Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

La unidad nacional del gabinete Martos

Foto: PCM

Vicente Sánchez

La caída del Gabinete Cateriano. Si la designación del Gabinete Cateriano generó sorpresa en el país, su caída causó casi estupor, pues no se esperaba una reacción así del Congreso. Veinte días duró su gestión al no lograr la confianza de las principales bancadas, teniendo duras palabras hacia una de ellas (Frepap) que luego debió retirar. Sin embargo, haber apostado todo a la reactivación económica mientras el país vivía la alarmante expansión del coronavirus por todas las regiones del Perú (lo que se expresa en el volumen de atención de ambos temas en su discurso), el olvido de la articulación con las regiones para enfrentar la pandemia, los errores previos en la designación de su gabinete y cierto exceso de optimismo, no le permitieron obtener la confianza que reclamaba. Por otro lado, al iniciar el último año de gestión, toma vigencia la norma constitucional de impedimento de cierre del Congreso, lo que debilitará en todo este período la posición del Poder Ejecutivo en la complicada relación con el Legislativo que ha recorrido los últimos 4 años. A partir de ahora, la aguja del poder se posa más en el Congreso.

El martes de Martos: la confianza plena. El discurso del nuevo premier Walter Martos el martes once, logró la insólita decisión de 115 votos a favor, de un total de 130. Es lo más cercano a un gabinete de unidad nacional. ¿Qué explica su éxito? Con un tono conciliador, el general (r) Walter Martos puso todo el énfasis en la lucha contra el covid-19: “Lo que ahora corresponde es… dictar medidas que pongan en el centro de las políticas de Estado la seguridad sanitaria”. Los decesos oficiales por covid-19 en nuestro país ascienden ya a más de 21,500 y ya el 9 de agosto, la ministra de Salud Pilar Mazzetti aceptaba que “como máximo” 47 mil personas habrían fallecido por covid-19”. Por otro lado, julio y estos días de agosto han sido los peores meses en contagiados y muertos de todo el período de emergencia, dejando en evidencia que el levantamiento de la cuarentena ha tenido el efecto de relajar las medidas de bioseguridad en la población. Paradójicamente, la reapertura de la economía, al expandir los contagios, lo que ha provocado es la resistencia de la gente a salir, lo que, a su vez, baja la dinámica económica.

La señora Incertidumbre. La expansión de la pandemia en todas las regiones del país obliga al gobierno a rediseñar de inmediato su anterior relación voluntariosa y jerárquica con los gobiernos regionales y locales, y las comunidades. Es cierto que los gobiernos subnacionales muestran, en estas horas de apremio, su monstruosa falta de costura institucional. Pero es lo que se tiene. Tampoco debe olvidar el gobierno que la propia sociedad civil (voluntarios, iglesia, organizaciones sociales) intenta enfrentar una situación sanitaria y humana, casi de terror. Y todo ello ocurre en un escenario de enorme debilidad del sistema de salud en las provincias que no son capital de departamento. Por eso, en medio de esta realidad, aparece absurda la crisis política y la cuota de incertidumbre que le agrega a las familias peruanas.

La vacuna de Putin. La dura competencia internacional por la vacuna anti-coronavirus dio un paso sustancial con el anuncio oficial del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, del registro de la primera vacuna contra el covid-19. Sin embargo, la opacidad de su desarrollo ha generado rápidas dudas a la comunidad internacional. Rusia dice que en dos semanas ya se usarán para inmunizar a sus médicos, que 20 países ya han aceptado adquirirla y rechaza las advertencias. Lo real es que el anuncio ruso dará mayor impulso a otros países para obtener la vacuna cuanto antes, ya que todo indica que es la única solución para contener la propagación del virus por todo el planeta, que ya superó la cifra global de 743 mil muertos. En Estados Unidos, mientras tanto, siguen las protestas antiraciales y el Presidente Trump exige a la empresa china dueña de la popular red social Tik Tok su venta a una empresa norteamericana, en un nuevo giro de rosca de la dura guerra comercial entre EE.UU y China, incluyendo acusaciones de espionaje mutuo. El candidato demócrata a la Casa Blanca en las próximas elecciones de noviembre, Joe Biden, quien aparece delante de Trump en las últimas encuestas, designó como su Vicepresidenta a la senadora Kamala Harris, que se convierte así en la primera mujer afroamericana en postular a ese cargo.

 

Epílogo. La pandemia devoró al gabinete Cateriano, y colocarla en el centro de su futura gestión le dio al nuevo gabinete Martos, la llave del Congreso. Pero los siguientes meses serán un camino áspero e incierto en la relación Ejecutivo-Legislativo. La gran mayoría de la sociedad reclama medidas y soluciones a la pandemia y a la débil reactivación económica. Enfocarse en ambas y asegurar unas elecciones limpias serán lo mínimo y lo máximo a lo que debe aspirar este gabinete. A ocho meses de las próximas elecciones, en el Perú, parece todo un mundo por recorrer.