Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Ayacucho electoral 2014

El escenario electoral del 2014 se viene calentando con el anuncio de diversas candidaturas. A continuación analizamos las perspectivas de quienes pretenden llegar a la presidencia regional de Ayacucho.

General Edwin Donayre en el 2012 inició un periplo por la región con la finalidad de inscribir su movimiento regional, luego de su fallida experiencia en el 2010 y su posterior participación como candidato al Congreso de la República. A pesar del optimismo, su principal interés sería el de encontrar un partido “vientre de alquiler”, lo que le permitiría consolidar una mejor alianza con potenciales candidatos de la provincias. Su principal fortaleza es su carisma personal frente a su poca experiencia en gestión pública.

Wilfredo Oscorima, el actual presidente regional está en campaña permanente con el objetivo de consolidar un movimiento propio llamado Alianza Regional Ayacucho (ARA). Ahora ha sorprendido con un nuevo cargo: presidente del Frente Único de Trabajadores (FUT). La gestión desarrllada hasta el momento no será su mejor aliada, pero sí la inversión económica que haga en su campaña.

Carlos Alviar luego de su rompimiento con el movimiento TARPUY , que lo cobijó en las regionales de 2010, busca consolidar el tercer lugar que obtuvo en las elecciones pasadas; sin embargo, aún no logra la inscripción de su partido lo que es su principal debilidad y que podría llevarlo a buscar un “vientre de alquiler”. El supuesto posicionamiento que ha logrado en el sector profesional genera expectativa en los candidatos provinciales y distritales.

Ernesto Molina, ex presidente regional de Ayacucho, viene recorriendo la región con la esperanza de recuperar el apoyo que recibió en el 2006. Su Movimiento de Integración Regional (MIRE) está buscando confirmar el respaldo oficial del fujimorismo, que podría afianzar en su propósito electoral.

Carlos Rúa como presidente del movimiento MUSUQ ÑAN, aún no ha confirmado una candidatura regional. Sin embargo, el movimiento viene anunciando su participación en las elecciones. La experiencia como alcalde de Sivia primero, y de Huanta en la actualidad vendría a ser su mejor carta de presentación.

Finalmente, el APRA, el nacionalismo, el fujimorismo, entre otros partidos nacionales y movimientos regionales aún se mantienen en silencio. Con seguridad, en el año que falta para las elecciones, sorprenderán con nuevos líderes locales o se convertirán en “vientres de alquiler” para quienes ya están en campaña.

 

Publicado en Retablo. Revista de Análisis Regional, Nº 52 (julio-agosto 2013).