Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Antropólogo aymara

El Bicentenario: una oportunidad para acabar con la colonialidad del poder

Cada vez más nos acercamos al año 2021, y las instituciones públicas y privadas han colocado en su agenda el “Plan Bicentenario” sobre el cual se vienen organizando eventos, académicos, sociales, culturales y políticos. Sin embargo, se centran en la celebración, antes que en buscar resolver los problemas estructurales irresueltos por más de 500 años.

Desde estas líneas queremos anotar algunos problemas pendientes para las poblaciones del Perú profundo: quechuas, amazónicos y aymaras. El liderazgo y legitimación de representación de estos pueblos es “nulo” porque los partidos políticos -hoy deslegitimados- nunca tomaron en cuenta la diversidad lingüística y cultural del país. Hoy vemos como los partidos atravesados por la corrupción al más alto nivel, son herederos de aquel rezago colonial.

Estas formas de colonización se han reproducido no sólo en la cotidianidad, sino en los espacios de la “academia”, como en la escuela, el colegio y la universidad. Esta temática fue abordada ya por Anibal Quijano, en “la colonialidad del poder”; desarrollada de forma magistral por Boaventura de Sousa Santos, sobre el epistemicidio, justicia cognitiva, ecología de saberes, etc. En suma seguimos siendo colonia del conocimiento, y siguiendo a los teóricos mencionados, nunca habrá justicia social sino hay justicia cognitiva.

La independencia de España respondió a otros intereses, donde el “indio” sirvió de carne de cañón, mientras hoy solo sirve para elegir a los “clanes del poder” quienes engatusan y aprovechan la vulnerabilidad y desinformación de la población originaria, porque a portas de cumplir los 200 años de la independencia se siguen reproduciendo nuevas formas de colonización.

Afrontar y desenmascarar la vigencia de la colonialidad cuesta y duele, pero ya es hora de que los pueblos quechuas, aymaras y amazónicos, seamos actores y líderes del desarrollo del país, para ello urge la descolonización de todo los espacios colonizados.