Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Politóloga, investigadora y docente universitaria. Especializada en temas de Participación Política, Políticas Públicas y Género.

San Marcos, la investigación y las elecciones

En el marco de la implementación de la Ley Universitaria (Ley Nº 30220), San Marcos elegirá por primera vez, el próximo domingo 17 de julio, a sus nuevas autoridades (rector, vicerrectores y decanos) por medio del voto universal. Las elecciones se realizan en el marco del nuevo estatuto sanmarquino, mediante el cual se establecieron las bases académicas y científicas que regirán el accionar de la casa de estudios.

La importancia del nuevo estatuto recae en el desarrollo de todo un capítulo revalorando el papel de la investigación como eje central de San Marcos, el cual promueve principalmente la carrera de docente investigador, una mayor inversión en este ámbito y la supervisión de la calidad y fines de los institutos y centros de investigación para los cuales fueron creados. La valorización de este aspecto responde a los fines y funciones que señala la nueva Ley Universitaria, y amerita una especial atención sobre las propuestas de las candidaturas que aspiran a ser autoridades de una casa de estudios con 465 años de fundada e impactada por los procesos políticos y de democratización que se sucedieron en su paso.

A unos días de las elecciones de nuevas autoridades en San Marcos, se han presentado siete listas para los cargos de rector y vicerrectores[1]. Ninguna de ellas presenta una candidatura femenina a la máxima cabeza de la universidad. Para esta elección y según el nuevo estatuto, para ser designado como rector se debe ser profesor principal con no menos de 5 años en dicha categoría, tener el grado de doctor, acreditar una trayectoria académica y de investigación y contar con experiencia en la gestión pública.

Siete profesionales se disputarán el desafío de lograr la recuperación académica e institucional de la decana de América, entre ellos destacan Nicolás Lynch, ex ministro de Educación y ex embajador en Argentina, Javier Villa Stein[2], ex presidente del Poder Judicial y ex vocal supremo, Zenón DePaz Toledo, filosofo y ex miembro del Consejo Directivo de la SUNEDU, Orestes Cachay, ex decano de la Facultad de Ingeniera Industrial de San Marcos. También tenemos otros tres postulantes: Ramón Ramírez, doctor en filosofía y derecho, Víctor Peña, investigador del magnetismo moderno y Nelson Tapia, ex decano de la Facultad de Química e Ingeniería Química.

El propósito de la reflexión no es analizar las credenciales personales y profesionales de los siete postulantes, sino la revisión general de las propuestas que presentan a la comunidad sanmarquina y al país en relación a recuperar el rol de la investigación en las universidades públicas. Ante ello, las candidaturas de Lynch, DePaz  y Cachay son las que mayor apertura han mostrado para mejorar la calidad de la investigación en San Marcos y por lo tanto ha tenido una cobertura especial en los espacios de debate y reflexión en la comunidad sanmarquina. Mención especial recae en la postura del juez Villa Stein, quien propone recuperar la autonomía de la Universidad, la cual manifiesta ha sido afectada por la SUNEDU, la posición de Villa Stein es compartida por un grupo de docentes quienes consideran que el cese de los docentes mayores de 70 años es un acto discriminatorio y que debe ser objeto de debate y revisión.

Volviendo a las propuestas en materia de investigación, tanto Lynch, DePaz y Cachay señalan la necesidad de recuperar el primer lugar en los rankings de investigación en América Latina y en volver a la dinámica de los estudios generales para los primeros años de los estudiantes. Para Lynch, se debe pasar de una formación basada en el dictado de clases a un centro de investigación especializada, para ello se debe priorizar la producción de conocimientos pertinentes a la realidad y demanda del país, además de incorporar en todas las áreas académicas de la universidad a la investigación como actividad transversal y el impulso del desarrollo de profesores investigadores. En el caso de DePaz, considera evaluar la pertinencia de incorporar la investigación como elemento de rentabilidad social, es decir que no solo se forme profesionales para la obtención de un título sino al aporte crítico y humanístico del país, además propone establecer una interlocución colectiva con todas las universidades públicas para la mejora sustantiva de la producción de conocimientos y también plantea la construcción del espacio de estudios generales de calidad dividido en cinco áreas académico-profesionales. De otro lado, Cachay plantea específicamente la revisión y actualización de las estructuras orgánicas y funcionales de los institutos y centros de investigación, la promoción de nuevas líneas de investigación, la adopción de una investigación aplicada a la realidad nacional e internacional, así como la construcción de un laboratorio de ideas, es decir un centro de estudios estratégicos bajo la línea de un think tank.

Por supuesto, recuperar el papel de la investigación en la educación universitaria pública, requiere del liderazgo de las autoridades, con capacidad de negociación e interlocución con las autoridades de gobierno del país y que sean capaces de garantizar las condiciones para la formación de estudiantes productores de conocimientos. Esta labor que no es sencilla y la oportunidad de la creación de un Vicerrectorado de Investigación y Postgrado en San Marcos, según el  nuevo estatuto representa un desafío para alcanzar dicho liderazgo.

Finalmente, recuperar el sitial de San Marcos en el escenario y debate nacional e internacional dependerá de los cerca de 40 mil estudiantes y 2 mil docentes que tendrán la responsabilidad de elegir a las autoridades que prioricen este rol el próximo 17 de julio.

 

Rubi Rivas Cossio. Pertenece a la Plataforma Comadres, espacio que busca posicionar el trabajo de las mujeres en el análisis de la política nacional e internacional.

 


[1] Dos de estas listas han sido tachadas y el proceso electoral aún se encuentra en desarrollo.

[2] Su candidatura es una de las que habría sido tachada.