Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

León Trahtemberg y su propuesta económicaLeón Trahtemberg y su propuesta económica

Creo que todos sabemos quién es el señor León Trahtemberg y en este artículo solo quiero reflexionar sobre lo que esperábamos de un consejero nacional de la educación peruana. El día 12 de febrero fue entrevistado en Canal N  para dar a conocer el lanzamiento de su colegio Áleph, que tiene que ver con siglas en inglés. Una de las cosas que empezó a llamarme la atención ha sido el costo de inversión que está haciendo junto a sus dos socias, de nada menos que 6 millones de dólares.

Lo interesante es que dijo que para que “entendiéramos los peruanos” el costo de las pensiones estará relacionado precisamente a este volumen de inversión. “A buen entendedor pocas palabras”. Creo que ni el uno por ciento de los padres del Perú que tiene hijos podrá soñar en ponerlos en este futuro colegio, donde imagino que por lo menos costará mil soles la mensualidad por niño o niña.

Continuando con mi comentario que como ven no es nada neutral, es que este colegio se presenta como una alternativa corporativa para la educación sobre todo de los sectores A y B como expresamente indicó el entrevistado. Y esto viene de un profesor que además es director de otro colegio privado pero que se ha desempeñado y sigue siendo aún miembro del Consejo Nacional de la Educación del Perú. Remarco este aspecto ya que, en mi visión también de maestro universitario por varios años y como antropólogo que ha trabajado para el ministerio de educación, me hace pensar que el señor Trahtemberg debería preocuparse más bien, en cómo aportar a las mayorías de este país precisamente en los temas educativos.

Claro que el señor Trahtemberg conoce bien cuáles son las falencias y necesidades que tienen las instituciones educativas que se encuentran en el sector público. En ese sentido, ¿no sería mejor que toda su sabiduría la orientara y dedicara a un país tan necesitado de gente preparada? Claro que su colegio será una alternativa a la mala calidad que hay en los colegios públicos y particulares, pero de acuerdo a mi juicio moral, este colegio lo que hará será reforzar más la brecha entre los ricos y pobres, entre la educación pública y la privada.

También pienso que es un colegio claramente pensado para hacer de la educación un buen negocio. Por asociación de ideas sería interesante que el Congreso investigue a este señor por invertir esa cantidad de dinero, ¿no les parece?, como lo hace con la suegra de Alejandro Toledo o Alan García.

A mi juicio, está claro que este colegio traerá innovaciones en los demás colegios ya que como dijo esa noche el entrevistado, “el colegio está vinculado a una red exterior“, interesada en hacer de la educación la clave del poder, ya que saber es poder, y poder es tener y tener es mandar. Así, los niños y niñas que asistan a este “modelo de alternativa educativa” para y del siglo XXI serán los más “capaces”, los más “preparados” y, por tanto, los que triunfen en la vida, sobre todo económicamente. Por ello, como vuelvo a decirlo, es un colegio para ricos y para que ellos sigan siéndolo en un país donde la justicia social es una de las demandas más sentidas.

Para terminar, creo que lo más interesante de su propuesta está en el terreno educativo, experiencia que  ha recibido de muchos docentes con los que ha trabajado y trabaja. Menciono algunos de estos aspectos: la unión entre formación intelectual y desarrollo técnico, entre saber pensar y saber hacer;  la importancia de la motivación personal de los niños y niñas para construir y deconstruir su conocimiento; la relación y el compromiso de los agentes educativos en el proceso de aprender de los niños y niñas; la importancia de manejar el inglés y los últimos recursos tecnológicos de información y comunicación; la integralidad o visión holística en todo y para todo;  educación personalizada; el desarrollo del arte y el juego, etc. Todo esto es muy bueno pero yo lo desearía para todos nuestros niños y niñas del Perú y qué mejor si estuviera propuesto y defendido por un integrante del Consejo Nacional de la Educación.