Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Incertidumbre gubernamental

El gobierno  pasa uno de sus momentos más difíciles y complicados. La renuncia de los ministros de Defensa y del Interior  no ha mejorado esta situación, por el contrario, la designación de sus remplazantes ha  agregado nuevos cuestionamientos a la gestión del presidente Humala. El estilo presidencial,  de postergar decisiones difíciles y tener un perfil bajo, no ayuda al gobierno, menos aún si se tiene en cuenta que el Ministro Valdés, principal vocero del gobierno,  cada día es más débil.

Los sucesos ocurridos en La Convención, no sólo empañaron la victoria que el gobierno conquistó al detener a “Artemio” en el Huallaga, sino que mostraron en toda su magnitud la  precariedad  que atraviesan  las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional del Perú.  El accionar de la fuerza narcoterrorista  fuera del VRAE tomó por sorpresa al país y obtuvo como respuesta una serie de decisiones que no hacían sino hacer más evidente la debilidad del sistema de inteligencia, la vulnerabilidad del transporte militar y policial, la pobreza logística, el desapego y abandono  con  los subalternos y la persistencia de la corrupción. El golpe atestado al gobierno por la fracción “Proseguir” de Sendero Luminoso, fue militar y político.

El pésimo manejo mediático del gobierno de la situación, queriendo convertir la derrota en victoria,  hizo que la salida de los ministros responsables del gabinete se convirtiera en la única opción posible en manos de la oposición política, con el respaldo de vastos sectores de la opinión pública, para lograr que el gobierno comprendiera que sus políticas respecto al  VRAE y a la acción de las FFAA y PNP debían ser revisadas.

Sin embargo, la renuncia de los ministros sólo busco evitar su segura censura en el Congreso, y no fue la expresión del reconocimiento de la necesidad de un cambio en las políticas cuestionadas. La elección de Calle y de Urquizo, como ministros del Interior y Defensa respectivamente, no hace sino llevar a pensar en dos escenarios inmediatos: son otros quienes tomaran las decisiones relacionadas a estas carteras  o que se ha decidido postergar el nombramiento de ministros de nivel hasta que haya un cambio de todo el gabinete.

Y es que este es el momento de mayor soledad política del gobierno.  La demanda de censura a los dos ministros en el parlamento  congregó el apoyo de todas las bancadas, a lo cual se sumó que un sector de congresistas de Gana Perú consideraban que era conveniente que ambos dieran un paso al costado. 

Esta situación se ha reflejado en una reciente encuesta en la que se registra un descenso de cinco puntos en la adhesión presidencial –si bien se mantiene por encima del 50%-  y en un 48% de desaprobación del ministro Valdés. (1) Las mayores críticas a la gestión gubernamental se relacionan con la persistencia de la corrupción,  la inseguridad ciudadana y la mala selección de los miembros del gabinete.

Por si fuera poco, se han iniciado nuevas protestas contra los impactos de la actividad minera como en la provincia de Espinar en Cusco, mientras el caso Conga, sigue sin resolverse. En Cajamarca nuevamente la situación se polariza, los sectores que defienden el proyecto, liderados por Luis Guerrero-quien fue alcalde provincial  cuando se iniciaron las actividades de Yanacocha- y Absalón Vásquez, buscan demostrar que este cuenta con respaldo social convocando a una movilización días antes a la realización del paro regional convocado para el 31 de mayo (2)  por las organizaciones y autoridades que se oponen al proyecto. El resultado de este pulseo será de mucha importancia para la respuesta de Yanacocha a las observaciones que el peritaje hizo al EIA de Conga y para el futuro -muy incierto- del ministro Valdés.     

En este terreno el gobierno ha bajado su perfil, concentra su iniciativa en el envío de fuerzas del orden a las zonas donde se producen conflictos y, por lo que se ve, no pone la fuerza necesaria en hacer más visible la iniciativa que el Ministerio del Ambiente ha tomado para fortalecer el sistema nacional de  evaluación de impacto ambiental, que se inscribiría en la promesa presidencial de tomar las medidas para promover una “nueva minería”.(3)   

El peligro es que ante esta situación el Presidente Humala asuma una  posición defensiva, pretendiendo que su respaldo dependa exclusivamente de la marcha de la economía, poniendo en segundo orden, tanto la necesidad de demostrar al país que tiene propuestas efectivas ante problemas tan complejos como los planteados por la situación del VRAE y por los conflictos relacionados a la actividad extractiva; así como la necesidad de construir un acuerdo político y social –que se traduzca en un nuevo gabinete- alrededor de las medidas que de estas políticas se desprendan. 

Notas:

1) http://www.ipsos-apoyo.com.pe/sites/default/files/opinion_data/OD%20Mayo%202012%20-%20vf.pdf

2)  Los organizadores del Paro en Cajamarca vienen convocando el respaldo de organizaciones de otras regiones. Al parecer estarían obteniendo respuesta positiva:   http://www.larepublica.pe/20-05-2012/ronderos-de-carabaya-se-pliegan-paro-contra-conga

3) http://www.minam.gob.pe/index.php?option=com_content&view=article&id=1889%3Aminam-presento-en-congreso-de-la-republica-propuestas-para-fortalecimiento-de-sistema-nacional-de-evaluacion-d