Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

A la deriva

Foto: El Comercio

La renuncia del Ministro de Economía y Finanzas, David Tuesta, a tan solo dos meses de haber asumido el cargo se convierte en un nuevo traspié político del gobierno de Martín Vizcarra y César Villanueva, que cada día muestra mayor debilidad y desorientación para enfrentar los problemas que afectan a la ciudadanía y es incapaz de definir un rumbo político claro para el desarrollo del país. Al mismo tiempo, la rápida salida de Tuesta del gabinete da cuenta de cuán lejanos están los días en los que la tecnocracia del MEF establecía los lineamientos que fijaban la marcha económica y determinaban los alcances de las políticas públicas.

A ello se suma el desprestigio estructural del Congreso de la República que, bajo el liderazgo autoritario y revanchista del fujimorismo aglutinado en Fuerza Popular, viene provocando el hartazgo de la población que observa con impotencia el cuestionable comportamiento de parlamentarios de la mayoría de bancadas, quienes se han dedicado a gestionar sus intereses particulares y aprovechan la ausencia de fiscalización de los recursos públicos otorgados al Parlamento para beneficiarse a ellos mismos y a sus allegados.

La creciente pérdida de legitimidad de “los políticos” y la caída de “los técnicos”, que dirigieron el Estado durante las últimas décadas, son el telón de fondo de la grave crisis de nuestro sistema político. La forma en que se afronten los problemas derivados de esta situación, determinará el futuro de nuestra siempre frágil democracia, ahora doblemente amenazada por una situación económica llena de incertidumbre. Frente a ello, la ciudadanía comienza a salir a protestar a la calle, como se ha visto en Puno, Cusco y en Lima.

En Noticias SER expresamos nuestra preocupación porque la tarea de sacar al país de la crisis política, social y económica que estamos viviendo parece ser una tarea demasiado grande para el presidente Martín Vizcarra y su equipo de gobierno, y ni qué decir de quienes se encuentran en el Poder Legislativo. Concentrados en conservar sus puestos a cualquier costo, los políticos y los técnicos van directamente al fracaso. Y llevan con ellos al país entero.