Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Elecciones 2020: listas sin filtro

Foto: Aprimerahora.pe

El escenario político nos enfrenta -otra vez- ante la disyuntiva de elegir, y Cusco no es la excepción. Tenemos una variedad de candidatos, entre postulantes que habrían tenido que pagar la suma de 10,000 soles para postular en el caso de “Somos Perú” -según denuncia de sus militantes-  o que antes postularon por la izquierda y hoy cual saltapericos se colocan en otras filas. A ello se suma la poca transparencia en las elecciones internas y la incapacidad de acabar con las cúpulas de siempre.

Pero eso no es todo, mientras acabamos de conmemorar, el pasado 25 de noviembre, el “Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”, a muchos partidos pareciera que les gusta reírse en la cara de nosotras, postulando a candidatos con diversas denuncias, que en su mayoría son delitos contra la mujer.

Según el portal de voto informado del JNE, los siguientes candidatos registran denuncias: Vladimir Tito Quispe Gutiérrez de Acción Popular registra una denuncia en ejecución por violencia familiar, y dos ya cumplidas por alimentación y lesiones graves, Rosalía Esquivel Vera -también de AP- tiene una denuncia por violencia familiar con fallo  por reparación de daño; en Democracia Directa, 3 de los candidatos registran denuncias, Werner Máximo Salcedo Álvarez por alimentos, Elena Emperatriz Ascarza Quispe registra una denuncia contra la administración pública - abuso de poder y violencia,  Armando Quispe Qquenay  por desobediencia a la autoridad; en el APRA  el candidato Edward Ricardo Valderrama Guevara esta denunciado por alimentos, en Perú Libre el candidato Rogelio Efrain Apaza Vargas tiene una pena cumplida de 3 años, y Oscar Valencia Aucca una similar por alteración del ambiente; finalmente en el partido Vamos Perú, Jorge Valcárcel registra cinco delitos, uno de ellos es por violencia familiar y actualmente cumple una sentencia por difamación.

Cusco es una de las regiones con mayor índice de violencia a la mujer, la quinta región con más feminicidios en lo que va del año, en la que 8 de cada 10 mujeres cusqueñas han sufrido violencia. Dudo mucho que las mujeres cusqueñas nos sintamos representadas por partidos incapaces de generar y aplicar filtros de selección de sus candidatos. Estos partidos evidentemente no buscan una sociedad más justa y equitativa para todos y todas, en la que los derechos de las mujeres sean respetados, por el contrario parece que priman los intereses particulares y mientras se sigan permitiendo estos actos y no se sancione a quienes violentan a las mujeres la desigualdad seguirá vigente.

“Ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo”, dice una frase que escuché en Chumbivilcas. Es hora de hacer justicia, por ello en las elecciones de enero es hora de que decidamos si queremos seguir reproduciendo el sistema o hacerle frente diciendo no a quienes violentan a las mujeres y a quienes son complacientes con ellos.