Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Antropólogo con maestría en ciencia política.

“Disposición al diálogo”

11 de marzo. Juramenta el nuevo Presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, en reemplazo del saliente César Villanueva. Con él, siete nuevos ministros y ministras se incorporan a un gabinete que destaca por ser paritario (por segunda vez en nuestra historia republicana). Consultado por la prensa el mismo día de la juramentación, el congresista Carlos Tubino, vocero de la bancada Fuerza Popular, señaló sobre el nuevo Premier: "Nosotros (los fujimoristas) le damos el beneficio de la duda. Estamos dispuestos al diálogo. Espero que él esté dispuesto a lo mismo y que cesen los enfrentamientos. Creo que debemos trabajar por el Perú" (Fuente: América Noticias). Otros integrantes de Fuerza Popular se expresaron en el mismo sentido en declaraciones ante la prensa y en redes sociales.

12 de marzo. La congresista Rosa Bartra indicó: “Acá de lo que se trata es de gestión, capacidad de gestión. Más allá de convocar a un Primer Ministro que comunique mejor, que es lo que yo escuché decir a Salvador del Solar… más allá de tener alguien que comunique mejor, sería ideal tener a alguien que tenga QUÉ comunicar. No que comunique mejor, que comunique lo que realmente exista. Y a las pruebas debemos remitirnos” (Fuente: ATV Noticias). Apenas pasado un día, los gestos y el mensaje de la congresista Bartra revelan una crítica contenida al nuevo vocero gubernamental, adelantando que no tendrá concesión alguna.

13 de marzo. “Para mí el señor Salvador del Solar es un farandulero de la política”. Esta curiosa frase fue expresada por la congresista Tamar Arimborgo. El contexto de su respuesta es una crítica a la decisión del gobierno de organizar un gabinete paritario y, en una perspectiva más amplia, la gestión del Presidente Vizcarra: “Yo veo que el Ejecutivo está buscando congraciarse nuevamente. El señor [Vizcarra] viene de un frívolo viaje, lejos de estar en las regiones afectadas por el tema climatológico, ha estado en otro lugar, se ha dado cuenta que ha bajado en las encuestas, piensa que esto vende. Yo estoy segurísima que el señor [Vizcarra] lo está haciendo solamente para los espectadores” (Fuente: América Noticias). Dos días y la idea de diálogo se va despintando.

14 de marzo. El Congreso de la República aprobó la interpelación a Vicente Zeballos, Ministro de Justicia y Derechos Humanos. La iniciativa fue planteada por la congresista Yeny Vilcatoma. Según diversos analistas, la verdadera intención detrás de este gesto es desacreditar el acuerdo suscrito entre el Ministerio Público y Odebrecht, de modo que no sean considerados dentro de la investigación en curso los testimonios y las pruebas que aporten ex directivos de esta empresa sobre corrupción de autoridades, funcionarios y políticos peruanos. Aunque el cuestionamiento del fujimorismo al acuerdo no surge en estos días, la oportunidad de su presentación está bastante lejos de reflejar un ánimo colaborativo y de buena fe con el gabinete que acaba de iniciar sus funciones. Y eso que solo habían pasado tres días.

Este breve repaso muestra una suerte de incongruencia entre el discurso de tono conciliador expresado por el vocero Tubino, y las reacciones velada o abiertamente agresivas de algunas de sus colegas de bancada. ¿Cuál actitud es la verdadera y, más aún, cuál prevalecerá en la conducta política del fujimorismo? Nada me indica que el ánimo agresivo y confrontacional haya desaparecido; lo más probable es que apenas esté contenido y que vuelva a su cauce natural a la primera coyuntura crítica. La interpelación del 21 de marzo y la tentación de censurar un Ministro incómodo será el primer escenario para dilucidar el panorama que se avecina.

Pero la verdadera coyuntura crítica se mueve alrededor de las esperadas declaraciones de Barata, ahora reprogramadas para abril. Todos los movimientos de los implicados se orientan a impedir que dicha fecha llegue y a que, en caso se produzca, se invalide el interrogatorio y las pruebas asociadas. Tengo la impresión que ante esta realidad inminente, la “disposición al diálogo” será reemplazada por una oposición que mostrará su verdadero rostro.

 

Twitter: @RivasJairo