Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Aprovechemos el 2014 y 2016

Tendremos más de dos años casi consecutivos de campañas electorales en el Perú que generarán mucho ruido político. Comenzaremos con las municipales y regionales que se realizarán en el segundo semestre del 2014 y continuaremos con las elecciones para  presidente y congresistas en el primer semestre del 2016.

En las elecciones municipales la cantidad de candidatos seguramente marcará récords históricos, sobre todo en las zonas que reciben mayor canon minero.

Si la historia se repite, las paredes de todo el país volverán a ser pintadas. Los debates se centrarán en ataques, buscando destruir más que construir. Como en la canción de Rubén Blades, la gente dirá: “Pablo Pueblo … vuelve a ver las paredes con las viejas papeletas, que prometían futuro, en lides politiqueras y en su cara se dibuja, la decepción de la espera”.

¿Qué deberíamos exigir como electores?

Que el debate de los candidatos se enfoque en las prioridades que cada población ha planteado en sus planes concertados de desarrollo. Si cada distrito, provincia o región conoce sus sueños y necesidades, sería ideal que los candidatos propongan cómo alcanzar esos objetivos y que cada uno presente un plan. Si la discusión se centra en estos temas, se generará un círculo virtuoso donde la misma población se identificará cada vez más con sus propios sueños y necesidades. 

¿Qué deberíamos hacer como electores?

Elegir bien, a conciencia. Un líder que dirija el destino de una población requiere ser honesto, tener una visión de largo plazo con habilidad para generar impacto en el corto plazo, tener capacidad de gestión y organización, ser un formador de equipos de trabajo, tener la muñeca para concertar con todos los actores consiguiendo resultados, saber escuchar y enseñar con el ejemplo.

Este líder debe hacer un gran esfuerzo para rodearse de gente que lo ayude en hacer realidad la esperanza de todos, evitar criticar al que lo antecedió, tener pensamiento positivo, inspirar y construir confianza.

El Perú vive en este momento una etapa en la que contamos con una serie de programas, fondos y recursos; los que llegarán a nosotros siempre y cuando elijamos autoridades que tengan las habilidades y competencias necesarias y eso… depende de nosotros mismos.