonas rurales de Puno es la de optar por actividades económicas diversas y complementarias para poder asegurar el sustento básico a sus familias. El cual debido a la situación de la actividad agropecuaria, las características de la tenencia de la tierra y las pocas formas de asociatividad con resultados exitosos en el departamento, entre otros,  no podría asegurarse. 

La pluriactividad es necesaria y es parte de las estrategias de vida de la población  rural puneña así como de diferentes zonas del país. Estas “están directamente relacionadas al contexto externo, a la disponibilidad de recursos a nivel familiar y a una serie de objetivos y prioridades familiares”(5) (Zoomers, 2002) (6). Por lo que el empleo en empresas agrícolas, como en este caso, responde a estas prioridades y es una opción recurrente (7). Asimismo, debe considerarse que las fechas de cosecha en Puno y Chile son diferentes (8) por lo que muchos optan por acceder temporalmente a ese tipo de empleos (los cuales tienen una gran demanda de mano de obra) para luego regresar a trabajar sus tierras.

Reflexiones finales

No puede situarse a estos trabajadores como sujetos “pasivos” o “engañados” sino como sujetos que frente a contextos desfavorables buscan asegurar el sustento de sus familias y su desarrollo. La migración temporal a Chile u otras zonas es una práctica cada vez más frecuente que debe llamar la atención no sólo por la vulneración de derechos que se pueden dar en esos ámbitos sino por las condiciones que la generan. Además habría que ser reflexivos si para el caso de Puno los diferentes gobiernos de turno actúan con la misma celeridad con la que se atendió este caso para asegurar los derechos básicos de la población rural. ¿Se está asegurando en el país sus derechos laborales y como ciudadanos?
 
Se debe hacer entonces un mayor análisis, es preocupante que la situación que afrontan muchos de los pobladores rurales puneños sea tan precaria que lo vivido en Chile, pese a lo descrito anteriormente, sea el escenario anhelado. Las zonas rurales de donde provienen estas personas siguen siendo las menos atendidas, articuladas y donde se concentran los índices más bajos de Desarrollo Humano. Es en estos temas en los cuales el gobierno debería también buscar actuar con celeridad y verdadera voluntad de cambio.

Notas:

(1) http://www.rpp.com.pe/2011-11-23-caso-de-peruanos-en-situacion-infrahumana-en-chile-es-aislado-opinan-noticia_424996.html

(2)  Programa de Frecuencia Latina emitido los domingos por la noche.

(3) http://www.frecuencialatina.com/?prog=pfinal. Programa del 27 de noviembre del 2011. Reportero José Luis García

(4) Zona caracterizada por concentrar altos índices de pobreza , bajos índices de desarrollo humano en  comparación a las zonas urbanas  y donde además  aún  persisten desigualdades por género.

(5) Además de las prioridades que las personas se van planteando en sus trayectorias personales

(6) Zoomers, Annelies. Vinculando estrategias campesinas al desarrollo. Experiencia en los Andes bolivianos. La Paz : Plural Editores, 2002.

(7) En diversos trabajos de campo realizados en diferentes provincias de la zona sur se pudo constatar que varias familias tenían miembros en Chile, Bolivia u otros departamentos del país, trabajando temporalmente.

(8) Los meses claves para el caso chileno son los de noviembre y diciembre; es decir, se da antes que en el caso peruano.