Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Derechos humanos: ¿para quién?

Sobre los derechos humanos existen muchas conjeturas. Se dice que protegen a ciertos sectores de la población, que sólo son para los terroristas, que amparan a los que delinquen o los que están al margen de la Ley. Para otros “los derechos humanos son una cojudez”. En suma, existen concepciones de todo tipo. Sin embargo, pocos son los que se atreven a decir que los derechos humanos son de todos los seres humanos, que nos pertenecen a todos y todas, y que estamos en la obligación de promoverlos, protegerlos y defenderlos.

Los derechos humanos se definen como aquellos inherentes a los seres humanos sin distinción de sexo, origen y raza. La Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 1 estipula: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Corresponde a los gobiernos de cada país tomar medidas en determinadas situaciones o de abstenerse de actuar, a fin de garantizar y promover los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos de individuos.

En nuestro país, lamentablemente, la violación a los derechos humanos ha sido una constante, agudizándose más en los años de violencia política. No obstante, superado este nefasto período, todavía se ven prácticas violatorias como las torturas, la discriminación y racismo, la criminalización de la protesta social, entre otras; que a diario se ven en los medios de comunicación.

Habiendo celebrado un año más de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es tiempo propicio para reflexionar sobre la importancia de conocer nuestros derechos y de demandar a las autoridades su implementación y protección. Y no olvidemos que el mejor defensor de los derechos humanos es uno mismo.


Artículo publicado en la revista Retablo. Nro. 49-50. Diciembre 2012-Enero 2013. Ayacucho. Asociación SER.