Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

¿Minería ilegal al más alto nivel?

Creo que todos estamos de acuerdo en algo común: que no queremos minería ilegal, que estamos en contra de la minería ilegal. Sin embargo, desde fines de la semana pasada han empezado a mostrarse documentos y notas en diversos medios de comunicación sobre lo que ya algunos mineros, en diversos espacios mencionaban: que estos habían financiado campañas de representantes oficiales de este gobierno. Esto nunca había podido ser probado sino fuera por los documentos que acreditarían dicha situación, y que según dicha información llegaría al más alto nivel; financiando campañas políticas con dinero de la minería ilegal e informal. Esto empieza a tornarse cada vez más complejo y genera preocupación por lo que ello implicaría.

Según el diario “Expreso”, que menciona al semanario “Hildebrandt en sus 13”, se señala que “…la campaña electoral del año 2011, del entonces candidato presidencial Ollanta Humala, fue financiada, en parte, por un grupo de mineros ilegales que contribuyeron con un aporte de 49,200 dólares, según un documento manuscrito que tiene la firma de recepción del congresista Daniel Abugattás …”[1].

Recordemos que cuando este gobierno asumió el poder en el 2011, emitió diversos decretos legislativos destinados a enfrentar a la minería ilegal, por lo que fue felicitado. Supusimos que se trataba de un real proceso de formalización y lucha contra una actividad que daña las fibras más finas de nuestra sociedad y nuestro país,sin que aún no comprendamos lo complejo que esta actividad ilegal significa.

En ese contexto se emitió el Decreto Legislativo 1106 que incluía el delito de minería ilegal dentro de los delitos de crimen organizado. Sin embargo, un proyecto de ley posterior y un proceso de negociación al interior del Congreso de la República hizo que la minería ilegal fuera excluida de este delito.

En otro artículo, “Expreso” recoge declaraciones del congresista Octavio Salazar, quien aseveró:“… Que fue a sugerencia de Daniel Abugattás que se excluyó a la minería ilegal de la ley del crimen organizado porque, supuestamente, había un plazo para que estos se formalicen y pasen a la legalidad. Yo recuerdo que esto de la minería ilegal fue sacado de la ley del crimen organizado a sugerencia de Daniel Abugattás quien se nos acercó y nos explicó que había de por medio un tiempo para la formalización de los mineros ilegales, y eso motivó para que en el pleno se decida excluir a esta actividad del marco de la ley del crimen organizado”[2]. Como se ha dicho, esta situación es compleja y, de ser cierto, lamentable;da indicios de lo que se mueve detrás de la minería ilegal en el Perú, y los niveles de acceso a los espacios de poder.

Fuera de tratar de rehuir a dar respuestas y posiciones claras, creo que hay un trabajo pendiente al interior del Congreso de la Republica y de los partidos políticos. Y es que asuman su responsabilidad, ahora que no serán financiados ni recibirán financiamiento de la minería ilegal, que no tendrán candidatos de la minería ilegal que respondan a sus intereses. Cualquier intento o proceso de formalización serio fracasará mientras  tengamos autoridades con intereses directos en el tema, que son financiadas por esta actividad y que se aprovechan políticamente no solo de su posición, sino para bloquear procesos.

Creo que resulta importante recordar quien ‘apadrinó’ al congresista Romero cuando el Congreso lo interpeló y lo defendió en distintos espacios. Debemos recordar que en estas próximas elecciones regionales tendremos candidatos financiados por la minería ilegal y que responderán a sus intereses. Esta compleja situación es una nueva oportunidad para elegir bien y contar con autoridades comprometidas y serias, que asuman con responsabilidad el encargo de administrar nuestros recursos para legar a las nuevas generaciones un país mejor.

Notas:
1. http://www.expreso.com.pe/noticia/2014/06/07/mineria-ilegal-financio-campana-de-humala
2. http://www.expreso.com.pe/noticia/2014/06/07/mineria-ilegal-financio-campana-de-humala