Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Antropólogo con maestría en ciencia política.

La Hoyada: ¿Nueva burla a las víctimas?

Tomó varios años mover las voluntades del Estado, tanto en el nivel nacional como en el nivel regional, para lograr que las autoridades declaren a La Hoyada como un santuario para conmemorar a las víctimas de desaparición forzada en Ayacucho. La Hoyada es ese paraje al lado del siniestro Cuartel Los Cabitos donde los familiares iban a buscar los restos de las personas que habían sido detenidas y de las que se desconocía su paradero. Sirvió también como escenario para la cremación de personas, buscando así desaparecer las pruebas de los delitos cometidos por los militares.

Hubo tantas idas y vueltas antes de lograr esta decisión que los familiares tuvieron que observar a invasores ocupando parte del terreno destinado a este lugar de memoria. Ante ello, nuevas gestiones empezaron, esta vez buscando un cerco perimétrico que alejara la amenaza de perder el significado simbólico de este espacio. Demoró tiempo pero se logró. Faltaba nomás el desalojo de los invasores.

Al igual que para las tareas anteriores, nuevas reuniones, más gestiones, viajes a Lima, entrevistas con las autoridades. En vez de una respuesta rápida del Estado, las decisiones en temas relacionados con las víctimas de la violencia se mueven a un ritmo desesperadamente lento. Pese a ello, en marzo consiguieron que la Jueza encargada programe la diligencia. Por la importancia del hecho se asignó un importante destacamento policial y funcionarios del Ministerio del Interior, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público y el Gobierno Regional de Ayacucho fueron especialmente designados, algunos viajando desde Lima, para acompañar la diligencia judicial.

Pese a todo lo que costó cada paso, el viernes 29 de abril, (¡el mismo día previsto para el desalojo!) la jueza encargada suspendió la diligencia. En una reunión sostenida con las señoras de ANFASEP y representantes de las instituciones mencionadas, la magistrada no supo sustentar las razones por las que admitió una medida cautelar interpuesta por los invasores. En todo caso, se comprometió ante las víctimas a reprogramar la diligencia cuando el expediente volviera a sus manos.

Con una paciencia infinita, las dirigentes de ANFASEP han decidido esperar el plazo ofrecido por la Jueza, el cual vence a finales de mayo. ¿Seremos testigos a fines de este mes de una nueva burla a los y las familiares? Como si no fuera poco el carácter permanente de ese delito atroz que es la desaparición forzada, la insensibilidad y falta de tino de autoridades como la mencionada jueza recuerdan cuán poco respeto y consideración tienen nuestra sociedad y nuestro Estado hacia las víctimas del conflicto. Estaremos atentos, junto a la sociedad civil ayacuchana, de las decisiones que esta magistrada debe adoptar en las siguientes semanas.

Colofón

La iniciativa de convertir La Hoyada en un santuario provino de ANFASEP y ha sido respaldada por numerosas organizaciones sociales y varias entidades públicas. Se trata de un justo reconocimiento simbólico a estas víctimas. Sin embargo, como he sustentado en otro artículo, es el Cuartel Los Cabitos el que debiera ser cerrado como instalación militar y convertido en lugar de memoria. Es inconcebible que un lugar donde se cometieron crímenes atroces siga en funcionamiento sin que las autoridades políticas y militares se inmuten.