Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Áncash: un fracaso político más ¿importa?

Habrá segunda vuelta en Áncash. De las 15 organizaciones políticas participantes en la contienda electoral regional dos, que no han obtenido la mayoría absoluta, nuevamente estarán en contienda; se trata del movimiento regional El Maicito y el partido Somos Perú representados por Juan Santos Rebaza Carpio y Juan Carlos Morillo Ulloa.

La diversidad de grupos políticos participantes, la indiferencia de los electores ante “más de lo mismo” y las repercusiones de la coyuntura política nacional en el espacio regional, ocasionaron que Rebaza Carpio y Morillo Ulloa obtengan la mayor votación (22% de votos emitidos) en un ambiente superado por los votos nulos y blancos (25%).

La reciente historia de Áncash relacionada con la corrupción y sus gobernadores regionales César Alvarez y Waldo Ríos detenidos por procesos de corrupción y Enrique Vargas, de reciente liberación por la conversión de la pena, al ser condenado por delito de falsedad genérica, ocasionó que diversas organizaciones – particularmente juveniles- organizaran actividades de información y concientización para que la historia no se repita. Fue una buena iniciativa que chocó con el poder económico de las organizaciones políticas que, en el desarrollo de sus campañas, no compitieron por dar a conocer sus planes de gobierno sino por presentar al mejor grupo musical de moda que atrajera más gente. Y, en el espacio urbano marginal y rural, no tuvieron escrúpulos en otorgar cajitas de fósforos conteniendo billetes de veinte soles. El viejo estilo que genera diversión y asistencia, mas no reflexión y postura políticas. En medio de esta realidad resultan ganadores dos candidatos que poco o nada ofrecen para responder a las exigencias de mejorar la región en el plano social, económico y cultural.

A fin de conocer a los ganadores es necesario hacer memoria ¿quién es Rebaza Carpio? Rebaza es una persona con educación secundaria, laboró como auxiliar de caja en PescaPerú y fue ministro de Pesquería en el primer gobierno de Alan García. Señala como ingreso anual la suma de S/. 18,360.00 y, en esta oportunidad, participa del  Movimiento Regional “El Maicito” organización bajo el liderazgo del ex alcalde provincial de Huaraz Vladimir Meza Villareal, procesado por presuntos actos de corrupción. Y, Juan Carlos Murillo Ulloa de 38 años de edad, es un profesional en Ingeniería Civil con un ingreso anual de S/. 15,000.00, sin experiencia en gestión pública y que entre los candidatos participantes es el que tiene el mayor número de sentencias condenatorias (libramiento y cobro indebido y por omisión a la asistencia familiar) y que fue rehabilitado antes de haber pagado la reparación civil que se efectiviza “apenas nueve días antes de finalizar el plazo para inscribirse como candidato” según el portal Ojo-Público.com.

Un tema que preocupa respecto del comportamiento de la mayoría de candidatos es su aparición pública solo en las campañas electorales. Durante el desarrollo de la vida política, económica y social de la región no se les encuentra ni se manifiestan. Ante problemas serios que involucran la vida regional ningún representante político opina o se hace sentir. No se han pronunciado sobre la inminente exploración y explotación petrolera en el mar ancashino; tampoco sobre los graves conflictos sociales que origina la gran minería ni los que genera la minería ilegal e informal. No participan de ningún evento relacionado con el cambio climático que, dada las particularidades geográficas de nuestra región, merece atención prioritaria. Ni que decir de los temas anticorrupción. Muchos tienen vínculos cercanos con agentes vinculados al poder de César Alvarez y los famosos “comandos” se mimetizan  en las diversas candidaturas. De todo lo señalado no son ajenos los representantes de El Maicito y Somos Perú.

Pareciera que la mayoría de electores ancashinos somos multidrogos resistentes para considerar candidaturas que contemplen elementos relacionados con la idoneidad y originalidad de los planes gobierno, el nivel académico y la experiencia de gestión pero sobre todo las  señales de corrupción  y los procesos judiciales en trámite y culminados de los candidatos. Estos elementos, promovidos por el Colegio de Arquitectos, a través de la “Arquitectura del candidato”, ubican a Rebaza Carpio superando la media y a Morillo Ulloa en último lugar.

Si bien ambos contendores han firmado el Acuerdo de Gobernabilidad de la MCLCP que contempla dimensiones de carácter social, económico, institucional y ambiental acorde con diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible, para buen sector de la sociedad regional quien resulte ganador el próximo mes de diciembre, no ofrece garantías de buen gobierno ni servicio al bien común.  Por ello, la sociedad civil organizada –y en particular el sector juvenil-, estará vigilante.  Vigilancia social y ciudadana para que en la región Áncash la corrupción, en todas sus manifestaciones, sea sancionada y no vuelva a repetirse a fin de mantener la esperanza de  un Áncash distinto. Ancashinas y ancashinos estemos atentos para no volver a fracasar.

 

---------

Víctor Mendoza Barrantes: Abogado, educador. Director de la Comisión de Justicia Social Chimbote. Miembro CDN CNDDHH. Comité Internacional JPLC-CCVI