Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

2021: salvo una alianza electoral el resto es ilusión

Foto: El Comercio

Julio Failoc Rivas.

Las últimas elecciones congresales han configurado un nuevo mapa político de cara a las próximas elecciones generales. La atomización partidaria le ha quitado peso político a la capital del país que concentra casi un tercio del total electoral (32%). Ha quedado demostrado que Lima ya no define la mayoría parlamentaria, lo que debe llevar a repensar en nuevas formas de gobierno que permitan tomar en cuenta el peso político real de las regiones.

El partido con mayor importancia electoral en el país ha sido Acción Popular que logró 25 escaños. Logró ampliar su presencia política en 17 regiones, considerando que ganó en 5 regiones (Callao, Huánuco, Lambayeque, Pasco y San Martín) quedó en segundo lugar en 4 (Cajamarca, Ica, Loreto y Tumbes) y en 8 regiones (Arequipa, Cusco, Huancavelica, Lima provincias, Piura, Puno, Tacna y Ucayali) obtuvo el tercer lugar.

Alianza para el Progreso se convirtió en la segunda fuerza política logrando 23 congresistas. Ganó en 6 regiones (Cajamarca, Ica, La Libertad, Loreto, Moquegua y Tumbes), logró el segundo lugar en 7 (Ancash, Apurímac, Ayacucho, Huánuco, Pasco, Piura y San Martín) y quedó en tercer lugar en 2 (Amazonas y Junín).

El Frepap y Fuerza Popular constituyen la tercera fuerza política con 15 congresistas cada uno. El Frepap logro el primer lugar en 2 regiones (Lima provincias y Ucayali), 2 (Junín y Tacna) en segundo lugar, y un tercer lugar en 5 regiones (Huánuco, Lima, Loreto, Madre de Dios y Pasco), mientras que Fuerza Popular se ubicó en primer lugar en Piura, segundo lugar, en el Callao y Lima provincias y, en tercer lugar, en las regiones de Ica, San Martín y Tumbes.

Unión por el Perú se ubicó como la cuarta fuerza política con 13 congresistas. Ganó en 5 regiones (Arequipa, Ayacucho, Huancavelica, Puno y Tacna), quedó en segundo lugar en 2 (Cuzco y Madre de Dios) y en 2 regiones (Ancash y Apurímac) logró el tercer lugar.

Podemos Perú logró 11 congresistas, constituyéndose en la quinta fuerza política, sin embargo, solo ganó en Lima y Moquegua. En ningún otro lugar logró una ubicación expectante como ocurre con el resto de organizaciones políticas. 

Somos Perú obtuvo 10 congresistas, logrando convertirse en la sexta fuerza política. Quedó en primer lugar en Ancash, alcanzó el segundo puesto en Amazonas y Ucayali, y el tercer lugar, en Lambayeque.

Finalmente, el Frente Amplio y el partido Morado lograron 9 congresistas cada uno. El Frente Amplio logró el primer lugar en Amazonas y Apurímac, el segundo lugar en Puno, y el tercer lugar en las regiones de Ayacucho, Cajamarca y la Libertad, mientras que el Partido Morado sólo alcanzó un segundo lugar en Lima y Arequipa.

Los resultados electorales configuran un nuevo mapa político, y además un escenario para el establecimiento de alianzas con miras a las elecciones del 2021. Acción Popular tiene una mayor proyección nacional, lo que hace prever que irá solo a las elecciones. La consolidación de Alianza para el Progreso en el norte, con una presencia gravitante en el centro del país, no resulta suficiente para alcanzar la presidencia de la República. Fuerza Popular se ha reducido a Piura, el Callao y Lima provincias, por lo que sus posibilidades electorales son limitadas.

Si bien la UPP ha desplazado al Frente Amplio, en el Sur del Perú, todavía es difícil, aun con Antauro Humala, que se constituya en una posibilidad seria. El Frente Amplio ha logrado reacomodarse en Amazonas, Apurímac y Puno, pero requiere de una alianza de izquierda, si quiere recuperar el sur del Perú y evitar que su voto sea absorbido por UPP u otro partido con discurso radical.

Podemos Perú y el Partido Morado han demostrado que son organizaciones políticas limeñas que -con la aparición de candidatos como Del Solar o de Forsyth- tendrán serios problemas para ganar las elecciones. Y, por último, el Frepap tiene una posición importante en la capital, Lima provincias y una presencia relevante en casi toda la Selva, lo cual puede ser de utilidad para una alianza electoral.

Salvo Acción Popular, el resto de organizaciones políticas requiere establecer alguna alianza si quiere tener posibilidades electorales o una buena bancada para el Congreso de la República en el 2021.

Salvo una alianza electoral el resto es ilusión.