Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Mensajes y… mensajes

Se propaga un anuncio radial del ministerio de Trabajo que alerta sobre la prohibición del trabajo infantil. El anuncio empieza con la voz de una madre que le indica a su hijo que al día siguiente, temprano, irán a hacer trabajos en la chacra. El niño reclama preguntando: ¿Y la escuela? La madre, con voz de contrariedad, le dice que ahora necesita su ayuda. Seguido, una voz señala que el trabajo infantil está prohibido y que la escuela le permitirá su desarrollo.

Aparentemente, el mensaje, aun cuando muestra una cotidianidad familiar local,  ha obviado considerar el espacio socio cultural en el que se propaga. Primero, porque el trabajo en el campo, de la familia campesina, es contrario a la idea de trabajo infantil, en el que los niños son explotados para beneficio de gente inescrupulosa. Segundo, porque los niños se educan trabajando en las tareas agropecuarias y refuerzan sus lazos con la familia y su comunidad, educación diferente a la que reciben en la escuela.

En el contexto de nuestra región, y otras con fuerte presencia campesina, casi se podría afirmar que el mensaje radial es posible productor de conflictos pues induce al quiebre de una estructura familiar diferente, más si refuerzan percepciones erróneas.

Considerando que es una actividad del Ministerio, creo que se tendría que poner cuidado; más si, como política, el gobierno actual enarbola términos como inclusión o interculturalidad. Pero también pone en evidencia esa mentalidad colonial que subsiste, a veces inconscientemente, en nuestra sociedad.