Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogado peruano, ex Presidente Ejecutivo de DEVIDA, Director del Centro de Investigación Drogas y Derechos Humanos, CIDDH

La regionalización del VRAEM

Resulta clara la importancia de los 7,923 kms cuadrados que constituyen el VRAEM, por el tema de narcotráfico y muy subsidiariamente, por el tema de la subversión. Ninguno de los últimos tres gobiernos democráticos ha sabido responder a los complejos retos sociales y económicos, salvo a través de una mayor militarización, el estado de emergencia y propuestas desubicadas relativas al desarrollo alternativo. A la fecha, el proceso de zonificación y ordenamiento territorial del VRAEM se encuentra en un 80%. En estos años, la descentralización ha seguido a la deriva y el presupuesto 2015/2016 concentra el 75% de sus ejecutores en el gobierno central, siguiendo los dictados del poder del MEF en Lima, con la excusa de la corrupción y/o mala gestión en las regiones. Mientras, los 50 distritos del VRAEM extendido tienen serios problemas de gestión, de demarcación territorial.

[Lea también: Marcha de los chasquis busca la creación de la región autónoma del VRAE]

La propuesta es un asunto que debe ser analizado con mayor cuidado, más allá de las críticas hechas desde los gobiernos regionales, que pudieran perder una porción importante –y estratégica- de su territorio. Es verdad que el proceso de regionalización ha quedado trunco, debido a una pobre gestión de recursos, creciente corrupción y fragmentación política que se han convertido en la mayor dificultad para implementarlo.

Se podría generar planes y estrategias consensuadas desde la población de las localidades de Llochegua, Palmapampa, Santa Rosa, Sivia, Kimbiri, Villa Virgen, etc., que suman los 621 mil habitantes de la región y no desde capitales de provincia que se encuentran a más de cinco horas del eje San Francisco-Kimbiri-Pichari. Es verdad también que la posibilidad de ejecutar directamente los recursos que ahora llegan vía Huamanga, Cusco y Huancayo podría facilitar la solución de problemas de corrupción, falta de transparencia o incluso falta de gestión. La población se ha organizado alrededor del Comité Pro Regionalización y emprendió su marcha hacia Lima para poner en conocimiento su demanda. 

Un ejemplo: El presupuesto del Estado para el VRAEM (2012) ascendió a 3,250 millones de Soles; solamente las FFAA tienen un fondo de 400 millones de Soles, para luchar en la zona contra las columnas y remanentes de los hermanos Quispe Palomino. De otro lado, el presupuesto del Proyecto Especial VRAEM asciende a 1,500 millones de soles. La verdad es que la reconversión productiva no ha tenido un buen efecto en la región, que sigue siendo la mayor productora de coca/PBC. No se ha cumplido con asegurar los procesos de reconversión económica para salir de la coca. 

El 2012, se dio el Decreto Supremo 074-2012-PCM que declara de interés nacional el desarrollo del VRAEM. Es verdad que en mayo del 2014, el congresista Acha, puso el Proyecto 3709/2014-CR para la creación de una región, el cual fue finalmente archivado, fundamentalmente por asuntos de forma y por el temor del Cusco, que ve el riesgo de perder la gallina de los huevos de oro (recursos de Camisea). Los sectores ya han opinado. Defensa, Interior y el propio CODEVRAEM no tienen mayor problema en que la región se constituya. Por otro lado, se ha iniciado la distritalización (Canayre, luego Vizcatán y Vizcatán del Ene, de una lista de cinco nuevos distritos). Es cuestión que las provincias elaboren el expediente ante Demarcación Territorial. Si el principal problema es que los recursos no llegan al VRAEM, entonces hagamos que lleguen directamente, sin intermediarios.