Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Fuerza Popular en desbande

La postura confrontacional y autoritaria de Fuerza Popular que le enajenó el apoyo de un sector mayoritario de la ciudadanía, así como las sólidas evidencias que demuestran la comisión de actos ilícitos alrededor del financiamiento obtenido durante los años pasados, son dos de los factores que han causado la debacle de la agrupación dirigida por Keiko Fujimori, cuyo futuro se encuentra más cercano al ámbito judicial que al mundo de la política.

Así, durante los últimos días somos testigos del desbande de los integrantes del fujimorismo en el Congreso de la República, como si estuviéramos asistiendo a una reedición de la caída de este grupo el año 2000, sólo que en esta oportunidad los vladivideos han sido reemplazados por las declaraciones de colaboradores eficaces, testigos protegidos y filtraciones de las conversaciones sostenidas por el grupo más cercano a Keiko Fujimori. Es de esperar que en los siguientes días continúe el derrumbe, lo que abre la puerta a un escenario político en el que la hegemonía fujimorista abra paso a un Parlamento fragmentado e irrelevante cuyos miembros sólo buscarán llegar al 2021.

Por otro lado, siendo importante e imprescindible investigar y sancionar a quienes hubieren cometido delitos en las filas del fujimorismo aprovechando el poder político que ostentaban, no debe dejarse de lado la adopción de medidas similares contra todos aquellos personajes y grupos que desde hace varios años vienen convirtiendo la política de nuestro país en un mercado en el que se obtienen y dispendian recursos económicos cuya abundancia y origen no es materia de explicación ni rendición de cuentas.

Como muestra el caso de Fuerza Popular, el modus operandi de las actuales agrupaciones políticas para “limpiar” los aportes recibidos se encuentra bastante alejado de la honestidad y limpieza que deben acreditar aquellos que buscan el apoyo ciudadano para dirigir los destinos de la comunidad. En Noticias SER creemos que la coyuntura actual nos da la oportunidad de dar un cambio a esta situación y promover una política basada en la decencia.