Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Preocupación en Ayabaca por avance del covid-19 y cercanía de fiesta del Señor Cautivo

Foto: Luis Alberto Calle

Ricardo Parra

Ayabaca, es una de las provincias piuranas que recibió tardíamente la entrada del coronavirus, pues al iniciarse el estado de emergencia nacional, desempeñó un papel de contención similar al que tuvieron Morropón y Huancabamba. Las rondas campesinas, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, hicieron un trabajo articulado que fue apoyado por la población con el acatamiento de la cuarentena; sin embargo, en el día de la madre se registraron los dos primeros casos y a partir de allí las alarmas se encendieron.

Con una población de más de 155 mil habitantes, repartida en 867 centros poblados, pertenecientes a 10 distritos; Ayabaca es una las provincias cuyos centros de salud y postas médicas, si bien tienen capacidad hospitalaria, carecen de Unidades de Cuidados Intensivos. Es por ello que con 1,577 casos positivos hasta la fecha - de acuerdo al último reporte emitido por la Dirección Regional de Salud de Piura (Diresa) – producto del levantamiento de la cuarentena, y teniendo muy cerca la tradicional fiesta patronal del Señor Cautivo, en la que llegan miles de peregrinos procedentes de diversos lugares, las medidas sanitarias se han redoblado, reforzando así el comunicado emitido por la Diócesis de Chulucanas, que tiene a cargo Monseñor Daniel Turley, en el cual se da a conocer que quedan suspendidas tanto peregrinaciones, procesiones y demás actividades que tengan que ver con este fervor religioso.

Noticias SER conversó con el jefe del Centro de Salud de Ayabaca I-4, el Dr. Moisés Vivanco Mazzo, el cual nos amplió lo que viene sucediendo en esta provincia piurana.

Para el médico ayabaquino, la situación del covid-19, desde que se levantó la cuarentena, se encuentra en un escenario de transmisión comunitaria que no solamente está afectando a la ciudad sino también a las zonas rurales, donde se está esparciendo con bastante rapidez. “Desde el inicio de la pandemia nos preocupamos por la contención para la ciudad, haciendo el mayor esfuerzo posible para que el virus no llegue a las poblaciones rurales. Hoy que el virus logró entrar allí, nos preocupa bastante que los pobladores no guarden el distanciamiento social, no se laven las manos, realicen peleas de gallos e incluso celebren fiestas patronales, como si nada estuviera pasando”, señala.

Para Vivanco, la estrategia ya no estaría centrada en la contención sino en la desinfección y en la educación a la población rural que es donde se están reportando los nuevos casos y para ello es crucial seguir trabajando con los equipos de respuesta rápida. “Tenemos centros poblados con casos confirmados que se encuentran a cuatro horas de la ciudad, por lo cual nuestras unidades de salud tienen que desplazarse hasta allá con dificultad para hacer los tamizajes e iniciar el tratamiento oportuno; por eso instamos a los pobladores a que colaboren guardando el distanciamiento social”, insiste.

El Dr. Moisés Vivanco nos comenta que, si bien no han tenido una crisis por escasez de oxígeno, ha habido casos complicados que fueron referidos al hospital temporal “Estadio Campeones del 36” de la provincia de Sullana. “Hemos hecho un requerimiento al Ministerio de Salud, presentando un sustento  de la necesidad que tenemos de contar con una planta de oxígeno, asimismo hemos solicitado una ambulancia equipada ya que la que tenemos actualmente es un vehículo rural tipo II, que tiene más de 10 años de antigüedad”, subraya.

Fiesta del Señor Cautivo

Finalmente, el jefe del Centro de Salud de Ayabaca, mostró su preocupación respecto a la cercanía de la fiesta religiosa del Señor Cautivo. “Es difícil controlar la peregrinación voluntaria de muchas personas que llegan cada año a nuestra ciudad, es por ello que hemos hecho otro requerimiento a la unidad ejecutora, solicitando más balones de oxígeno y contar, ya no con seis, sino con ocho equipos de respuesta rápida, por si acaso”, enfatiza.

Los claroscuros de la lucha contra el covid-19

Noticias SER también dialogó con Gerardo Chamba Vicente, corresponsal de Radio Cutivalú, quien nos informó que, al inicio de la pandemia, las rondas campesinas estuvieron bastante organizadas, colocando tranqueras en la entrada de cada centro poblado desde donde se impedía el ingreso de foráneos; sin embargo, una vez que se le levantó la cuarentena, el virus comenzó a diseminarse con la llegada de comerciantes y turistas  en vehículos particulares.

El profesor Chamba saludó el trabajo que los profesionales jóvenes de la salud hacen con su SERUM en Ayabaca, pero lamentó la escasez de médicos, que al igual que en Chulucanas, piden excesivos honorarios por sus servicios.

Finalmente, denunció que el alcalde de Ayabaca, Baldomero Marchena, estuvo regalando canastas con víveres en el distrito piurano 26 de octubre, el cual no corresponde a su jurisdicción, provocando la indignación entre la población ayabaquina, que lo acusó de pagar favores electorales. Como se sabe, la municipalidad de 26 de octubre está cuestionada por ciertas irregularidades que están en investigación.