Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Una propuesta para el canon minero

Javier Atkins, presidente regional de Piura y  de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales, ha planteado una alternativa frente a las voces que reclaman una redistribución del canon minero que pueda ayudar a reducir las inequidades y tensiones actuales.

Menciona Atkins que actualmente 10% del canon se otorga para el distrito productor (donde se explota el recurso natural), 25% a la provincia donde se extrae el recurso -incluyendo el distrito productor-  y 40% entre todos los distritos de la región entre los que también se cuenta al distrito productor. Adicionalmente,  el 25% restante se asigna al Gobierno Regional; porcentaje que incluye a las universidades nacionales.

Hagamos aquí un paréntesis para anotar que existen varios casos en el país de distritos en los que empresas mineras tienen construida o proyectada infraestructura como puertos, subestaciones eléctricas, mineroductos, pozas de relaves, campamentos, plantas de tratamiento, etc., y que reciben mínimos montos de canon porque esa infraestructura operativa minera no está ubicada en el distrito donde se ubica y explota el recurso mineral.

Este es el escenario: el distrito donde se encuentra el yacimiento recibe canon por tres canales diferentes: el 10% directo, más una parte del porcentaje provincial y otra de la distribución regional. Si una empresa minera tiene infraestructura operativa en otro lugar, ese distrito no recibe canon en forma directa. Lo que plantea el presidente de la Asamblea de Gobiernos Regionales es mantener el 10% directo y excluir al distrito productor del reparto provincial y regional.

De prosperar esta iniciativa, esa relativamente pequeña diferencia de canon a distribuir permitiría beneficiar justamente a esos distritos que hoy tienen expectativas de mejora de su calidad de vida sobre la base de un ingreso por canon que perciben y merecen al contar con infraestructura operativa minera en su territorio, más allá de no ser “distrito productor”. Hay varios casos: Namora y Bambamarca en Cajamarca; Socabaya en Arequipa; Llata y Puños en Huánuco; Chiquián, Raquia, Cajacay, Aquia, Colquioc, Huallanca y Huayllacayán en Bolognesi; Cátac, Llacllín, Marca, Pampas Chico y Pararín en Recuay; Huarmey; Paramonga y muchos otros en todo el país.

De esta manera, sin afectar los recursos que viene recibiendo cada Gobierno Regional ni las universidades nacionales, así como tampoco se afectaría a las demás provincias y distritos del departamento productor, se podría mejorar la distribución de la riqueza especialmente en esos distritos de infraestructura operativa minera.
 

Artículo publicado en Voces. Revista de análisis regional de Cajamarca, Nº 47.