Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Cajamarca: un nuevo modelo de desarrollo

Cajamarca, departamento rico y diverso, ha seguido descendiendo en el indicador de desarrollo humano. Actualmente se ubica entre los cinco departamentos menos desarrollados del país, teniendo en cuenta la esperanza de vida al nacer, el nivel educativo y el ingreso familiar.

Todos conocemos la historia de los conflictos en Cajamarca que, desde el 2004, con la oposición al proyecto Quilish, de Yanacocha, marcaron una ruta que se ha mantenido, teniendo como corolario la paralizacióndel proyecto Conga, cuya construcción ya había sido iniciada.

El gobierno regional reelecto para el periodo 2015-2018 nos deja un mensaje muy claro sobrela búsqueda de una visión de desarrollo no centrada en la minería. No pretendo analizar las causas de este divorcio, sabiendo que Cajamarca cuenta con grandes yacimientos minerales.

Conociendo que el potencial económico de Cajamarca se ubica en los sectores agrario, turismo-artesanía, servicios y minería, y que esta última representa un alto porcentaje de los ingresos del PBI regional, la pregunta que surge es: ¿Cómo lograr, bajo una visión de largo plazo que busca un desarrollo sostenible, que los recursos minerales puedan serutilizados racionalmente como una base para alcanzar dicha visión?

Una propuesta es la participación de todos los grupos de interés en el desarrollo de estas actividades. Si a la empresa privada concesionaria de un yacimiento minero se le suman los tres niveles de gobierno del territorio de cada proyecto, en un modelo participativo, las cosas podrían cambiar, lo que ayudaría a construir confianza entre todos los actores.

Partiendo del refrán “zapatero a tus zapatos”, por su “expertise”, quien podría liderar toda la construcción y operación es la empresa privada, que podría recibir apoyo social, político y hasta económico de las instancias del Estado involucradas.Todos los actores unidos podrían trabajar también la exploración, para asegurar continuidad en la operación futura que permita dar una base más estable. Y así, tal vez encontrar el camino para un nuevo modelo de minería en el Perú.

Para facilitar las cosas, hay empresas con deseos de invertir en Cajamarca y que al no cargar una relación de tensión con la población y las autoridades, podrían facilitar la aplicación del nuevo modelo. Sabemos que Milpo está interesada en Michiquillay y que Minmetalses propietaria de Galeno, en La Encañada y Sorochuco.

De dar un paso en ese sentido, Cajamarca podría romper esquemas e iniciar un nuevo modelo de valor compartido.