Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Existen elementos comunes que expliquen el avance de los partidos y discursos populistas de derecha radical en Europa occidental y Estados Unidos?

Foto: 20minutos.es

Natalia Guerra García Balcázar

Análisis de los casos de Francia, España, Reino Unido y EE.UU.

1. Introducción

En el presente ensayo busco responder a la pregunta de si es que existen elementos comunes que expliquen el avance de los partidos de derecha radical con discursos populistas en Francia, España, Reino Unido y Estados Unidos. Respecto a Francia y España, analizaré el apoyo al partido Rassemblement National (RN)—Front National (FN) hasta el 2018— y al partido VOX, respectivamente. En relación al Reino Unido y Estados Unidos, me concentraré en el apoyo a los discursos populistas de derecha radical ya que, al tener un sistema básicamente bipartidista, tanto la derecha como sus contrapartes ideológicas, engloban políticos y militantes que, aunque coinciden generalmente en lo fundamental, pueden tomar posiciones matizadas sobre determinados tópicos.

Para definir el concepto de derecha radical, me basaré en lo especificado por Mudde (2007), quien lo define como una ideología basada en la creencia de un orden natural con desigualdades. Es radical porque se opone a algunas características claves de la democracia liberal, especialmente al pluralismo político y a la protección constitucional de las minorías. Asimismo, con el fin de explicar la naturaleza populista en los recientes discursos, definiré al populismo como la ideología que considera que la sociedad está separada en dos grupos homogéneos y antagónicos, la gente ‘pura’ y la ‘élite corrupta’. Esta argumenta que la política debería ser la expresión de la voluntad general de las personas y muestra cinismo ante las autoridades –tanto políticas como culturales y del conocimiento— y cuenta con un set de ideas enmarcadas en lo antisistema, el autoritarismo y el nativismo (Mudde, 2007)

Respecto al nativismo, esta es una ideología que sostiene que los estados deberían ser habitados exclusivamente por los miembros del grupo nativo (‘la nación’) y que los elementos no nativos (personas e ideas) constituyen una amenaza contra un estado-nación homogéneo (Mudde, 2007). Higham (1956) argumenta que es un tipo de nacionalismo, concepto que Mudde (2007) define como una doctrina política que se esfuerza por lograr la congruencia entre la unidad cultural (la nación) y la política (el estado), y alcanzar un estado monocultural. Por otro lado, el concepto de autoritarismo es definido por Adorno et al. (1969) como una disposición general de glorificar, estar subordinado y de no criticar a las figuras de autoridad del grupo interno (ingroup figures) y de tomar una actitud de castigar a las figuras de grupos externos (outgroup figures) en el nombre de alguna autoridad moral.

Parto del supuesto de que los partidos de derecha radical, como definida aquí, han tenido un creciente apoyo desde finales del siglo XX y, sobre todo, a inicios del XXI. Esto se evidencia en los procesos electorales recientes en los países a evaluar. En el 2017, el FN llegó a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales por primera vez desde el 2002, alcanzando el 33.9% de los votos; porcentaje más alto obtenido por el partido en una segunda vuelta (Halikiopoulou, 2018).

Por el lado de España, en las elecciones generales del 2019, el partido Vox alcanzó 10.26% del voto total y 24 escaños en el congreso, siendo un partido relativamente nuevo (Rubio-pueyo, 2019). Respecto a EE.UU., en el 2016, la victoria de Donald Trump luego de ocho años de gobernanza del Partido Demócrata con Barack Obama marcó un fuerte cambio hacia la derecha del Partido Republicano. En junio de este mismo año, los ciudadanos del Reino Unido votaron en un referéndum a favor de dejar de formar parte de la Unión Europea (‘Brexit’). Se puede considerar que estos dos últimos sucesos fueron impulsados por discursos de derecha radical, en especial por sus características populistas, como discutiré más adelante (Gusterson, 2017).

2. Análisis

Con el fin de realizar el análisis entre los partidos de derecha radical y discursos populistas en los países indicados, identifiqué dos ejes claves. En la primera sección evaluaré el contexto en el que surge el apoyo al sujeto de análisis y las circunstancias de los países que impulsan este fenómeno. En la segunda sección, desagregaré los componentes de los discursos de estos partidos y líderes políticos,y los principios e ideales que defienden.

2. 1 Contexto y circunstancias

Como comentado por Kahat (2019), Funke et al. (2016), evaluando 20 países considerados como dearrollados entre 1870 y 2014, concluyen que los partidos de derecha radical incrementan su proporción de votos en 30% en los cinco años luego de una recesión precedida por una crisis financiera, y terminados los 5 años la proporción de votos vuelve a su media histórica. No obstante, la última gran crisis, la Gran Recesión de 2007, ocurrió hace ya 13 años y no hay evidencia de que el apoyo a partidos de derecha radical esté declinando. Entonces, no es necesario que haya habido una crisis económica recientemente para que surja el apoyo a partidos de derecha radical, ya que estos también surgen en tiempos de bonanza.

Dicho esto, Kahat (2019) menciona otros factores relevantes. Uno es la desigualdad del ingreso, la cual aumentó en la gran mayoría de los países pertenecientes a la OCDE entre 1980 y 2009, y se asocia con el crecimiento del autoritarismo, el cual trae consigo polarización política. Esto dificulta la gobernabilidad al impedir acuerdos entre fuerzas políticas y limitar el funcionamiento eficiente de la democracia (Inglehart, 2018)

En relación a EE.UU., Krugman (2007) caracteriza a la segunda mitad de la década del setenta hasta la actualidad con la menor proporción de normas que son aprobadas con respaldo bipartidista en el Congreso. Él vincula a esta polarización con la creciente influencia de las élites económicas en las decisiones políticas. Así, al tomarse decisiones en base a solo un grupo económicamente poderoso, crece la desigualdad en la distribución de los ingresos y esta brecha mantiene a los poderosos en poder, formando un círculo vicioso. Esto se evidencia a través de los aportes económicos de parte de las élites a las campañas políticas, y de la influencia desproporcionada que tienen sobre la agenda del debate público a través, por ejemplo, de los denominados ‘lobbies’.

Lo último se vincula con los resultados de las elecciones presidenciales estadounidenses del 2016, dado que la victoria de Donald Trump reflejó el abandono que sentía gran parte de la clase obrera blanca (white working class o WWC) de parte del Partido Demócrata. La WWC sentía que se habían estado priorizando las preferencias de intelectuales demócratas, con quienes no comparte el apoyo por la política de pluralismo de identidad y por lo cual son calificados como homofóbicos y racistas por demócratas, sintiéndose despreciados (Gusterson, 2017).  Por el lado de Reino Unido, España y Francia, en un estudio realizado por Epp & Borghetto (2020) utilizando información entre 1941 y 2014, los resultados demostraron que temas vinculados a la distribución del ingreso y programas de bienestar social pierden relevancia en relación a los temas vinculados a la aplicación de la ley, la inmigración y la defensa nacional.

Por otro lado, según Kahat (2019), la desigualdad en la distribución de los ingresos no generaría un problema por sí misma si no fuera por las bajas tasas de movilidad social. En el caso del Reino Unido, nueve de las diez ciudades con menor movilidad social votaron a favor del ‘Brexit’, mientras que en nueve de las diez con un mayor nivel votaron en contra. Esto fue porque los votantes relacionaban sus problemas económicos con el hecho de pertenecer a la UE, dado que competían en los mercados de bienes, servicios y empleo con el resto de los miembros (Sensier & Devine, 2017).  Asimismo, no tener un título de educación superior hizo más probable que un ciudadano votara a favor del ‘Brexit’ y, siendo blanco no hispano, votara por Donald Trump en EE.UU. Mas aún, en EE.UU. la tasa de desempleo para el grupo de blancos no hispanos entre 45 y 54 años es mayor que la tasa promedio del resto de la población (aunque no necesariamente que la de minorías étnicas), así como las tasas de mortalidad, elevadas principalmente por el suicidio, alcoholismo, y sobredosis de drogas (Case & Deaton, 2015).

Tasas de desempleo con tendencias crecientes también han estado presentes en España entre el 2007 y el 2013, en Francia entre el 2009 y 2015, y en Reino Unido entre el 2009 y 2013 (OIT, 2020). Aquí es donde la atracción por el nativismo surge. Según Kahat (2019), a pesar de que no exista evidencia empírica, los ciudadanos desempleados perciben que su situación es culpa de los inmigrantes al estar ocupando puestos de trabajo que ‘no les pertenecen’. En realidad, vemos que, en EE.UU., por ejemplo, los niveles de desempleo altos en los trabajos industriales se deben a la automatización y al comercio internacional que han permitido agilizar procesos y reducir la fuerza laboral y aun así aumentar la productividad (Inglehart, 2018). Así, en EE.UU. el ‘temor’ es ocasionado por la inmigración de mexicanos; y en Francia y en Reino Unido, principalmente de musulmanes y ciudadanos del resto de la UE.

España resulta un caso específico, ya que, además del temor por la inmigración ‘externa’, la simpatización por el nativismo se manifiesta a través del rechazo hacia los independentistas catalanes, ya que estos buscan desunificar el estado-nación homogéneo. En efecto, el proceso independentista de Cataluña iniciado en 2012 fue débilmente atendido por el gobierno del presidente Rajoy, y polarizó a la población española de centro y periferia. En este contexto VOX ingresa en el escenario político y, según las encuestas españolas, representa al territorio español en el que la inmigración se ha convertido en un fenómeno importante tras la Gran Recesión y sus consecuencias (Climent & Montané, 2020).

Es así como las circunstancias abren paso a un discurso populista y de derecha radical que atrae a aquellos que se han sentido ‘dejados de lado’ y que sufren de las consecuencias del desempleo y la alta desigualdad de ingresos en sus países, pero sobre todo de una gestión política deficiente y sesgada de parte de los gobiernos recientes.

2. 2 Características del discurso político y fundamentos ideológicos

Ya que las crisis económicas no se ven relacionadas de manera significativa con un crecimiento en el apoyo de discursos de derecha radical, Mols & Jetten (2016) concluyen que la estrategia de los líderes de derecha radical es desviar a su público objetivo de la atención de la situación económica actual real, y afianzar el miedo de la existencia de alianzas políticas que priorizan a las minorías o inmigrantes sin importar el mérito personal. El rechazo hacia los inmigrantes—también definido como xenofobia—no surge solo debido a las preocupaciones económicas que se relacionan con el contexto del país, sino también a una posible pérdida de las identidades culturales ‘tradicionales’.

Según Greven (2016), en Europa Occidental, usualmente se define como ‘otros’ a los inmigrantes procedentes de países musulmanes y en los programas de diversos partidos políticos destaca la prohibición del hiyab o el burka y el rechazo contra la construcción de minaretes o mezquitas, al postular al islam como la mayor amenaza para la seguridad y la identidad nacional. Esto último se halla, por ejemplo, en las “100 medidas urgentes” de VOX para España, documento en el cual también proponen establecer cuotas de origen para la inmigración, privilegiando a las nacionalidades que compartan idioma y ‘lazos de amistad y cultura’ con España (VOX, 2018).

En el caso del Reino Unido, el discurso de los líderes políticos que defendían el ‘Brexit’ aludía a sentimientos antinmigrantes y nativistas en Inglaterra, resultando finalmente en el voto a favor (Norris & Inglehart, 2016). Por otro lado, el discurso de Donald Trump plantea que EE.UU. debería ser ocupado por miembros del grupo ‘nativo’ y que los ‘no nativos’ son una amenaza (Halikiopoulou, 2018). Así, proponía la construcción de un muro que impidiese la inmigración mexicana por la frontera, bajo el lema de “Make America Great Again” (Que América vuelva a ser grande) (Trump, 2016). En Francia, por su parte, el discurso de Marine Le Pen propone un referéndum, tal como el del ‘Brexit’, al sostener que Francia estaría mejor sin pertenecer a la UE. Además, declara que las decisiones deberían ser tomadas por los ciudadanos y directamente controladas por ellos. Propone ‘recuperar’ su territorio como franceses, establecer una cuota de 10,000 inmigrantes legales al año y salir del espacio Schengen; todos rasgos de populismo (Le Pen, 2017).

Esta característica de los discursos políticos de derecha radical de intentar romper tabúes y enfatizar el sentimiento de ‘nosotros’ y ‘los otros’, despectivo hacia los últimos abiertamente, también se refleja al defender una identidad ‘tradicional’ o conservadora. Por ejemplo, en EE.UU. Donald Trump ganó un 81% del voto blanco y evangélico tras oponerse y mostrar disgusto frente al aborto, posicionándose como parte del ‘nosotros’ de grupos conservadores. En el caso del partido VOX, proponen también suprimir en la sanidad pública intervenciones de cambio de sexo y de aborto y, por ejemplo, impulsar una ley de protección de la tauromaquia (VOX, 2018).

Por último, el discurso ha buscado suavizar sus vínculos con la élite burguesa, el racismo o el fascismo, dependiendo del caso, y ha intentado reposicionar a la derecha radical como aquella que también apoyará a la población no satisfecha por la representación de otros partidos que ya hayan estado en el poder. En Francia, el cambio de préférence a priorité national del RN ha permitido desasociar las connotaciones negativas de la retórica de Jean-Marie Le Pen—relacionadas con discriminación y exclusión—y girar en torno al eje de la ideología nativista en lugar de la raza, bajo el liderazgo de Marine Le Pen (Vampa, 2020). Asimismo, el discurso comunica que durante muchos años las políticas sociales y fiscales han empobrecido a las clases medias y populares mientras que se enriquecían las multinacionales y se beneficiaba con el dinero público a la inmigración descontrolada (Le Pen, 2017). Adicionalmente, en Estado Unidos el discurso de Donald Trump en el 2016 giraba en torno a la recuperación de trabajos industriales, específicamente para los pertenecientes a la WWC, quienes tienen un nivel relativamente bajo de educación (Gusterson, 2017).

3. Conclusiones y limitaciones

En conclusión, existen diversos elementos comunes que se pueden encontrar como explicación del avance de los partidos de derecha radical y discursos populistas en los países analizados. En primer lugar, está la desigualdad de ingresos que lleva a la desigualdad de poder político y representación. En segundo lugar, están las altas tasas de desempleo y las bajas tasas de movilidad social. Y, en tercer lugar, está la retórica antinmigrante que culpa a los ‘otros’ de los problemas socioeconómicos que sufren los ciudadanos de clase media y baja, quienes sienten que no han estado siendo considerados por los últimos gobiernos. Además, los discursos muestran apoyo a la identidad ‘tradicional’ y buscan desvincularse con ideologías como el fascismo y racismo. Una diferencia importante se da en el caso Español, en el que la división de ‘nosotros’ y ‘otros’ se marca principalmente entre regiones del mismo país. Aún así, es una carácterística del nativismo.

Por cuestiones de tiempo y espacio, hace falta profundizar sobre la heterogeneidad política, social y económica de cada país, a pesar de que estos compartan las características similares mencionadas. En el caso europeo los resultados no pueden generalizarse para todo Europa, ni Europa occidental, ya que las tendencias políticas varían significativamente dependiendo del país. No obstante, el apoyo a la derecha radical está presente también en otros países europeos no evaluados aquí. Por ende, sería interesante poder ampliar la investigación considerando una mayor cantidad de países para así poder obtener una respuesta más consistente y sustentada a la pregunta planteada.

4. Bibliografía

Adorno, T. W., Frenkel-Brunswik, E., Levinson, D. J., & Nevitt Sanford, R. (1969). The Authoritarian Personality. En M. Horkheimer & S. H. Flowerman (Eds.), Studies in Prejudice (pp. 31–280). The American Jewish Committee Social Studies Series.

Case, A., & Deaton, A. (2015). Rising morbidity and mortality in midlife among white non-Hispanic Americans in the 21st century. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 112(49), 15078–15083. https://doi.org/10.1073/pnas.1518393112

Climent, V., & Montané, M. (2020). Los partidos populistas de extrema derecha en España: Un análisis sociológico comparado. Izquierdas, 49, 910–931.

Epp, D. A., & Borghetto, E. (2020). Legislative agendas during periods of inequality: evidence from Europe and the United States. Journal of European Public Policy, 27(3), 1–20.

Funke, M., Schularick, M., & Trebesch, C. (2016). Going to extremes: Politics after financial crises, 1870-2014. European Economic Review, 88(SI: The Post-Crisis Slump), 227–260.

Greven, T. (2016). The Rise of Right-wing Populism in Europe and the United States. Friedrich Ebrt Siftung, 1–11.

Gusterson, H. (2017). From Brexit to Trump: Anthropology and the rise of nationalist populism. Journal of the American Ethnological Society, 44(2), 209–214.

Halikiopoulou, D. (2018). A Right-wing Populist Momentum? A review of 2017 Elections Across Europe. JCMS Journal of Common Market Studies, 1, 2–16.

Higham, J. (1956). Strangers in the Land: Patterns of American Nativism, 1860–1925. The American Historical Review, 61(3), 657–659. https://doi.org/10.1086/AHR/61.3.657

Inglehart, R. (2018). The age of insecurity: Can democracy save itself? Foreign affairs (Council on Foreign Relations), 97(3), 20–28. Recuperado a partir de https://www.researchgate.net/publication/328801387_The_age_of_insecurity_Can_democracy_save_itself

Kahat, F. (2019). El eterno retorno: la derecha radical en el mundo contemporáneo (1a ed.). Lima: Editorial Planeta Perú S.A.

Krugman, P. (2007). The Conscience of a Liberal (1a ed., Vol. 1). W.W. Norton & Company. Recuperado a partir de http://libgen.li/item/index.php?md5=A146377A972DACB53F98689409FDCC86

Le Pen, M. (2017). 144 Engagements Présidentiels. Rassemblement National. Recuperado a partir de https://rassemblementnational.fr/pdf/144-engagements.pdf

Mols, F., & Jetten, J. (2016). Explaining the Appeal of Populist Right-Wing Parties in Times of Economic Prosperity. Political Psychology, 37(2), 275–292. https://doi.org/10.1111/pops.12258

Mudde, C. (2007). Populist Radical Right Parties in Europe (1a ed.). New York: Cambridge University Press.

Norris, P., & Inglehart, R. (2016). Trump, Brexit, and the Rise of Populism: Economic Have-Nots and Cultural Backlash. Public Choice: Analysis of Collective Decision- Marking eJournal, 1–53.

OIT. (2020, junio 21). Unemployment, total (% of total labor force) (modeled ILO estimate) - Spain, France, United Kingdom. Recuperado 17 de julio de 2020, a partir de https://data.worldbank.org/indicator/SL.UEM.TOTL.ZS?locations=ES-FR-GB

Rubio-pueyo, P. V. (2019). Vox: ¿Una nueva extrema derecha en España? Fundación Rosa Luxemburgo. Nueva York. Recuperado a partir de https://www.researchgate.net/publication/334304642

Sensier, M., & Devine, F. (2017, junio). Social Mobility and Brexit: A Closer Look At England’s Left Behind Communities. The School of Economics Discussion Paper Series. The University of Manchester, Manchester.

Trump, D. (2016). Immigration reform that will Make America Great Again. Donald J Trump For President.

Vampa, D. (2020). Competing forms of populism and territorial politics: the cases of Vox and Podemos in Spain. Journal of Contemporary European Studies, (1478–2804), 1–19.

VOX. (2018, octubre 6). 100 medidas urgentes de VOX para España . Recuperado 17 de julio de 2020, a partir de https://www.voxespana.es/noticias/100-medidas-urgentes-de-vox-para-espana-20181006