Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Ayacucho: la eterna elección del mal menor

El nuevo gobernador regional de Ayacucho para el periodo 2019 – 2022 es el líder y dueño del movimiento regional Musuq Ñan, Carlos Rúa. Con una diferencia de 41,853 votos, obtuvo el 58.64% de votos válidos o 50.6% de votos emitidos en una segunda vuelta donde el 35% de los electores decidió no acudir a las urnas, 11.5% más que la primera vuelta. Los votos blancos y viciados alcanzaron el 14%.

Se trató de una campaña electoral sin planes de gobierno sostenibles ni políticas claras a implementarse en los próximos cuatro años; pero abundante en acusaciones mutuas de ser el “continuismo” de la actual gestión (caracterizada por la corrupción) y de tener entre sus filas a personajes ligados al fujiaprismo; tal fue el enfrentamiento que en ocasiones los simpatizantes llegaron al extremo de agredirse verbal y físicamente.

Richard Prado, candidato invitado de Hatun Tarpuy, tuvo un escenario complicado pues los “dueños” del movimiento lo dejaron abandonado a su suerte tras una serie de disputas internas. Si bien pudo aprovechar esa situación para generar condiciones y abrir espacios de diálogo para un gobierno de concertación, prefirió esperar a ver el panorama político. Posteriormente, un conjunto de sucesivas (in)acciones como el silencio prolongado luego de los primeros resultados, sumada a las ausencias o tardanzas a debates programados y una exagerada victimización, conllevaron a que los votos indecisos terminen por inclinarse a favor del Tractor. Pese a estas falencias, llama la atención que Prado haya obtenido el respaldo de más de 100 mil electores.

Carlos Rúa y su equipo supieron canalizar los vacíos y errores de Prado. Si bien durante la campaña en primera vuelta fueron quienes acusaron a sus adversarios de fujimoristas o corruptos, los aludidos terminaron aliándose sin reparos; tal es el caso de la candidata Esperanza Rojas, conocida por su filiación fujimorista o de José Urquizo, a quien se le cuestiona por un diálogo que lo compromete con los CNM audios.

¿No que no? Ambos candidatos se comprometieron públicamente a no convocar a funcionarios de la actual gestión; sin embargo, durante la campaña se evidenció que varios de estos personajes cuestionados acompañarán al equipo de gobierno. Esta situación demuestra que lo que existirá es un reciclaje de funcionarios.

Una lección que deja estas elecciones es que hasta la actualidad no existen movimientos políticos fortalecidos, con propuestas claras que trasciendan al periodo electoral; se trataría de organizaciones creadas ad hoc donde no existe militancia y el liderazgo está en manos del dueño del movimiento o de quien decidan invitar con anticipación o a última hora; todo ello perjudica a la institucionalidad y el fortalecimiento de la democracia; de ahí que la percepción de un sector del electorado es que –para este caso- ambos candidatos no son de fiar, asumen que quien gane las elecciones gestionará intereses privados a fin de recuperar la inversión realizada en campaña; sin embargo, sostienen que “hay que escoger al mal menor”; de ahí la polarización del electorado a la hora de definir por una de las opciones.

El voto nulo o viciado obtuvo un 14% del total de votos emitidos. En esta oportunidad, esta propuesta jugó un papel distinto a las anteriores elecciones, pues fue parte de las opciones a considerar no solo en Ayacucho, sino también en otras regiones donde los resultados alcanzaron el 40% en Tacna, 34% Ancash y 30% Arequipa. En el caso de Ayacucho no hubo una campaña como los casos mencionados; algunas voces independientes y no articuladas agendaron el tema, tanto así que simpatizantes de Hatun Tarpuy y Musuq Ñan se manifestaron contra esta opción, situación que no ocurrió anteriormente.

Finalmente, culminado este periodo y luego de la resaca electoral, queda la tarea de hacer seguimiento a los planes de gobierno, el “Acuerdo de Gobernabilidad” de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza y las actas de compromiso firmadas durante la campaña con el propósito de impulsar un gobierno que muestre resultados de impacto en la población.

Ayacucho

 

Ayacucho

Foto:  ©Luisenrrique Becerra / NoticiasSER