Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Las esterilizaciones forzadas y Giulia Tamayo: Una mirada retrospectiva

En Agosto de 2011 llevé a cabo una serie de entrevistas a Giulia Tamayo León y José María García Ríos en su departamento de la calle Seseña en Madrid donde gentilmente me acogieron junto a Sebas su hijo menor. Fueron, desayunos, almuerzos, cenas, cigarrillos en el balcón, caminatas al parque, participaciones en la plaza del Sol con el movimiento 15M y tardes de I Ching que dicho sea de paso, acertaron en sus precisas predicciones. Conversamos mucho sobre el Perú de los ochentas y noventas, sobre los movimientos de mujeres de base, sobre el movimiento feminista. Nos unía entonces un compromiso con las miles de mujeres afectadas injustamente por las esterilizaciones forzadas que se dieron como resultado del Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar (1996-2000).

 

Giulia Tamayo, abogada feminista fue quien al descubrir las cuotas en una posta de Piura en noviembre de 1996 emprendería una investigación exhaustiva que nos diera la real dimensión del programa neo eugenésico y neo maltusiano. Existieron intentos por impedir sus investigaciones mediante constantes amenazas, ataques en la calle y allanamientos a su morada que pusieron en riesgo su vida y la de su familia. Amnistía Internacionallanzó en 1998 una acción urgente por garantías para ella. Sus hallazgos fueron publicados en el reporte Nada Personal, y por ello con la reelección de Fujimori en el año 2000,  tuvo que abandonar el país y refugiarse en España.A continuación parte de las entrevistas que realicé a Giulia; una mirada retrospectiva de quien arriesgó tanto por acercarnos a conocer la historia detrás de las cicatrices que tantas mujeres peruanas llevan en sus cuerpos.

ABG: ¿Cuáles eran los intereses y cuáles las agendas que se manejaban detrás de la aplicación de cuotas del Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar (1996-2000)?

GTL: Intervinieron varias agendas. Esto se va poder observar a partir de la determinación de cuotas sobre las poblaciones, no solamente cuotas a niveles regionales sino a niveles locales. Cuanto más buscábamos en el nivel local encontrábamos que, pese a que los poblados tenían un perfil demográfico más bien preocupante de descenso de población se les imponían cuotas altas. Entonces había que buscar una explicación, es decir, ponían cuotas altas en los niveles locales a poblaciones que habían decrecido demográficamente, no en la natalidad pero si en el tamaño de la población bien por muerte en el conflicto llamado ‘interno’ o bien por migración.

En la escala local se encontraba que efectivamente había intereses, es decir, cuotas muy elevadas a niveles locales para poblaciones que no se explicaba demográficamente una cuota de esa magnitud. Muchas localidades no tenían un perfil demográfico alto y sin embargo se imponían cuotas, de pronto en Huancabamba o en la zona de la sierra de Piura igualmente cuotas muy elevadas. Algunas veces se imponían cuotas elevadas en localidades con supuesta presencia del narcotráfico como por ejemplo en Huánuco. Si uno iba a zonas como San Lorenzo en Alto Marañón (Loreto), ahí lo que había eran intereses de extractivas o madereras. Cajamarca era un departamento muy apetitoso para las extractivas, es en Cajamarca donde también se marcan cuotas muy elevadas.

En Ayacucho y en Huancavelica los objetivos eran por temas de seguridad. Se mezclaban los intereses tanto por considerar que podían ser zonas ‘calientes’ donde las personas se sublevarían ya que no tenían igualdad de oportunidades (teoría de los recursos escasos), pero también era la idea, no solamente de zonas ‘calientes’ por convulsión social, sino porque podían dar lugar al narcotráfico, lo que ahí podía enganchar con intereses de los EEUU en los que ellos consideran su combate al narcotráfico. Entonces, hay zonas como Ayacucho, Huancavelica, Huánuco en donde los intereses de seguridad van a tener varias alianzas, ese es el cuadro, y si uno reconstruye las cuotas en los niveles locales se va a dar cuenta de qué intereses y qué agendas se estaban moviendo ahí.

Ahora voy a la metodología que utilizaban. El caso de MMMCH por ejemplo, nos va a reflejar un poco la metodología que va a ser diferente a la que se aplicó en otras zonas; en las zonas con altas cuotas que no se justifican demográficamente, las mujeres van a ser objeto de persecución, van a ir a sus casas las van a asediar, las van a amenazar, las van a coaccionar, las van a levar, las van a conducir de sus casas directamente a las postas de salud o al hospital, donde se iba a practicar la intervención, además van a ir a las comunidades de manera tal que prácticamente en algunas comunidades podían arrasar, o sea no era una, dos o tres. Ahora, justamente resta por saber cuál es el impacto 10 años después en el perfil poblacional de esas comunidades.

ABG: ¿Se puede hacer un estimado de cuántas de estas extractivas son nacionales y cuantas son internacionales?

GTL: El gobierno de Fujimori quería atraer el capital grande, el volumen de la inversión nacional era muy limitad. Él buscó expresamente el gran negocio a través de abrir el país a las transnacionales y además siempre quiso sacar una tajada a través de negocios corruptos. Fue una actividad delictiva en la que también estaba comprendida asegurar a la inversión transnacional que su inversión no iba a enfrentar problemas, o sea, que su inversión iba a tener la seguridad de que no iba a tener una población que resistiera, que no iba a tener problemas de ningún tipo. Era como la mafia: “tu mete plata aquí que yo garantizo que tu dinero va producirte un negocio”. Fundamentalmente eran  transnacionales, norteamericanas y canadienses aunque también hubo japonesas.

ABG: Según el Informe Final sobre la Aplicación de la Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV) en los años 1990-2000 (2002) el PNSRPF costó 60 millones de dólares, 50% del presupuesto fue asumido por USAID, UNFPA y otras cooperaciones internacionales y 50% el Estado peruano

GTL: Luego de entrar UNFPA, entra la cooperación Suiza y la cooperación Canadiense entre las que que yo recuerdo, creo utilizaron sobre todo a la cooperación Suiza para ‘blanquear’ el negocio para que pareciera políticamente correcto.

ABG: Sigamos con el informe que señala que un 50% fue financiamiento internacional y un 50% fue financiamiento del Estado peruano, pero lo que me interpela del informe es que del 50% que pertenecía a Perú, hay indicios que señalan un acuerdo con USAID a través de la comida. ¿Qué nos puedes decir sobre esto?

GTL: En cada año (1996, 1997 y 1998) se tuvieron que hacer las previsiones presupuestarias, o sea se aprobaban cada año y eso figuraba en los anexos, por eso es que se puede descomponer, pero no se llega al detalle del tipo “gasto por comida”, porque son como partidas globales, creo que las categorías eran “gasto operativo” y/o “gasto personal”. Eran grandes partidas para poder desagregar el contenido de esas partidas, entonces era mucho más difícil. Cuando Mohme [Gustavo Mohme Llona, congresista 1995-2000] me da lo que fue aprobado en el presupuesto de 1996 no se llega a ese nivel de detalle.

Entonces, en ese momento uno se comienza a preguntar de donde vienen una serie de componentes que van a intervenir en el programa, por ejemplo lo que pasa con la comida, porque hay varios programas de USAID que tienen excedentes de comida. Yo encontré en Piura lo que desde luego eran bolsas de USAID en donde las mujeres habían recibido comida, es más, USAID hace un informe porque justamente les pillamos con las manos en la masa. Ante una evidencia de esa naturaleza señalan que quieren hacer una supuesta investigación, para poder ver si se habían usado fondos o materiales pertenecientes a USAID. La verdad que [la supuesta investigación] fue un informe de vergüenza, yo estuve ahí e incluso les pregunté por qué en Piura no habían elegido zonas como Huancabamba, en donde yo tenía las evidencias de que estaban usándolas. Eran esas ‘investigaciones’ para encubrir y no precisamente para esclarecer.

Había comida por esterilización que se utilizaba en Cuzco, Ayacucho, Huancavelica, Piura, entre otras fuentes de esa comida eran de USAID. Estos eran excedentes de comida que provenían de USA y que se vendían en Perú. Lo que USA hace es que los excedentes de su producción luego los pasa como si fuera cooperación. Una de las paradojas en Haití es que les venden soja y les venden arroz a una población que antes era productor de arroz. Lo que hacen es dumping con lo cual a quien destrozan en suma es al agricultor nacional porque hay una producción que ingresa sin costo que no les permite competir al agricultor que está produciendo con costo, me explico, si yo produzco arroz con el sudor de mi frente durante un año y luego te inundan por dumping con bolsas de regalo dime ¿cómo puedes competir si te están metiendo un producto de regalo?

ABG: ¿La comida que provenía de USAID se vendía a bajo precio?

GTL: Eso no está esclarecido, USAID se puso muy frenética para querer separar lo que era la entrega de alimentos de lo que era planificación familiar, a pesar que, a nivel local si había evidencia de que sus alimentos y sus bolsas llegaba justamente en el contexto de las ferias o ligaduras. El Programa de Alimentación y Nutrición a familias en alto riesgo (PANFAR) era un programa llevado por USAID, y fue justamente lo que denuncié, y por eso USAID se puso de los nervios, porque yo había encontrado las bolsas del PANFAR en Cuzco y en Piura en Huancabamba. Además, los testimonios de las mujeres hablan del PANFAR. Ellos hacen la investigación argumentando que no necesariamente el público objetivo del PANFAR es el mismo coincidente de las mujeres esterilizadas y eso es falso, porque eso es lo formal, en cambio yo obtengo evidencias de lo que vive la gente.

ABG: Uno de los referentes en la genealogía del programa es el llamado Plan Verde (1989), luego el Proyecto 2000 que va de los años 90 al 2000, es decir durante los dos gobiernos consecutivos de A. Fujimori funciona como el plan nacional de población. Entonces ¿el PNSRPF se inserta dentro del Proyecto 2000?

GTL: Correcto, Fujimori cuando cambia la Constitución en el año 1993, él habla de un proyecto de 25 años, por eso el cambia tres cosas importantes : 1) La posibilidad de reelección (porque Fujimori decía que había que garantizar una estabilidad: lo que él llamaba estabilidad política es lo que hoy sabemos que fue una dictadura). 2) Modifica totalmente los derechos económicos, sociales y culturales, y 3) Prepara la constitución para la apertura al libre mercado y al Tratado de Libre Comercio. Esos son los tres puntos. Por eso nos opusimos. Esa Constitución es aprobada raspando: con un 1% de diferencia que desde luego nadie se lo cree. Por eso es que Humala cuando juramenta por la Constitución del 1979 realmente está haciendo justicia, frente a lo que significó esa Constitución de 1993. Fujimori en 1993 hace su diseño que abarca 25 años, entonces el Proyecto 2000 es el tramo que quería asegurar sobre un plan de 25 años y ahí es donde se inserta el componente adaptado que proviene del Plan Verde y la Constitución de 1993 era su pilar.

ABG: Según el Informe Final sobre la Aplicación de la Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV) en los años 1990-2000 (2002) “Debería hacerse notar también que la “donación” de 30 millones de dólares de USAID al gobierno de Perú es dinero que es gastado, no por las autoridades peruanas, sino por USAID para gastos relacionados con el proyecto tales como contratos, consultores, costos operativos y abastecimientos.”

GTL: Por eso es que la responsabilidad de USAID es muy grande, a diferencia de la cooperación Suiza que lo que hizo fue poner dinero y de-responsabilizarse del uso de este, en el caso de USAID nunca ha dado puntada sin hilo, cuando da dinero en forma de cooperación impone normalmente estar presente y tener a su cargo la toma de decisiones. Por ejemplo, el proyecto ReproSalud que financió a Manuela Ramos con 21 millones de dólares en esa misma época, por parte de USAID, les imponían entre otras cosas, que en la toma de decisiones tenía que estar USAID, cosa que Flora Tristán rechazó (bajo mi dirección). Lo cuestionamos porque éramos autónomas y jamás permitiríamos que en nuestra toma operativa de decisiones estuviera presente una organización gubernamental, no a nivel orientativo, sino a nivel operativo y eso USAID lo lleva a cabo en todos los países. El filme de Matilde Demoiselle A Woman’s Womb, the politics of reproduction (2010) analiza la participación de las organizaciones norteamericanas en el PNSRPF.