Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Economista. Egresado de la Maestría de Gerencia Social de la PUCP. Consultor y Especialista en Manejos y Gestión de Conflictos Socio-ambientales y Desarrollo Local

El Salvador de Vizcarra

Si hay algo que aprendí -en los últimos 25 años- de las encuestas es que cuando todo proceso se convierte en tendencia no hay quien lo pare, salvo que alguna fuerza sinérgica contraria revierta la tendencia negativa.

Parece ser que el presidente Vizcarra también lo sabe, y por ello ha tenido que hacer algo al respecto. La elección de Salvador del Solar como presidente del Consejo de Ministros y la conformación de un gabinete paritario parecen ser una respuesta al declive en las encuestas del presidente en las últimas semanas.

Todo parece calzar bien, y a contracorriente de lo que opinan la mayoría de analistas, sobre lo contraproducente y negativo que sería que el nuevo premier tenga aspiraciones presidenciales, creo que Vizcarra acertó en su designación.

Y es que Salvador del Solar será más que funcional a la estrategia del presidente, cuyo propósito no es otro que neutralizar su caída en las encuestas, terminar bien su gestión al frente del gobierno el 2021 y, si es posible, quedar posicionado en la mente de los electores como un buen presidente.

Del Solar es designado en un momento crítico para un presidente solitario que asumía a cuenta propia la defensa de su gobierno, sin bancada, con un premier mudo y un gabinete no solo desgastado y con baja aprobación, sino ausente frente a todos los acontecimientos y arrebatos políticos de la oposición fuji-aprista, liderada las 24 horas por un García furibundo y desesperado, que busca vanamente la vacancia presidencial.      

El premier reúne todas las características que exigen la coyuntura y este gobierno. Es un extraordinario comunicador, carismático y mediático, de buen verbo y con gran capacidad de respuesta inmediata, lo que ya demostró en cada una de sus intervenciones en su corta instancia en el Ministerio de Cultura. Justo lo que necesita el gobierno para volver a conectarse con la población y neutralizar a la oposición.

El gabinete paritario también es un gran mensaje a la población por la coyuntura que estamos viviendo. Se quedaron los ministros con menos resistencia y mayor performance, e incluyeron gente con trayectoria política, como Carlos Bruce y Gloria Montenegro, que le van a dar el soporte político que necesita el presidente Vizcarra.   

Contra lo que piensa la mayoría de analistas, Vizcarra no está pensando en postular a las elecciones del 2021, y si no le creen, mucho mejor, porque el día que cumpla con lo prometido, no sólo habrá marcado diferencia con políticos tradicionales, sino también acrecentado sus posibilidades de ser nuevamente presidente.

Vizcarra está en manos del gran Salvador. ¿Lo salvará de su caída libre o el presidente, ay seguirá cayendo?